31 de Mayo 2018
Volatilidad en Italia

El culebrón político en Italia continúa y todo apunta a que habrá nuevas elecciones, ya que el presidente de la República, Sergio Matarella, rechazó la propuesta conjunta de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) de convertir a Paolo Savona, euroescéptico y crítico con el euro, en ministro de Economía. Matarella ha encargado la formación de gobierno a Carlo Cottarelli, un economista de 64 años exdirectivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y conocido en Italia por sus políticas de austeridad. Cottarelli es actualmente director del Observatorio sobre las Cuentas Públicas de la Universidad Católica de Milán, y será el encargado de intentar conformar un gobierno que tendría su fecha de caducidad a comienzos de 2019.

Italia es la tercera economía del mundo con el sector público más endeudado, que asciende a 2,2 billones de euros, el 132% del PIB

En caso de contar con el apoyo del Parlamento, Cottarelli se embarcaría en la confección de los próximos presupuestos para después convocar elecciones. No obstante, parece más probable que el Parlamento transalpino no respalde al nuevo ejecutivo. En este escenario, el gobierno dimitiría y se pasaría a una situación de incertidumbre hasta las elecciones que llegarían en septiembre.

El miércoles por la mañana se supo que el M5E y la Liga estaban hablando de nuevo para formar un gobierno de coalición. La dinámica en la que ha entrado Italia es peligrosa para Europa. Por un lado, el líder de la Liga, Matteo Salvini, ya ha anticipado que las próximas elecciones las planteará como un referéndum sobre el euro y la permanencia de Italia en la Unión Europea (UE). El M5E ha convocado manifestaciones de protesta el próximo sábado en todo el país para denunciar el rechazo de la propuesta de gobierno, ya que lo consideran una violación del resultado electoral.

La economía italiana creció un 1,5% durante 2017 y acumula 15 meses de crecimiento positivo, aunque a un ritmo inferior que otros países.

Actualmente, Italia tiene una deuda pública equivalente al 132% de su producto interior bruto (PIB), esto es 2,2 billones de euros. Es la tercera economía del mundo con el sector público más endeudado y se expone a tener que refinanciar unos volúmenes de 400.000 millones de euros a unos costes más altos. El déficit público italiano está alrededor del 2,3%, por lo que un aumento de los costes de financiación por este episodio de volatilidad puede hacer más daño a las cuentas italianas. La economía italiana creció un 1,5% durante el 2017 pero por encima de su crecimiento potencial, y lleva 15 trimestres con crecimiento positivo pero a un ritmo menor que otras regiones.

A pesar de los acontecimientos políticos, la mayoría de los italianos no son precisamente muy euroescépticos. En la última encuesta del Eurobarómetro encargada por el Parlamento Europeo sobre esta cuestión, el 59% de los italianos estaba a favor del euro, cuando el año pasado era el 49% el que estaba a favor de la Unión Europea.

Evolución del bono italiano a 2 años

Media Folder: 
Tags: 

La reacción de los mercados

La crisis política ha empujado todos los activos a la baja. En renta variable, el FTSE MIB (el índice principal) ha caído un -5% en las últimas tres jornadas, castigando sobre todo al sector bancario, que se ha desplomado un 12%.

Pero ha sido en la renta fija donde se ha vivido más volatilidad. El bono italiano a 2 años incrementó su rentabilidad hasta el 2,84% –cuando hace tres días estaba en el 0,3%–, mientras que el rendimiento del bono a 10 años ha llegado al 3,439% (cuando a principios de mayo estaba en el 1,78%). De nuevo, este comportamiento de la curva era el realmente importante. Las tensiones también quedaban de manifiesto con el incremento de la prima de riesgo italiana hasta los 290 puntos básicos.

Y no nos olvidemos del efecto contagio sobre otros países periféricos de la zona euro. Por ejemplo, el bono a 10 años de Portugal se situó en el 3,19%, mientras que en España el diferencial del bono a 10 años contra Alemania se ha situado en niveles máximos no vistos desde octubre de 2017 (por encima del 1,7%) y la prima de riesgo se ha incrementado desde los 100 puntos básicos a los 135, aproximadamente.

El aumento de inestabilidad política y la debilidad de los últimos datos macroeconómicos podría llevar a los mercados a pensar que el BCE retrasara la hoja de ruta para la normalización de la política monetaria

Finalmente, el euro se ha debilitado hasta niveles de 1,15 dólares por primera vez desde noviembre del 2017. Recordemos que en febrero de este año (hace apenas tres meses), el euro se cruzaba en los 1,255 dólares. Además, se ha intensificado la entrada de dinero hacía activos refugio, lo que se conoce como flight-to-quality, y la TIR del bono a 10 años alemán bajó hasta mínimos del 0,26%. El mercado podría temer que, debido a este aumento de inestabilidad política y los últimos datos macroeconómicos más débiles, el BCE retrasara la hoja de ruta que tenía marcada para la normalización de la política monetaria. Recordemos que la próxima reunión del BCE es el 14 de junio.

Estos movimientos se relajaron durante la jornada de ayer por las últimas noticias del M5E y la Liga de que podrían formar de nuevo gobierno. El FTSE MIB subió un +1,76%, y el euro se apreció un 0,96% hasta los 1,1651 dólares. En el mercado de deuda, la prima de riesgo italiana se relajó 33 puntos básicos, hasta los 250, mientras que los bonos a 2 años y a 10 años se situaron en el 1,65% y el 2,883%, respectivamente.

Descárgate el documento
Sergi Casòliva
Gestor Multiactivo y Clientes Institucionales Júnior

ETIQUETAS

Análisis / Economía / Mercados / Paises / Volatilidad