8 de Junio 2020
Un informe de empleo impactante acelera la rotación

A raíz de un informe de empleo sorprendentemente positivo se deduce que la recuperación económica se está produciendo más rápido de lo esperado. El S&P 500 ha ascendido un 4,9% esta semana, cerrando justo por debajo del nivel de 3.200, gracias a la mejora de los datos económicos, el optimismo por la recuperación y el temor de dejar escapar nuevas ganancias. El Dow Jones Industrial Average (+6,8%) y el Russell 2000 (+8,1%) han destacado fácilmente en medio de la fortaleza de las acciones de valor, los cíclicos y los índices small-cap. El Nasdaq Composite ha aumentado un 2,1% y ha establecido un nuevo máximo intradía. 

El informe de empleo de mayo fue un catalizador clave para el mercado el viernes, ya que ha tenido mejores resultados de los esperados. Las nóminas no agrícolas han aumentado en 2.509 millones, lo que ha mejorado en gran medida el consenso de que se perderían 8,5 millones de puestos de trabajo. Las nóminas privadas no agrícolas han aumentado en 3.094 millones (estimación de -8,8 millones), y la tasa de desempleo ha disminuido al 13,3% (estimación de 19,9%), por debajo del 14,7% en abril. 

El movimiento del mercado de la semana pasada se ha descrito como una "operación dolorosa" [pain trade] debido a las implacables ganancias del mercado que al parecer han hecho que algunos inversores hagan inversiones arriesgadas. No obstante, las ganancias no sólo se han limitado a los Estados Unidos. El ETF iShares MSCI Emerging Markets (EEM) ha subido un 8,5% y el Europe Stoxx 600, un 7,1%.

Los once sectores del S&P 500 han terminado la semana con ganancias, pero han sido los sectores cíclicos, que más se han beneficiado por el aumento de la actividad económica, los que han destacado. Los maltrechos sectores de la energía (+15,4%), financiero (+12,2%) e industrial (+10,5%) han aumentado más de un 10%, mientras que el sector de la salud (+0,2%) apenas ha cerrado al alza durante la semana. Todos los demás sectores del S&P 500 han subido al menos un 2,0%. Las acciones energéticas se han visto impulsadas por la continua subida de los precios del petróleo; el crudo WTI ha aumentado más del 11% y se ha situado en los 39,50 dólares por barril.  

En Europa, el BCE ha incrementado su programa de compras de emergencia para pandemias en 600.000 millones de euros hasta un total de 1.350 billones de euros. El euro ha seguido subiendo frente al dólar, en espera de una unión fiscal más fuerte, lo que ha contribuido a otro descenso semanal del 1,4% en el índice del dólar estadounidense (97,00). Esta semana se han vendido los bonos del Tesoro de EE. UU. de más larga duración, lo que ha hecho que los rendimientos fueran notablemente más altos. El punto de referencia a 10 años ha subido 25 puntos básicos hasta el 0,90%, mientras que el rendimiento a 2 años ha crecido seis puntos básicos hasta el 0,21%. 

Esta semana obtendremos la declaración de política actualizada de la Reserva Federal, así como el IPC y el IPP. 

Download Spanish and English version
Charles Castillo
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Análisis / Estados Unidos / Mercados / Volatilidad