3 de Octubre 2022
Septiembre por fin se acaba

Los inversores se sienten agradecidos de que septiembre haya terminado por fin. Ha sido un mes absolutamente brutal para el mercado, con todos los principales índices estadounidenses cayendo al menos un 9%. A lo largo del mes, el mercado se había fijado en la subida de los tipos de interés, la extrema volatilidad observada en los mercados de divisas y bonos, y la preocupación de que la economía mundial se dirija hacia una recesión.

La semana pasada, el S&P perdió un 2,9% y el Nasdaq cayó un 2,7%. El único sector del S&P que terminó la semana con ganancias fue el energético (+1,8%). Los diez sectores restantes registraron pérdidas que van del 0,7% (materiales) al 8,8% (servicios públicos).

Uno de los mayores responsables de la debilidad del mercado fue Apple (AAPL). La semana pasada cayó un 8,1%, y la mayor parte de esas pérdidas se produjeron el jueves y el viernes. La venta se atribuyó a la preocupación por la demanda del nuevo iPhone. BofA Securities rebajó el jueves la calificación de Apple a Neutral desde Comprar, citando la preocupación por las revisiones negativas de las estimaciones impulsadas por el debilitamiento de la demanda de los consumidores. Los problemas de Apple se extendieron a otros nombres de gran capitalización, así como a los valores que suministran componentes al iPhone, los principales índices y una plétora de fondos que la mantienen como posición principal. El Vanguard Mega-Cap Growth ETF (MGK) bajó un 3,4% esta semana, lo que le hace perder un 10,7% en el mes.

La pérdida de liderazgo de Apple pesó mucho en el ánimo de los inversores y contribuyó a que el S&P 500 se desplomara hasta nuevos mínimos del año. La mayoría de los valores, sin embargo, contribuyó a esa caída, incluyendo Nike (NKE), que se desplomó un 12,8% el viernes después de informar de una enorme acumulación de inventarios (+44%) para su primer trimestre fiscal y advertir que espera enfrentarse a una continua presión sobre el margen bruto en su segundo trimestre fiscal.

Bank of England (BoE) intervino el pasado miércoles para comprar bonos del Estado del Reino Unido en un intento de restablecer el orden en los mercados. Esta medida de BoE se precipitó, al parecer, debido a que los fondos de pensiones tenían problemas con las posiciones en derivados, que estaban provocando llamadas a los márgenes y ventas forzadas. BoE se disponía a comenzar a vender mucho esta semana, pero se vio obligado a posponerlo y, en su lugar, llevará a cabo compras temporales de deuda pública británica hasta el 14 de octubre. Las medidas adoptadas por BoE precipitaron un efímero repunte en los mercados de valores y de bonos aliados el miércoles. El S&P 500 subió casi un 2,0% y el rendimiento de las notas a 10 años pasó del 4,00% al 3,75%. Todo lo que se ganó el miércoles se devolvió el jueves.

Descargar el PDF (ESP / ENG)
Charles Castillo
Senior Portfolio Manager de Creand Wealth Management (Miami, EE. UU.)

ETIQUETAS

Estados Unidos / Informe semanal