5 de Febrero 2021
Saliendo del túnel conocido como COVID

La mayoría de los inversores afirma que prefiere un gobierno estadounidense dividido, ya que los dos partidos rara vez acordarán cambios significativos, lo que proporciona un entorno estable para el mercado. En consecuencia, algunas de las ganancias del mercado en noviembre y diciembre se pueden atribuir a que las elecciones en los Estados Unidos terminaron en lo que parecía un resultado dividido. 

Sin embargo, dos de las elecciones al Senado pasaron una segunda vuelta y los resultados han dado un gobierno controlado por los demócratas dos meses después de las elecciones iniciales. Esto debería haber asustado al mercado, ya que los demócratas favorecen impuestos más altos y más regulación, pero los inversores están listos para darse un festín de estímulos fiscales. 

Los inversores temen que un gobierno controlado por los demócratas deshaga los recortes de impuestos sobre sociedades de la administración Trump. Sin embargo, parece que también creen que los planes de gasto del nuevo partido en el poder darán un impulso lo suficientemente grande a la economía como para superar el impacto negativo de los aumentos de impuestos. 

Si bien es probable que esto sea cierto a corto plazo, los efectos positivos de una fuerte dosis de estímulo fiscal acabarán por desaparecer, posiblemente en tan solo un par de trimestres. Los impuestos altos, por otro lado, tienen un efecto más duradero. Además, hay varios otros posibles problemas a largo plazo que pueden ser causados por esta aplicación liberal del estímulo fiscal. 

“Cualquiera puede sostener el timón cuando el mar está en calma”, Publilius Syrus

La inflación podría convertirse finalmente en un problema que provoque un aumento de los tipos de interés más rápido de lo previsto, una presión a la baja sobre el dólar estadounidense o, posiblemente, una pérdida de confianza en la política económica de los Estados Unidos. 

La pieza más importante de cualquier nuevo proyecto de ley de estímulo fiscal será el aumento del pago directo a la mayoría de los estadounidenses de 600 dólares, aprobado en diciembre, a 2.000 dólares. Esto significa que una familia de cinco personas podría recibir un cheque de 10.000 dólares. En abril, la mayoría de los americanos recibieron 1.200 dólares por adulto y 500 dólares por menor. El rápido repunte de las ventas al por menor en los Estados Unidos (véase el gráfico) se atribuyó en gran medida a este estímulo. 

Sin embargo, aún hay más en la lista de deseos de los demócratas. Es muy probable que estos intenten impulsar un aumento de la financiación para apoyar la distribución de la vacuna y la ayuda directa a los gobiernos estatales. Junto con los cheques de estímulo, esto podría suponer de 2 a 3 billones de dólares de gasto adicional añadidos al paquete de estímulo de 900.000 millones de dólares aprobado en diciembre. 

Los demócratas no podrán tener ni un solo senador de su partido en desacuerdo

El gasto no termina ahí, ya que los demócratas probablemente se centrarán en una gran expansión de la Ley de cuidado de salud asequible, así como en un importante gasto en infraestructuras. Otro aspecto de esta apuesta cambiante es que los demócratas solo controlarán el gobierno por el más estrecho de los márgenes. 

Los demócratas han alcanzado la mayoría más baja en la Cámara de Representantes que ha habido desde hace más de 20 años y tienen la mayoría mínima en el Senado. Para aprobar de manera unilateral una legislación, los demócratas no podrán tener ni un solo senador de su partido en desacuerdo. El presidente Joe Biden ha prometido retroceder los recortes de impuestos de sociedades que los republicanos aprobaron en 2017 y aumentar los impuestos a los estadounidenses más ricos. 

Sin embargo, es poco probable que los miembros moderados del partido quieran aumentar los impuestos mientras estemos sintiendo el impacto económico de la pandemia. Incluso superada la COVID-19, puede que no estén de acuerdo con un aumento de impuestos tan fuerte como preferiría la dirección del partido. 

Todo esto es una receta para que se instale un sentimiento alcista que ni siquiera una turba alborotadora que tomara el control del Capitolio de los EE. UU. pudiera sacudir.

Charles Castillo
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Informe de estrategia