31 de Julio 2020
Remontar el vuelo

Aeroméxico ha sido la última aerolínea latinoamericana en iniciar el proceso voluntario de reestructuración bajo el capítulo 11 de Ley de quiebras de Estados Unidos. Mientras negocia con acreedores y reestructura su capital, el proceso permitirá a la compañía continuar con sus operaciones. Avianca hizo lo propio en mayo. La segunda aerolínea más antigua del globo y en ingresos de la región se acogió al procedimiento en mayo, extremo previsible dadas las dificultades financieras que ya arrastraba antes de la pandemia.

Más revuelo ha causado que LATAM Airlines, líder de la región en pasajeros e ingresos, siguiese este mismo camino. La compañía fruto de la fusión en 2015 entre la chilena LAN y la brasileña TAM, finalizó 2019 con 1100 000 000 $ en efectivo y equivalentes. Bien es cierto que ciertos ratios de solvencia, como una deuda neta/EBITDAR de 4x, aunque mejores que las aerolíneas citadas con anterioridad, quedaban muy lejos de otras compañías como la panameña Copa Airlines, con 2x.

Quemando efectivo a ritmo de más de 200 millones mensuales y sin prácticamente ayudas gubernamentales, parece que el capítulo 11 era la única alternativa para la subsistencia de la compañía en el futuro más inmediato, teniendo en cuenta que los aeropuertos continúan cerrados en buena parte del sur del continente y en muchos casos los gobiernos no dudarán en aplazar sine die su apertura si la situación sanitaria no mejora.

Dentro del proceso de reestructuración, algunos accionistas de referencia institucionales y particulares de LATAM ya han comprometido 900 000 000 $ para ayudar a la compañía, que persigue recibir aún mayor apoyo financiero en los tramos senior. En el caso de LATAM, sobrevivirá a esta crisis y continuará sus operaciones, pero el daño a sus tenedores de bonos ya está hecho y tardará varios años en volver a crear valor para el accionista.

El mercado latinoamericano ha despertado en los últimos años el interés de aerolíneas norteamericanas por su enorme potencial de crecimiento. Delta Airlines adquirió un 20% de LATAM el pasado año; United Airlines había entrado en accionariado de la brasileña Azul además de planear acuerdos globales con Avianca y Copa antes de la pandemia; y se especulaba que American Airlines estaba interesada en entrar en Gol, otra compañía brasilera. Las aerolíneas estadounidenses tienen sus propios problemas, pero muy probablemente continuarán con la conquista de los cielos del sur en cuanto les sea posible.

La infraestructura escasa y deficiente y los obstáculos geográficos hacen que en muchos casos la vía aérea sea la única alternativa

El tráfico aéreo interno en Latinoamérica es si cabe más importante que en otras regiones. La escasa y deficiente infraestructura tanto de carreteras como ferroviaria y los obstáculos geográficos hacen que en muchos casos la vía aérea sea la única alternativa. Uno no puede conducir desde Bogotá hasta Cali o desde Río de Janeiro hasta la capital Brasilia si no quiere perder todo un día ni ver comprometida su seguridad.

Con la entrada en el mercado de las compañías de bajo coste, primero en México y después en el sur de América, los precios por fin se hicieron accesibles a una nueva clase media que comenzaba a aportar fuertemente en la economía. Incomprensiblemente, los elevados impuestos a los billetes frenaban este crecimiento, en un servicio que dejó de ser exclusivamente de lujo.

La crisis en la aviación comercial se ha abordado de manera muy distinta a nivel global. Mientras en Estados Unidos las ayudas del gobierno ascienden a cerca del 25% de los ingresos operativos anuales de las aerolíneas, en Europa al 15% o Asia-Pacífico al 10%, en Latinoamérica apenas alcanzan el 1%.

Los gobiernos latinoamericanos tienen otras importantes prioridades, como combatir la pobreza creciente derivada de la crisis. Dicho esto, Latinoamérica necesita más que nunca a sus aerolíneas, necesita competencia entre ellas y necesita mejores condiciones fiscales para que la industria retome el vuelo.

Juan Gestoso
Analista de inversiones

ETIQUETAS

Informe de estrategia / LatAm