9 de Mayo 2022
Relación de amor y odio con la Fed

En mayo, el mercado comenzó con una semana volátil que produjo oscilaciones salvajes en ambas direcciones, pero terminó definitivamente a la baja: el Nasdaq cayó un 1,5%, mientras que el S&P 500 cedió un 0,2%. Las acciones de pequeña capitalización también han pasado momentos inciertos, con lo que el Russell 2000 bajó un 1,3%.     

La semana empezó con fuertes oscilaciones intradía el lunes, antes de estabilizarse durante los dos días siguientes a la espera de la declaración política del FOMC.  La Fed anunció un aumento de los tipos de 50 puntos básicos y un plan de reducción del balance; aunque su presidente, Jerome Powell, reconoció que no se ha tenido en consideración un aumento de 75 puntos básicos.  El mercado se sorprendió por esta declaración y se produjo una subida descontrolada, que llevó al S&P y al Nasdaq a subir un 3%.  La declaración clave del presidente de la Fed, Jerome Powell, fue que si la economía evoluciona como se espera, el banco central probablemente subirá los tipos en 50 puntos básicos en las dos próximas reuniones.   Además, a partir del 1 de junio, la Fed empezará a reducir su balance.  El límite de reducción para los bonos del Tesoro se establecerá en principio en 30.000 millones de dólares al mes y, después, aumentará a 60.000 millones de dólares al cabo de tres meses. El límite para los valores respaldados por hipotecas se fijará en 17.500 millones de dólares al mes y, posteriormente, aumentará a 35.000 millones al cabo de tres meses.

Al día siguiente, el mercado dio un vuelco completo, ya que el enorme repunte posterior a la declaración del FOMC se esfumó en la primera hora de movimientos.  Al final del día, el S&P 500 había perdido un 3,6% y el Nasdaq se desplomó un 5%, mientras que las acciones en descenso superaban a las que avanzaban con un margen de 8:1 en la NYSE.  Los mismos inversores que el día anterior habían celebrado las inesperadas declaraciones dovish de Powell decidieron que la Fed era detrás de la curva.

La semana finalizó con el informe de empleo de abril.  La economía estadounidense creó 428.000 empleos durante el mes, lo que superó las expectativas generalizadas.  Sin embargo, este dato no entusiasmó a los mercados, ya que los inversores se centraron en la caída del 0,2% en la tasa de participación laboral.  La visión pesimista era que con menos personas disponibles para cubrir los puestos vacantes, los salarios se verán impulsados al alza y aumentará la inflación.

Descargar el PDF (ESP / ENG)
Charles Castillo
Senior Portfolio Manager de Creand Wealth Management (Miami, EE. UU.)

ETIQUETAS

Informe semanal