7 de Abril 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

La semana comenzaba con las declaraciones de Donald Trump al Financial Times en las que avanzaba que Estados Unidos está dispuesto a tomar medidas unilaterales contra Corea del Norte si fuera necesario, independientemente de la posición de China. Este debería ser uno de los temas importantes de la reunión que mantendrá con su homólogo Chino Xi Jingping este fin de semana.

El miércoles teníamos noticias, confirmadas por el Pentágono, de un nuevo lanzamiento de un misil por parte de Corea del Norte en el mar de Japón. Y el jueves Trump tomaba la primera decisión sobre una acción militar de su presidencia al lanzar una batería de misiles crucero en Siria tras el ataque con gas sarin por las tropas de Al-Assad. Según informes, 59 misiles fueron disparados, dirigidos a una base militar cerca de la ciudad de Homs. Bloomberg informó que la Casa Blanca dijo haber notificado a las fuerzas rusas en Siria antes del ataque.

El martes por la noche conocíamos la renuncia de Jeffrey Lacker, presidente de la Reserva Federal de Richmond, con efecto inmediato, tras la noticia de que había revelado información confidencial en una reunión con analistas. Lacker se retirará a finales de este año y la noticia no debería tener impacto en la política monetaria de la Fed puesto que no tenía voto.

La publicación de las actas de la última reunión de la Reserva Federal ha revelado que, siempre que la economía continúe comportándose según lo esperado, la mayoría de los participantes en la reunión esperan que las subidas de tipos continúen. Consideran también apropiado un cambio en la política de compra de activos, y la mayoría de sus miembros son partidarios de dejar de reinvertir los vencimientos de los bonos del Tesoro e hipotecarios, comprados bajos los antiguos programas de compra de activos, después de que se hayan producido otras dos subidas de tipos, por lo que la Fed podría dejar de reinvertir los vencimientos a partir de diciembre. También señalaron que los precios bursátiles son elevados comparados con medias históricas y que también los precios de otros activos de riesgo como las acciones de mercados emergentes, la rentabilidad de los bonos high yield y el inmobiliario habían subido mucho recientemente. Por último, parece que la preocupación de la Fed sobre la política fiscal que implementará la administración Trump no llegará hasta 2018. A este último comentario se unían las declaraciones del portavoz republicano, Paul Ryan, que comentó que la reforma fiscal podría llevar más tiempo de lo esperado.

También se han publicado las actas de la última reunión del Banco Central Europeo, que enfriaron las expectativas de que puedan adelantarse las subidas de los tipos de interés. Según las actas, sigue siendo necesaria una política monetaria muy expansiva, dado que aún no hay señales de una tendencia convincente al alza de la inflación subyacente en la eurozona –en marzo se situó en el 0,7% interanual–, por lo que es prematuro comenzar a debatir cuándo podrían subir los tipos de referencia. Además, el presidente del BCE reiteró ayer que los tipos seguirán en los niveles actuales o inferiores durante un periodo de tiempo prolongado después de que finalicen las compras de activos.

En Francia, el martes se celebraba el segundo debate televisivo de los candidatos a la presidencia. Una encuesta posterior de Elabe (1,024 espectadores) daba al candidato de izquierdas Jean-Luc Mélenchon como el más convincente con el 25% de los votos, seguido por Emmanuel Macron (21%), François Fillon (15%) y Marine Le Pen (11%).

El Banco Popular de China elevó el interés a los préstamos de su línea de crédito permanente en 20 puntos básicos al 3,3%. También elevó la tasa de préstamos a siete días al 3,45% y la tasa a un mes, al 3,8%. Esto sigue otros movimientos similares hechos desde principios de año. En declaraciones posteriores señalaron que continuarían implementando una política apropiada para mantener el equilibrio entre el crecimiento y la contención de burbujas y riesgos. 

Macro

Tras un sólido comienzo de año, el dato de empleo de marzo publicado hoy en Estados Unidos es el peor desde mayo de 2016, con una creación de 98.000 empleos. Los positivos datos de enero y febrero se revisaron también a la baja en 38.000 empleos. La tasa de paro se reduce dos décimas hasta el 4,5% y los salarios crecen un 2,7% anual.

La ligera caída en el índice de confianza empresarial manufacturera estadounidense ISM (desde 57,7 a 57,2) en marzo es algo decepcionante, dada la reciente fortaleza de otras encuestas regionales, aunque todavía deja el índice en niveles cercanos a máximos de los últimos dos años.

La misma tendencia se veía en las encuestas del sector servicios, donde la de ISM bajaba 2,4 puntos (a 55,2 frente a 57,0 esperados), la más baja desde octubre, mientras que la publicada por PMI también se revisaba ligeramente a la baja.

Los pedidos de fábrica en EE. UU. crecieron un 7,3%, el dato más alto desde julio de 2014; sin embargo, ajustado para las órdenes de defensa y aviación, el crecimiento interanual fue de sólo el 0,3%. Finalmente, el déficit comercial se redujo drásticamente en febrero a 43.600 millones de dólares, frente a los 48.200 millones de dólares del mes de enero, debido a que el aumento de las importaciones procedentes de China antes del Año Nuevo Lunar se revirtió. Las importaciones disminuyeron un 1,8% en febrero frente al 2,3%.

La caída de 140.000 en el número de parados en febrero redujo la tasa de desempleo en la eurozona desde 9,6% a 9,5%, en línea con lo esperado por el mercado, y dejaba la tasa en un nuevo mínimo desde mayo de 2009.

Sin embargo, las ventas minoristas de febrero sugieren que el crecimiento del gasto de los consumidores se desaceleró en el primer trimestre. El aumento del 0,7% sitúa la tasa de crecimiento anual en el 1,8%, máximo de tres meses. Si no hay cambios en las ventas al por menor en marzo, el crecimiento trimestral habría disminuido del 0,8% en el cuarto trimestre al 0,3%.

La estimación final confirmó que el índice de confianza empresarial manufacturera PMI de la zona euro aumentó de 55,4 a 56,2 en marzo y parece consistente con un positivo crecimiento de la producción industrial. El índice del sector servicios fue sin embargo revisado ligeramente a la baja, como resultado principalmente de revisiones a la baja en Francia.

En Reino Unido se publicó la producción industrial, que representa el 15 por ciento de su economía. Cayó un 0,7% mensual en febrero, el segundo mes consecutivo de descensos. Las cifras de enero también se revisaron ligeramente a la baja.

El índice de confianza Tankan de las grandes industrias japonesas aumentó de +10 en el cuarto trimestre a +12 el último trimestre, la segunda mejora consecutiva. Sin embargo, el resultado fue más débil de lo esperado por el mercado.

La actividad en el sector de servicios de China se expandió al ritmo más débil en seis meses en marzo, afectada por un crecimiento débil de nuevos pedidos y presiones en costes. El índice de directivos de compras de servicios PMI cayó a 52,2 frente a los 52,6 de febrero, pero se mantuvo por encima del nivel de 50 que separa la expansión de la contracción.

Las reservas de divisas de China se mantuvieron estables el mes pasado, lo que sugiere que la mejora en las condiciones en las salidas de capital ha permitido reducir las intervenciones en el mercado de divisas. Las reservas se situaron en 3.009 millones de dólares en marzo, ligeramente superiores a los 3.005 millones de dólares de febrero, la primera vez en casi un año que han aumentado dos meses consecutivos.

Mercados

Con algunas excepciones, las bolsas emergentes han sido las de mejor comportamiento, mientras los mercados desarrollados cierran a la baja, aunque España (0,3%) y el Reino Unido (0,2%) evitan los números rojos.

A pesar de las noticias geopolíticas, unos datos económicos estadounidenses algo por debajo de lo esperado y las revelaciones de las actas de la Fed, las correcciones han sido inferiores al 1%, con la excepción de la bolsa de Tokio (-1,3%).     

En la semana en la que el BCE iniciaba la disminución de €80bn €60bn en la compra de activos, fue irónico ver subidas de precios generalizadas en Europa. El Bund alemán destacaba subiendo un 1% en la semana. La razón, los comentarios de Peter Praet que, en una entrevista, dijo que el BCE todavía no está listo para señalar ningún cambio en su política, junto a la publicación de las actas del banco central europeo.

El bono a 10 años estadounidense se aprecia también en la semana alcanzando una rentabilidad de 2,3%, mínimos anuales.

Divisas y materias primas

La publicación de las actas de la Fed provocó la revalorización del dólar estadounidense frente al resto de monedas, subiendo ya un 1,6% desde los mínimos vistos tras la reunión de la Reserva Federal.

Standard & Poor's bajó el rating a Sudáfrica hasta BB+ tras la purga realizada por el presidente Jacob Zuma en su gabinete. El Rand ha caído un 2,5% tras perder el 7,88% la pasada semana.  

El precio del petróleo, a pesar del incremento de inventarios en EE. UU. que alcanzaron niveles récord la semana pasada, subió en siete de las últimas en ocho sesiones. Las noticias del ataque en Siria han impulsado también precios, y el West Texas se sitúa por encima de los 52 dólares/barril, mientras el Brent lo hace por encima de los 55. Son los niveles más altos desde que se iniciara la corrección a principios de marzo. 

Los metales preciosos subieron algo más de un 1% en la semana, las materias primas agrícolas caían en porcentajes similares mientras el mineral de hierro caía de nuevo con fuerza (-6%).

¡Buen fin de semana!           

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política