31 de Marzo 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

La ley que proponía Donald Trump para sustituir el sistema sanitario de Barack Obama (el conocido como Obamacare) fue retirada el viernes al no contar con el apoyo suficiente dentro del Partido Republicano para ser aprobada en la Cámara Baja. No obstante, Trump ha abierto la puerta a retomar nuevamente el proyecto en los próximos meses. 

Lo que sí ha hecho Trump ha sido derogar los compromisos medioambientales de Obama. Quiere fomentar el empleo y la independencia energética de Estados Unidos: elimina las restricciones medioambientales a la exploración y producción, lo que podría llevar a la salida de EE. UU. del acuerdo de reducciones de emisiones de Kyoto que exige reducir las emisiones un 30%, hasta niveles del 2005.

En Europa, la primera ministra británica, Theresa May, ya ha solicitado formalmente la intención del Reino Unido de salir de la Unión Europea y ha activado así el periodo transitorio de dos años de negociaciones previo a la salida efectiva. El foco de atención se centra ahora en la respuesta de la UE, que presentará un documento con las directrices de sus futuras negociaciones con Londres. Este documento tendrá que ser aprobado en los parlamentos nacionales en los que sea necesario y, muy probablemente, será ratificado en la cumbre extraordinaria de jefes de gobierno europeos prevista a este efecto el 29 de abril. A partir de entonces comenzarán las negociaciones entre Reino Unido y la UE para alcanzar un nuevo acuerdo comercial previo a la salida oficial de los británicos.

En paralelo, el parlamento escocés ha desafiado a Londres al aprobar un nuevo referéndum de independencia que debe ser negociado. Los parlamentarios escoceses votaron por mayoría (69 a 59) permitir que la primera ministra, Nicola Sturgeon, inicie los trámites para un segundo referéndum de independencia en la primavera de 2019. Aunque probablemente sea bloqueado en Westminster, generará ruido las próximas semanas y meses.

Angela Merkel ha recibido un impulso inesperado el fin de semana pasado con una relativamente cómoda victoria en las elecciones estatales en el Sarre. La CDU obtuvo el 40,7% de los votos, frente al 35,2% de los comicios de 2012. El Partido Socialdemócrata, liderado por Martin Schulz, alcanzó el 29,6%, desde el 30,4% hace cinco años. El partido anti-inmigración Alternativa para Alemania obtuvo el 6,2% de los votos. Si bien el Sarre es una región pequeña, con tan sólo un  millón de personas, el resultado de Merkel viene tras un creciente apoyo al SPD tras el nombramiento de Schulz como líder de la formación. De hecho, los últimos dos sondeos de opinión (Emnid y Infratest Dimap) muestran que el apoyo a ambos partidos a nivel nacional están muy próximos, lo que compara con el inicio del año cuando la CDU tenía una ventaja de dos dígitos sobre el SPD. Habrá que ver si este resultado se refleja en las próximas encuestas. En mayo, dos elecciones regionales más se celebrarán (Schleswig-Holstein y Northrhine Westpahlia) antes de las nacionales de septiembre.

El Banco Central de México frenó el ritmo de ajuste de sus políticas monetarias en la reunión de este mes y cambió el foco del peso a la Fed. La decisión de subir los tipos en 25 puntos básicos, al 6,50%, era esperada por los mercados. El comunicado posterior menciona explícitamente que la decisión de elevar los tipos se tomó en el contexto de la decisión de la Fed y destaca el hecho de que la presión sobre el peso ha disminuido. Parece que Banxico está menos preocupado por la amenaza de una desaceleración de la economía de lo que estaban en la última reunión.

Macro

La tercera y última estimación del PIB del cuarto trimestre estadounidense se revisó desde el 1,8% anterior al 2,1%, impulsada por una fuerte revisión al alza del gasto de los consumidores, que aumentó un 3,5%. Destacable fue el aumento en la confianza de los consumidores, cuyo índice se situaba en 125,6 (+9,5 pts) en marzo, el más alto desde diciembre de 2000. El indicador de condiciones actuales subió al nivel más alto desde agosto de 2001, mientras las expectativas de los consumidores para los próximos seis meses alcanzan el nivel más alto desde septiembre de 2000. Destacar que el período de sondeo es anterior a la no-aprobación de la reforma sanitaria. Sin embargo, el gasto personal en febrero subió tan sólo un 0,1% a pesar del crecimiento de los ingresos del 0,4%, lo que ha incrementado la tasa de ahorro hasta el nivel más alto desde octubre 2016. El crecimiento de los ingresos es el más alto desde mayo de 2015.

La disminución de la inflación en la eurozona desde el 2,0% en febrero al 1,5%, fue superior a lo esperado por el mercado (1,8%). Esta desaceleración de la inflación se debió en parte a la caída de los precios del crudo en marzo, lo que contribuyó a un descenso en los precios de la energía que redujo la inflación en dos décimas. Los precios de los alimentos también cayeron, tras las subidas debidas al clima de enero y febrero. La inflación subyacente se desaceleró por primera vez en siete meses y pasó del 0,9% al 0,7%.

El aumento en el índice de confianza económica en Alemania IFO, del 111,1 al 112,3, fue mejor de lo esperado por el consenso. Tanto las expectativas como las condiciones actuales aumentaron, lo que situó el índice en su nivel más alto desde julio de 2011.

Las encuestas de confianza empresarial en China apuntan que la economía sigue en buena forma. El índice de confianza empresarial manufacturera PMI aumenta dos décimas, hasta el 51,8 (51,7 esperado), el nivel más alto desde abril de 2012. Por su parte el índice no manufacturero también ha subido, al 55,1 desde el 54,2, máximos desde mayo 2014.

En Japón, los datos de actividad sugieren que la economía nipona ha seguido recuperándose en el primer trimestre. La producción industrial registró un repunte del 2,0% mensual en febrero tras una caída del 0,4% en enero, y es la más alta desde enero de 2014. El empleo aumentó un 0,8% anual, con lo que la tasa de desempleo bajó a un mínimo de 23 años, hasta quedar en el 2,8%. Por último, la inflación subyacente (excluidos los alimentos frescos y la energía), se redujo del 0,2% al 0,1%, mientras la inflación general pasaba del 0,4% al 0,3%, lo que hace poco probable que el Banco de Japón se replantee su política monetaria en el corto plazo.

Mercados

Tras las turbulencias por la no-aprobación de la reforma sanitaria en Estados Unidos –que ponía en duda la capacidad de la administración Trump de sacar adelante otras de calado como recortes de impuestos, repatriación de capitales, restricciones al comercio o gasto en infraestructuras–, las bolsas estadounidenses recuperaban el terreno perdido y se sitúan de nuevo a las puertas –o como en el caso del  tecnológico Nasdaq, por encima– de sus máximos históricos.    

En el resto de mercados, destacan la caída del Nikkei (-1,83%), debida a la fortaleza del yen, y del Micex ruso (-2%), a pesar de las subidas de los precios del petróleo. La bolsa portuguesa, con una alza superior al 6%, encabezaba los mercados en terreno positivo, donde también han destacado Grecia (+5%), Argentina (3%) y Brasil (+2%). La bolsa europea ha subido cerca de un 1% mientras que el FTSE británico cierra la semana sin cambios.

En una semana en general positiva para la renta fija global, la recuperación de los precios del petróleo animaba los bonos high yield estadounidenses y en especial los del sector energético, que eran los de mejor comportamiento semanal (+1,2%).

También hemos visto una buena evolución en los bonos europeos, en los que destacan Portugal (+1,06%) y España (+0,75%), aunque no se limitaba a la periferia pues Alemania (+0,6%) también se apreciaba. Una noticia aparecida en Reuters, que sugería que algunos miembros del BCE pensaban en un mensaje más cauto sobre los tipos de interés en la próxima reunión de política monetaria, fue la razón del movimiento.

Por último, la rentabilidad del bono americano, tras alcanzar el 2,38% la pasada semana, se estabilizaba por encima del 2,4%, tras ciertos comentarios de miembros de la Reserva Federal algo más proclives a las subidas de tipos de interés.   

Divisas y materias primeras

En los mercados de divisas lo más destacado fue la caída, cercana al 7%, del rand sudafricano, tras la decisión del presidente, Jacob Zuma, de cesar al ministro de Finanzas, Pravin Gordhan, y a otros ocho miembros de su gabinete, lo que ha incrementado la incertidumbre política en el país. Entre el resto de divisas, movimientos poco reseñables más allá de cierta recuperación del dólar estadounidense frente al euro y del rublo apoyado en la mejora de los precios del crudo. La libra, a pesar de la apertura del proceso de salida de la Unión Europea, apenas sufría cambios en la semana.

El precio del petróleo repunta con fuerza, cerca de un 4% en la semana, tras conocerse que Libia limitaba sus envíos desde el mayor de sus campos por razones  de “fuerza mayor”. Según algunas estimaciones, la producción de Libia ha caído recientemente desde 700.000 barriles diarios hasta 560.000, compensando parcialmente el aumento de la oferta de EE. UU. También ha habido rumores de que la OPEP extenderá más allá del plazo inicial acordado el recorte de producción.

Cabe destacar también la caída del mineral de hierro, que pierde un 5% en la semana y ha retrocedido más de un 15% desde los máximos de febrero.

¡Buen fin de semana!           

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política