24 de Marzo 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

La votación en la Cámara Baja estadounidense de la ley que deberá sustituir el Obamacare protagonizó la semana, como indicador de la capacidad de Donald Trump de sacar adelante las reformas prometidas en campaña y que han impulsado las subidas de los mercados. Aunque debía haberse votado ayer, finalmente se ha retrasado hasta el día de hoy.

Trump ha amenazado con cerrar las negociaciones y mantener el Obamacare si no sale adelante la votación, lo que podría dejar a 24 millones de norteamericanos sin cobertura sanitaria. Los Republicanos duros, que se oponen a aprobar el Health Care Bill, quieren eliminar las garantías mínimas que deben incluir los seguros sanitarios.Si finalmente no llegara a aprobarse la ley, o se postergase indefinidamente, cundiría cierto desánimo en el mercado sobre las posibilidades de que llegue a aplicarse una política fiscal significativamente expansiva en los próximos meses. El mercado mantiene cierta calma, no obstante, ante la percepción de que otras leyes que pudiera presentar el presidente Trump, pudieran obtener un mayor respaldo y ser aprobadas.

Nueve meses después de que una mayoría de británicos decidiera en referéndum salir de la Unión Europea, Londres ha puesto fecha para el inicio del divorcio. El próximo 29 de marzo es el día elegido por el gobierno de Theresa May para enviar a Bruselas una carta en la que pedirá que den comienzo las negociaciones para el Brexit, y en consecuencia, que se active el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

En Francia, el pasado lunes se celebró un debate televisado entre los candidatos a las elecciones presidenciales, en el que las encuestas señalan a Emmanuel Macron como el vencedor. Se refuerza así la probabilidad de que el aspirante centrista acabe derrotando a Marine Le Pen en la segunda vuelta de los comicios. Una encuesta de Elabe (1.157 encuestados) tras el debate daba por vencedor a Macron (29%), seguido del izquierdista Jean-Luc Mélenchon (20%), Le Pen (19%), el conservador François Fillon (19%) y el socialista Benoît Hamon (11%). Quedan aún otros dos debates antes de la primera vuelta de las elecciones el 23 de abril. También vale la pena destacar que Hillary Clinton apareció como holgada ganadora en todos los debates presidenciales de Estados Unidos…

Aunque ha volado bajo el radar debido al foco del mercado en Francia, las últimas encuestas en Italia apuntan a un apoyo creciente al partido anti-sistema Movimiento 5 Estrellas. Una encuesta de Ipsos para el diario Corriere della Sera sitúa al partido de Beppe Grillo con un 32,3% de intención de voto, un 5,5% por delante del Partido Demócrata, con el 26,8%. Es la lectura más alta que podemos encontrar para el Movimiento 5 Estrellas.

Otros sondeos en los últimos días de Demopolis, IPR y EMG muestran una ventaja para 5 Estrellas de entre el 3% y el 7% sobre el Partido Demócrata, con un porcentaje de voto de entre el 30% y el 31%. La gran mayoría de las encuestas realizadas en febrero mostraban una ligera ventaja para el Partido Demócrata. Dada su aversión a formar coaliciones, existen muchas dudas sobre la capacidad del Movimiento 5 Estrellas de llegar a gobernar, pero hay que monitorizar estos movimientos en las encuestas.

 Macro

En una semana con escasas referencias macro, aparecen como las más importantes las encuestas de confianza empresarial publicadas hoy.

El índice de manufacturas PMI bajó a 53,4 desde el 54,2, por debajo de las expectativas de consenso de 54,9 y es el dato bajo de los últimos cinco meses. El índice del sector servicios disminuyó a 52,9 desde 53,8, también inferior a las expectativas de 53,9 y la lectura más baja en seis meses. El aumento del 1,7% mensual en las órdenes de bienes duraderos en febrero se apoyó en un fuerte aumento en los pedidos de aviones comerciales (+47,6%). Excluyendo transporte, los pedidos aumentaron un 0,4%.

Tras un fuerte aumento en marzo, el índice de confianza empresarial PMI en la zona euro, tras alcanzar máximos de los últimos 71 meses, sugiere que la economía podría haber tenido el trimestre más fuerte en dos años. Sobre la base de la relación de este índice con el crecimiento trimestral del PIB, el crecimiento en el primer trimestre podría situarse cerca del 0,6%, acelerando desde el 0,4% registrado en el último trimestre de 2016, con la tasa de crecimiento más fuerte desde el primer trimestre de 2015.

La fortaleza del índice se refleja tanto en el sector manufacturero como en el de servicios, y vemos también fuerte repuntes tanto en Alemania como en Francia, aunque el desglose por países es limitado. El PMI francés está ahora por delante del equivalente alemán por primera vez desde agosto de 2012.

La encuesta de confianza empresarial PMI del sector manufacturero japonés mostró una caída desde el 53,3 de febrero al 52,6 en marzo. La encuesta también sugiere que las presiones en precios se están moderando de nuevo. Los precios de producción cayeron por segundo mes consecutivo, de 50,1 a 49,8, y apuntan a que los precios al consumo aumentaran sólo un 0,5% anual.

Continuando con Japón, un importante crecimiento de las exportaciones en febrero dio como resultado el superávit comercial más alto desde 2010, lo que debería apoyar el crecimiento de su economía este trimestre. Las exportaciones subieron un 11,3% interanual en febrero, mientras que las importaciones lo hicieron un 1,2%. Parte del repunte de las exportaciones pudo haber reflejado distorsiones debido al calendario del Año Nuevo Chino, que tuvo lugar diez días antes este año que en 2016 (las exportaciones a China aumentaron un 28,2%).

La inflación en el Reino Unido aumentaba un 0,7% en febrero, frente al 0,5% esperado, lo que elevaba la tasa anual cinco décimas, hasta el 2,3%, el nivel más alto desde septiembre de 2013. La inflación subyacente se sitúa en el 2,0% interanual e iguala el máximo marcado en junio de 2014. Las ventas minoristas por su parte rompen una tendencia negativa tras dos meses de caídas y crecen un 1,4% mensual en febrero, mientras en base anual lo hicieron un 3,7%.

Subasta del BCE TLTRO II superior a lo esperado, con unas peticiones de 233.500 millones de euros en comparación con el importe anterior, de 110.000 millones de euros. Un total de 474 peticiones, lo que se compara con 200 en diciembre.

Mercados

El S&P cayó el martes más de un 1% por primera vez desde el 11 de octubre y rompía una racha de 109 días sin hacerlo. Sólo ha habido ocho períodos superiores a este, el más largo de 184 días, en 1963. El Dow Jones cayó también a su nivel más bajo desde el 17 de febrero y a su vez el índice Russell 2000, que tuvo su peor día desde el 9 de septiembre, se situó en territorio negativo en 2017, algo difícil de creer dado el optimismo que ha prevalecido este año. Cierran la semana con caídas del 1%.

El mercado se vio lastrado por las dudas sobre si el Congreso podría no aprobar el Health-Care Bill (la revisión del Obamacare), lo que sembró dudas sobre acuerdos futuros de recortes de impuestos, repatriación de capitales, restricciones al comercio, gasto en infraestructuras, etc. El sector bancario, que el martes tuvo su peor día desde junio, también pesó en los índices norteamericanos ante la bajada de la rentabilidad de los bonos estadounidenses.  

En el resto de mercados, las bolsas periféricas y las de países emergentes, especialmente en Europa del Este y Asia, cierran la semana con ganancias. La fortaleza del yen lastró al índice Nikkei, que perdía un  1,3% en la semana.  

La reducción del riesgo político tras las elecciones holandesas beneficiaba a los bonos periféricos, que tenían un buen comportamiento semanal, especialmente en España.

Destaca también el positivo movimiento de los bonos del Tesoro estadounidense, con el bono a 10 años que cerraba en rentabilidades del 2,4%, frente al 2,6% al que cotizaba antes de la reunión de la Reserva Federal.

En la parte negativa se situaron los bonos high yield, especialmente los del sector energético, perjudicados por la corrección del precio del petróleo.

Divisas y materias primas  

Semana difícil para el dólar estadounidense, que se depreciaba frente a la mayoría de divisas. El yen actuaba como refugio y se apreciaba un 1,5% en la semana contra el billete verde, mientras la libra y el euro lo hacían un 0,6%. El euro se apreciaba hasta 1,08, favorecido por una suavización del riesgo populista de cara a las elecciones francesas (el debate televisado entre los principales candidatos a las elecciones presidenciales reforzó la probabilidad de que el centrista Macron acabe derrotando a Le Pen en la segunda vuelta.

Entre las divisas emergentes, destacan el rand sudafricano (+2%) y el peso mejicano (+1,2%), ante las aparentes dificultades de Donald Trump para llegar a acuerdos con el Partido Republicano, lo que podría complicar la aplicación de medidas proteccionistas.    

Tan sólo los metales preciosos (plata +1,9%, oro +1,5%) y el aluminio cierran la semana con rentabilidades positivas entre los materiales básicos. Destaca la caída, cercana al 8%, del mineral de hierro.    

El precio del crudo retrocede en la semana (Brent -2,3% y West Texas -2,1%) y sólo ha conseguido cerrar en positivo cinco días en todo marzo.

El petróleo ha vuelto a convertirse en una de las grandes referencias del mercado a la espera de conocerse si la OPEP prolongará más allá de junio el acuerdo por el que limita su producción. Las palabras del ministro saudí la semana pasada dieron alas al optimismo, pero la evidencia de que la producción se está incrementando, sobre todo en EE. UU., ha favorecido las últimas caídas. La producción en EE. UU. se ha incrementado por quinta semana consecutiva hasta llegar a situarse en máximos desde febrero de 2016, y según datos de Baker Hughes, el número de perforadores se ha colocado en máximos desde septiembre de 2015. En este sentido, la reunión de la OPEP del 25 de mayo tendrá especial relevancia.

¡Buen fin de semana!         

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política