22 de Septiembre 2017
¡Por fin es viernes!

A pesar de una nueva escalada de tensión dialéctica entre EE. UU. y Corea del Norte, la Reserva Federal acaparó los focos durante la semana.  

Política y bancos centrales

La Reserva Federal mantuvo los tipos de interés en el 1/1,25% como estaba previsto, y siguió mostrando una valoración positiva de la economía estadounidense. Las previsiones de crecimiento se revisan al alza para 2017 (2,4% frente al 2,2%), se mantienen para 2018 (2,1%) y se revisan al alza para 2019 (2% frente al 1,9%). Los efectos de los huracanes sobre la economía serán temporales. Asimismo, impulsarán la inflación temporalmente. Aparte de este efecto, la inflación se situará algo por debajo del 2% en el corto plazo, pero se estabilizará en torno al 2% a medio plazo. Las previsiones se mantienen para 2017 (1,6%), se revisan marginalmente a la baja para 2018 (1,9% frente al 2,0%) y se mantienen para 2019 (2,0%). Las previsiones de tipos se mantienen esencialmente sin cambios: una subida adicional este año, hasta el 1,25/1,50, tres subidas en 2018 (2/2,25%) y dos o tres subidas en 2019 (en su defecto, la tercera se produciría en 2020) frente a tres estimadas en junio (hasta el 2,75/3,0%). Esto implica un ritmo de subidas más rápido de lo que descuenta el mercado (asigna una probabilidad del 50% a una subida en diciembre y descuenta una subida en 2018 y una en 2019), lo que se reflejará en un ajuste al alza de la curva de tipos en EE. UU. Comenzará a reducir su balance en octubre, como estaba previsto. Su posible impacto al alza sobre los tipos a largo plazo será limitado, dado que será un proceso gradual. La Fed tardaría 4,7 años en reducir su balance desde los 4.500 millones hasta los 2.000 millones de dólares. 

En su primera visita a la ONU, el Presidente Trump ha dicho que una decisión sobre el acuerdo nuclear con Irán se verá "muy pronto" y que la ONU no ha alcanzado su pleno potencial. También señaló que las Naciones Unidas deben “orientarse a resultados y reducir su burocracia” y que “EE. UU. paga demasiado para lo que obtiene.”  Al día siguiente, amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte si EE. UU. se ve amenazado. 

Ayer continúo la escalada y el presidente Trump ordenó nuevas sanciones a individuos, empresas y bancos que hagan negocios con Corea del Norte. Dijo que "los bancos extranjeros tendrán que elegir entre hacer negocios con EE. UU. o facilitar el comercio con Corea del Norte". Añadió que China también pidió a sus bancos dejar de tratar con el régimen. En respuesta, Kim Jong Un ha amenazado con el "nivel más alto de contramedidas de línea dura en la historia" con su canciller sugiriendo que esto podría incluir la prueba de una bomba de  hidrógeno en el Pacífico. 

En Alemania, de acuerdo con ARD Deutschland-trend, el ganador de las próximas elecciones parece ser claramente el CDU/CSU de Merkel, pero la composición de la próxima coalición de gobierno no es tan evidente.  

S&P recortó ayer la calificación soberana de China por primera vez desde 1999, citando riesgos económicos y financieros derivados del prolongado período de fuerte crecimiento crediticio del país. La rebaja, de AA- a A+, es la segunda de una agencia de calificación internacional este año, pues Moody's bajó su calificación soberana en mayo por preocupaciones similares. 

En Japón, durante el fin de semana se rumoreó que el Primer Ministro Shinzo Abe estaría considerando unas elecciones anticipadas a la Cámara de Diputados en octubre de 2017. El movimiento podría estar motivado por una recuperación récord en la aprobación de Abe y su intención de alargar su estancia en el poder.  

El Banco de Japón mantuvo su política monetaria en todos los ámbitos, incluidos los objetivos de tipos a corto (-0,1%) y largo plazo (alrededor del 0%). También mantuvo su guía para las compras de bonos (aumentar sus tenencias a un ritmo de aproximadamente 80.000 millones de yenes al año).  

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, habló en la sede del FMI y reiteró la necesidad de una retirada de estímulos si la economía del Reino Unido evoluciona según lo esperado. Sobre los tipos de interés, señaló que hay factores globales que podrían justificar un posible movimiento al alza, pues la política monetaria del Reino Unido "tiene que moverse para mantenerse inmóvil" y que el “Brexit” socava la capacidad de suministro del Reino y es más difícil para la economía crecer sin generar presiones inflacionarias. Sin embargo, en relación con el tono, algunos interpretaron sus comentarios sobre una subida de tipos "gradual y en un grado limitado" como más conservadora, así como sus manifestaciones de que siguen siendo "considerables los riesgos para el panorama del Reino Unido" y que el proceso del “Brexit” pesará sobre el crecimiento potencial de la economía durante un tiempo. 

En una entrevista en Reuters, el miembro del consejo del BCE Ardo Hansson reiteró que el sólido crecimiento de la zona euro permitirá al BCE retirar estímulos monetarios, pero que la normalización será gradual. También señaló que las declaraciones futuras del BCE "podrían ser más precisas sobre los tipos de interés". 

Reuters también publicó que la fortaleza del euro está causando diferencias entre los responsables del BCE sobre el calendario y el enfoque para la eliminación del QE. Según sus fuentes, Alemania está lista para reducir el programa de compra de bonos, mientras otros prefieren reducir el ritmo mensual de compras, con informes que sugieren que los escenarios discutidos implican la reducción a 20.000-40.000 millones de euros (desde los 60.000 millones de euros). La división de opiniones puede significar que no habrá una fecha definitiva cuando los se reúnan en octubre y hay rumores de que se retrasará la decisión hasta diciembre. 

Macro

Los datos de confianza empresarial PMI de septiembre en Estados Unidos han sido mixtos, con la industria manufacturera ligeramente al alza (53,0 frente al 52,8 anterior) pero los servicios por debajo de las expectativas (55,1 frente al 55,8 esperado). Después de cinco meses consecutivos de ganancias, el PMI estadounidense retrocedió por debajo de los niveles pre-electorales. Estos datos apuntarían a que la economía crece a una tasa anualizada de poco más del 2% en el tercer trimestre. 

Las exportaciones japonesas se aceleraron desde el 13,4% en julio al 18,1% en agosto, la mayor subida desde 2013 y muy por encima del 14,3% esperado. Por el contrario, las importaciones disminuyeron de 16,3% a 15,2%, también un descenso mayor de lo anticipado.

El aumento en septiembre del índice de confianza empresarial PMI de la zona euro sugiere que la recuperación ha recuperado impulso después de una breve pausa. El aumento de 55,7 a 56,7 fue mucho mejor que la pequeña caída esperada y refleja mejoras tanto en el índice de servicios como en el de producción manufacturera. Este indicador sugiere que en el tercer trimestre el crecimiento del PIB será del 0,6%, similar al segundo trimestre. La limitada información disponible en los países mostró fuertes aumentos en el PMI alemán y el PMI francés. 

Las ventas al por menor en el Reino Unido crecieron un 2,4% interanual en agosto, frente al 1,4% de julio, e incluso más allá del crecimiento del 1,1% esperado. En términos mensuales, el crecimiento fue del 1% frente al 0,2% esperado. 

El aumento en septiembre en el sentimiento de los inversores alemanes puede reflejar menores temores a la fortaleza del euro y sugiere que la economía seguirá teniendo un buen desempeño. El indicador ZEW (Economic Sentiment Indicator), que mide las expectativas de los inversores sobre la economía en los próximos seis meses, aumentó de +10,0 a +17,0, por encima del pronóstico de consenso de +12,5. La percepción de las condiciones actuales también aumentó (87,9) a un máximo de 88 meses. 

Mercados

Nueva semana al alza en los mercados bursátiles, donde vimos al S&P 500 marcar máximos históricos (cuatro consecutivos y siete en ocho sesiones) junto al Dow Jones. El Euro Stoxx 50 subió un 0,8% en la semana apoyado en la bolsa francesa (+1,35%), mientras que el Nikkei (1,94%) y el SMI suizo (+1,32%) cerraban también con notables subidas. Entre los emergentes, resultados dispares, con subidas en Asia (0,9%) y caídas en Europa del Este (-0,8%) y Latinoamérica (-0,3%).  

Al igual que vimos la semana pasada, las subidas bursátiles significaron caídas en los activos refugio. El bono estadounidense perdía un 0,6% en la semana, tras las conclusiones de la última reunión de la Reserve Federal. El mismo motivo podía sentirse en los bonos de países emergentes (-0,5%). 

En Europa ligeras caídas para los bonos core (-0,2%) y pocos cambios en la periferia, donde destacaba la fuerte subida del precio del bono portugués (+2%) tras la revisión de S&P de la calificación de Portugal a BBB- desde BB+, recuperando así su calificación de grado de inversión.  

Divisas y materias primas

La reunión de la Reserva Federal, donde decidía comenzar a reducir su balance y dejaba entrever subidas de tipos más rápidas de lo que descuenta el mercado, impulsó al dólar, aunque perdió terreno posteriormente para cerrar sin cambios la semana.  

El ministro de petróleo de Irak dijo que algunos productores de petróleo estarían a favor de extender los recortes de producción hasta el final de 2018, y el petróleo cerraba la semana con subidas (WTI +1,7%, Brent +1,1%). 

En materias primas, el mineral de hierro cae cerca de un 12%, ante la creciente preocupación de que las existencias de mineral de hierro chino están aumentando cuando los recortes de producción de acero en invierno reducirán la demanda. Caídas también para los metales preciosos (oro -1,9%, plata y platino -3,5%) en una semana de menor aversión al riesgo por parte de los inversores.   

¡Buen fin de semana!

 

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Política