21 de Julio 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

La semana estuvo marcada por la reunión del Banco Central Europeo y la interpretación que de ella hicieron los mercados. En EE.UU. la política volvió a acaparar la atención. 

El asesor especial del Presidente, Robert Müller, anunció que estaba examinando una amplia gama de transacciones financieras del presidente Donald Trump, un día después de que dijera al New York Times que cualquier investigación alrededor de sus finanzas personales estarían cruzando una línea roja. 

En EE. UU. se publican los objetivos en la renegociación del Nafta. EE. UU. “quiere mejorar su acuerdo comercial” con México y Canadá “para reducir el déficit comercial” del país, “mejorando el acceso a Canadá y México de los productos agrícolas, industriales y servicios norteamericanos”. Además, "impondrá medidas para reforzar las obligaciones laborales y medioambientales”. Las negociaciones empezarían el 16 de agosto y Donald Trump ha amenazado con derogar el Nafta si no logra mejorar las condiciones para EE. UU. 

Fracasa definitivamente la reforma sanitaria al no tener suficientes apoyos en el Senado, después de que cuatro senadores republicanos se opusiesen a la nueva ley, y tendrá que volver a modificarse. Según la oficina presupuestaria del congreso estadounidense (CBO), la derogación del conocido como Obamacare sin reemplazo daría lugar a 32 millones de personas más no aseguradas durante 10 años, diez millones más que el anterior proyecto de ley republicano.  

EE. UU. y China acuerdan cooperar para reducir el déficit comercial norteamericano. “Acuerdan comenzar una cooperación constructiva para reducir el déficit”, según el ministro de Exteriores chino en Bloomberg. 

Emmanuel Macron pide a la administración local recortes de 13 mil millones de euros hasta 2022 para reducir el déficit y cumplir con el objetivo del 3% en 2018 (The Times).  

Esta mañana The Guardian informa que el gobierno del Reino Unido aceptará la libre circulación de los ciudadanos de la UE como parte de un acuerdo transitorio. 

En la reunión de ayer del Consejo de Gobierno, el BCE dejó sin cambios sus principales tasas de interés. La tasa de la facilidad de depósito del BCE se mantuvo en -0,40% y no se anunciaron cambios en su programa de compra de activos. Como era de esperar, los cambios en la evaluación macroeconómica en la declaración introductoria fueron mínimos. Mario Draghi señaló el "fortalecimiento continuo de la expansión económica en la zona del euro", en paralelo con el reconocimiento de que esto "todavía no se ha traducido en una inflación más fuerte". Se ha esforzado por enfatizar en varias ocasiones que "las medidas de la inflación subyacente siguen siendo bajas y aún no han mostrado signos convincentes de una recuperación".

Draghi enfatizó nuevamente la necesidad de prudencia en cualquier ajuste de la política monetaria, ante la posibilidad de un nuevo aumento de los tipos a largo plazo: "lo último que el Consejo de Gobierno desea es un endurecimiento no deseado (o injustificado) de las condiciones de financiación" que podría poner en peligro la recuperación en curso. 

No hubo cambios tampoco en la reunión del Banco de Japón (BoJ). El tipo de interés se mantiene en el -0,100% y el objetivo de rentabilidad para el bono a 10 años en torno al 0,000%. Cabe destacar que, aunque el BoJ ha elevado su evaluación de la economía (el crecimiento continuará por encima del potencial durante el año fiscal 2018), la perspectiva de la inflación se revisó a la baja. El BoJ ha retrasado su objetivo de inflación alcanzando el 2% alrededor del año fiscal 2019. El BoJ ya había retrasado su objetivo de inflación en noviembre del año pasado al año fiscal 2018. Las proyecciones de inflación para este año y el siguiente también fueron revisadas a la baja.

Macro

Semana de pocos datos económicos, con los publicados en China como los más destacados.

El PIB del segundo trimestre en China se publicó en el 6,9% interanual, sin cambios frente al primer trimestre, pero por encima de las expectativas de mercado (6,8%). Las ventas minoristas (+11,0% frente a +10,6% esperado, +10,7% anterior) y la producción industrial (+7,6% vs. +6,5% esperado, +6,5% anterior) también estuvieron por encima de lo esperado.

No hubo sorpresas y la revisión final del IPC de junio en la eurozona se confirmó en el 0,0% mensual y +1,3% interanual, mientras la inflación subyacente cerraba en +1,1% interanual también sin revisiones.

La caída en julio en el sentimiento de los inversores alemanes refleja, probablemente, el reciente cambio en las condiciones del mercado financiero en respuesta a las declaraciones desde el BCE sobre la normalización de la política monetaria. La disminución en el indicador de sentimiento económico ZEW desde  +18,6 a +17,5, está en línea con el pronóstico del consenso, aunque está ahora por debajo de su promedio a largo plazo y sugiere que el crecimiento no se acelerará desde el 1,7% del primer trimestre.

La tasa de inflación del Reino Unido cayó inesperadamente hasta el 2,6% en junio, frente al 2,9% de mayo, según cifras oficiales. Se trata de la primera caída desde octubre de 2016 y fue en gran medida debido a los precios de los combustibles, que cayeron por cuarto mes consecutivo. Las ventas al por menor (ex-combustibles) en junio fueron ligeramente superiores a las expectativas: (+ 0,9% vs + 0,5% esperado).

La desaceleración de las exportaciones japonesas, del 14,9% en mayo al 9,7% en junio, estuvo en línea con lo esperado por el consenso. Sin embargo, el crecimiento de las importaciones se desaceleró menos de lo esperado, del 17,8% al 15,5% (consenso 14,4%). Como resultado, el superávit comercial japonés disminuyó de 134 mil millones de yenes a 81 mil millones, el más bajo desde diciembre de 2015.

Mercados

Aunque Mario Draghi evitó cuidadosamente cualquier declaración que pudiera ser una indirecta sobre una posible futura retirada de estímulos, el mercado parece tener clara la dirección de sus próximos pasos, a tenor de la negativa evolución de los mercados europeos durante la semana.

El Euro Stoxx cierra con una caída superior al 2%, lastrado por las compañías exportadoras y la fortaleza del Euro. El Dax alemán (-3,2%) fue el mercado con peor comportamiento, también debido a la caída del sector automovilístico ante rumores sobre una posible denuncia de las autoridades de la competencia. El PSI portugués (-0,03%) y, sobre todo, el FTSE 100 británico (+1,3%), gracias a la depreciación de la libra esterlina, se salvaban de los número rojos. 

En el resto de bolsas desarrolladas, veíamos de nuevo máximos históricos en el S&P 500 (+0,3%), el NASDAQ (+0,9%) recuperaba terreno y Japón cerraba la semana sin pena ni gloria (-0,09%). El índice MSCI World se revaloriza un 0,78%.

En las bolsas emergentes, nueva semana alcista (+1,18%), liderada  por los mercados asiáticos gracias a los mejores datos de la economía china.

Los mercados de deuda europeos se revalorizaban, especialmente los de la periferia: España +1,12%, Italia +1,03% y Portugal +0,72%. 

También el bono del tesoro estadounidense cerraba la semana con retornos positivos, especialmente los tramos de la curva superiores a 10 años de vencimiento. 

Divisas y materias primas

Sin duda el protagonista de la semana en el mercado de divisas ha sido el euro, que ha subido un 1,5% frente al dólar estadounidense y ha roto los 1,160 por primera vez desde agosto de 2015, en una nueva semana de debilidad del billete verde.  

Positiva semana también en los mercados de materias primas, destacando de nuevo la subida de las materias primas agrícolas (maíz +5%, trigo +2,3% y soja +2,3%), pero también con subidas en metales industriales (hierro +2,1%, cobre +1,9%) y preciosos (plata +2,9%, oro 1,8% y platino +1,53%).

El petróleo consolidaba niveles tras la fuerte subida de la pasada semana, con el Brent llegando a las puertas de los 50 dólares.      

¡Buen fin de semana!           

 

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Política