17 de Marzo 2017
¡Por fin es viernes!

Las elecciones en Holanda, con la revalidación del triunfo del primer ministro Mark Rutte, y la nueva subida de tipos de la Fed, lo más destacado de los últimos siete días

Política y bancos centrales

El Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro Mark Rutte ganaba las elecciones parlamentarias en Holanda con un resultado mejor que el que le otorgaban las últimas encuestas. El Partido por la Libertad (PVV) del euroescéptico Geert Wilders obtenía un peor resultado. Con una participación del 81% frente al 74,6% de las últimas elecciones (2012), el VVD consiguió 33 de los 150 escaños del parlamento frente a los 41 de los anteriores comicios. El PVV obtuvo 20, cinco más que en 2012. Los resultados de estas elecciones muestran que el riesgo de un gobierno euroescéptico liderado por el PVV y un posible referéndum sobre la permanencia de Holanda en la UE es muy bajo.

Como todo el mercado esperaba, después de la reciente e intensa marea de declaraciones de sus miembros para preparar a los mercados, la Reserva Federal incrementó ayer en 25 puntos básicos su tipo de referencia, hasta el rango 0,75%-1,00%, por tercera vez en este ciclo y tras haberlo hecho ya en diciembre. El mantenimiento de las previsiones económicas y de tipos, así como dejar entrever que se podría tolerar temporalmente una inflación más elevada, debería llevar a los mercados a limitar sus expectativas de subidas de los tipos de interés.    

Sin duda la frase que captó la atención del comunicado de la Fed es que el objetivo de inflación es “simétrico”, aludiendo a que se pueden permitir niveles, de manera transitoria, tanto superiores como inferiores, lo que se interpreta como cierta manga ancha de la Fed si la inflación rebasa el 2%: "El comité vigilará cuidadosamente los datos reales y esperados en relación con su objetivo de inflación simétrica.” Anteriormente, la referencia era “una vuelta al nivel de inflación del 2%”. El mercado interpreta por tanto que Janet Yellen y la Fed estarían dispuestos a dejar que la economía se caliente durante un tiempo, en un intento de revertir el daño económico causado por la crisis financiera.

Tanto el comunicado como la rueda de prensa posterior de Janet Yellen trataban de transmitir un mensaje de cautela y hacían hincapié en la gradualidad de las subidas de los tipos de interés y en la intención de la Fed de mantener una comunicación clara de sus movimientos al mercado, pues es notorio que uno de los principales temores de la Fed en el proceso de normalización de la política monetaria es que pueda provocar inestabilidad financiera.

El Banco de Japón tampoco sorprendía al mantener los niveles actuales de tipos de interés, el volumen de compra de activos y la orientación de la rentabilidad del bono a 10 años en torno al 0%. Sí que hubo sorpresas en China, donde el banco central incrementó el jueves en 10 puntos básicos los costes del repo a 7, 14 y 28 días. Un movimiento similar al realizado en febrero.

También tuvimos reunión del Banco de Inglaterra, que mantenía los tipos de interés sin cambios aunque uno de sus miembros votaba a favor de una subida de 25 puntos básicos. El mensaje del comunicado era optimista sobre la economía británica y apuntaba que algunos miembros consideraban que una ligera mejoría en crecimiento e inflación podría recomendar cambios en la política monetaria.  

La Cámara Baja desestimó las enmiendas aprobadas en la Cámara Alta a la ley de activación del Brexit (garantizar los derechos de los ciudadanos de la Unión residentes en Reino Unido y garantizar el derecho de veto del Parlamento al acuerdo que alcance el gobierno británico con Bruselas). Una decisión que era probable, dada la mayoría absoluta del gobierno en la Cámara Baja, lo que permitirá que Theresa May pueda activar la ley de salida de la UE antes de que finalice marzo (posiblemente la última semana del mes), de acuerdo con los plazos previstos.

La situación se complicaba, pues la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, anunciaba que pedirá al parlamento autorización para un nuevo voto de independencia de Escocia en primavera de 2019, mientras el líder del Sinn Fein norirlandés, Michelle O’Neil, decía que un referéndum en Irlanda del Norte tiene que producirse “lo antes posible”.    

En la India el partido BJP del primer ministro Narendra Modi ha registrado una victoria clara en las elecciones estatales en Uttar Pradesh, el estado más grande y más poblado de la India. La victoria debería cimentar su posición en el BJP y puede verse como un voto de apoyo a la desmonetización impulsada por Modi y sus credenciales anticorrupción, que a su vez deberían dar un impulso a las reformas.

Macro

El descenso de los precios de la gasolina limitó el incremento de la inflación estadounidense en febrero a un modesto 0,1% mensual, aunque el efecto base empujó la tasa de inflación interanual hasta el 2,5%. Los precios de la gasolina cayeron un 3,0% el mes pasado y revirtieron parcialmente la subida del 7,8% en enero. 

Excluyendo los alimentos y la energía, los precios subieron un 0,2% mensual, no suficiente para evitar que la inflación subyacente retrocediera ligeramente hasta el 2,2% desde el 2,3%.

Algo decepcionante fue el aumento del 0,1% en febrero de las ventas minoristas, aunque en línea con lo esperado. Las ventas de vehículos cayeron un 0,2% y, afectadas por la caída de los precios, las ventas de carburantes cayeron un 0,6%. El clima inusualmente cálido generó un importante aumento del 1,8% en las ventas de material de construcción. El dato de enero se revisó al alza desde el 0,4% anterior al 0,8%. Los salarios reales promedio en Estados Unidos disminuyeron en febrero (-0,3%), la primera caída mensual consecutiva de los salarios reales desde 2011.

Hoy se ha publicado la producción industrial estadounidense en febrero, que se mantuvo inalterada frente a las expectativas de un alza del 0,2%.

El incremento en enero de la producción industrial de la zona euro no compensó la caída del 1,2% en diciembre, y sugiere que la economía registró un comienzo de año más flojo de lo que algunas encuestas empresariales apuntaban. El aumento del 0,9% en la producción industrial fue inferior al esperado por el consenso (1,3%).

Por otra parte, la mejora en marzo del sentimiento de los inversores alemanes (encuesta ZEW) inaugura con buen pie las publicaciones de este tipo de encuestas en la zona euro, aunque el aumento en el índice de expectativas generales, de 10,4 a 12,8, fue más débil de lo esperado e inferior a su media de largo plazo. En el Reino Unido el desempleo bajaba una décima hasta el 4,7%.

La producción industrial en China crecía un 6,3% interanual en febrero frente al 6,2% esperado y la inversión en activos fijos un 8,9% (+8% esperado). Las ventas minoristas aumentaban 9,5%, por debajo del 10,6% esperado, impactadas por un impuesto a los vehículos de pequeño tamaño.    

Mercados

Los mercados emergentes eran los mayores beneficiados del tono más cauto de la Reserva Federal tras su reunión del miércoles, con su índice de renta variable subiendo un 4% mientras el de renta fija lo hacía un 2%.

La rentabilidad del bono a 10 años estadounidense, que bajó 10,7 puntos básicos tras la reunión de la FED, su día más positivo desde junio del pasado año, revirtió parte de esas ganancias y cerraba la semana en niveles por encima del 2,5%.

Las bolsas europeas, tras el resultado de las elecciones holandesas, tuvieron también un comportamiento positivo, al reducir el mercado el riesgo político aplicado. Sin embargo los bonos apenas reaccionaron, pues esta menor presión política podría reducir la actividad del BCE en el mercado de deuda europeo.

 Divisas y materias primas

El dólar estadounidense cedió terreno ante el resto de divisas, especialmente las emergentes. El euro se apreciaba alrededor de un 0,7% frente al billete verde mientras que la libra esterlina lo hacía cerca de un 1,6%. Esta debilidad del USD ayudaba al sector de materiales básicos, que recuperaba parte del terreno perdido la semana anterior, entre los que destacaban el mineral de hierro y las materias primas agrícolas.  

El oro, que tuvo tras la reunión de la Fed la mejor jornada desde el referéndum del Brexit en el Reino Unido, cierra la semana con una subida cercana al 2%.

El petróleo se quedó algo más rezagado, después de que la OPEP revisara al alza las estimaciones de oferta en su informe mensual de marzo, y se mantuvieron las dudas sobre la posibilidad de que pueda haber un acuerdo para extender las restricciones en la oferta. El brent, aunque cierra la semana en positivo, acumula desde principios de marzo una caída de cerca del 7%, los precios más bajos desde noviembre. Según este informe, la producción de Arabia Saudí había aumentado en febrero alrededor de 263.000 barriles diarios, por encima de los 10 millones de barriles, lo que revertía alrededor de un tercio de los recortes que había anunciado tras el acuerdo de enero de países productores. El ministro de Energía desmintió esta situación al afirmar que “aseguraban al mercado su compromiso y determinación para estabilizar los precios del petróleo trabajando conjuntamente con los países miembros y no miembros de la OPEC". 

¡Buen fin de semana!           

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados