30 de Junio 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

En Estados Unidos, la ley de veto de viajeros del presidente Donald Trump ha sido aprobada en su mayoría por la Corte Suprema, lo que permite que tenga efecto desde esta misma semana.

Desde el Reino Unido, el Partido Conservador de Theresa May habría acordado un pacto con el DUP de Irlanda del Norte que, según informó la BBC, incluiría 1.000 millones de libras esterlinas en fondos para Irlanda del Norte durante los próximos dos años.

En Italia, los candidatos del centro derecha, incluyendo al ex-primer ministro Silvio Berlusconi y Matteo Salvini (líder de la extrema derecha de la Liga del Norte) han ganado las elecciones municipales en Verona y Génova (bastión tradicional de la  izquierda) y otras ciudades más pequeñas. Los primeros datos parecen apuntar a un revés para el Partido Demócrata, con la coalición de Berlusconi obteniendo alrededor del 30% en todo el país según las encuestas y empatado con el PD, aunque no hay todavía indicaciones que Berlusconi y Salvini estuvieran dispuestos a formar una coalición a nivel nacional.

El presidente de Brasil fue acusado de corrupción por el fiscal jefe. Los cargos altamente anticipados deben ser aprobados por dos tercios de la cámara de diputados de Brasil para proceder.

Mario Draghi en el foro del BCE en Sintra dijo que "a medida que la economía continúa recuperándose el mantenimiento de la política monetaria se convierte en acomodaticia  y el banco central podrá acompañar la recuperación mediante el ajuste de los parámetros de sus instrumentos de política, no para reforzar la política, sino para mantenerla en general inalterada". Draghi también agregó que "todos los signos ahora apuntan a un fortalecimiento y una ampliación de la recuperación  en la zona del euro "y que "las fuerzas deflacionarias han sido reemplazadas por las inflacionarias". El discurso parecía marcar una transición desde el período de "lo que sea necesario" hasta "se necesitará menos" y un potencial punto de inflexión en la dirección del lento viaje hacia políticas más restrictivas.

Sin embargo, después de que las rentabilidades en la zona euro tuvieran la mayor subida en muchos meses tras el discurso, el día siguiente pareció ser un día de control de daños en el BCE. El vicepresidente del BCE, Víctor Constancio, dijo a CNBC que el estímulo está plenamente justificado, posteriormente apareció una noticia en Bloomberg diciendo que el mercado "juzgó mal" el discurso de Draghi y que pretendía mostrar un tono más equilibrado y por último un artículo de Reuters también citó "fuentes" del BCE diciendo que Draghi tenía la intención de señalar tolerancia a un período de inflación suave en lugar de un inminente endurecimiento de la  política monetaria. 

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dijo en Sintra que "una cierta eliminación del estímulo monetario es probable que sea necesario si las tendencias que enfrentan al comité continúan disminuyendo y la decisión de política en consecuencia se vuelve más convencional ", apuntándose a la tendencia de unas políticas monetarias menos expansivas si la economía sigue su curso.

 Macro

El FMI rebajó las previsiones de crecimiento económico de EE. UU., dos décimas para 2017, hasta 2,1%, y cuatro décimas para 2018, también hasta 2,1%, debido a la incertidumbre política abierta por Donald Trump, especialmente en materia de consolidación fiscal, inversión en infraestructura (el gobierno de Trump no ha dado detalles sobre su financiación), renegociación de los acuerdos comerciales e inmigración (la aprobación parcial por parte del Tribunal Supremo a su veto migratorio genera dudas sobre la política de contrataciones de grandes empresas). No obstante, el FMI sugiere que la Fed siga subiendo los de tipos de interés, dada la estabilidad de la inflación y el mercado laboral en pleno empleo.

Se publicó la última revisión del PIB estadounidense del primer trimestre, que aumentó un 1,4%, por encima de la segunda estimación del 1,2%, y el doble de la estimación inicial de 0,7%. También fue superior a la estimación del consenso de 1,2%, principalmente como resultado de un incremento en el consumo personal que en términos anualizados aumentó el 1,1%. También se revisaron al alza las exportaciones, que fueron parcialmente compensadas por una revisión a la baja de la inversión empresarial.

El deflactor del PCE (personal consumption expenditure, por sus siglas en inglés), que es la evolución de precios de los principales productos de consumo según su peso natural dentro del PIB, creció a su ritmo más lento desde noviembre de 2016, situándose en el 1,4%.

Tras una notable caída en abril (-0,8% revisada a -0,9%), los pedidos preliminares de bienes duraderos de mayo en EE. UU. cayeron un 1,1% en mayo, la peor caída desde noviembre, debido principalmente a una caída del 3,4% en los pedidos de transporte. Excluyendo estos pedidos, las órdenes se recuperaron el mes pasado, pero sólo un 0,1%, por debajo de la estimación de consenso del 0,5%. 

El gasto de los consumidores aumentó sólo el 0,1% en mayo, el dato más débil desde agosto de 2016, mientras los ingresos aumentaron ligeramente más de lo esperado (0,4% frente a 0,3%), incrementando la tasa de ahorro a su nivel más alto desde septiembre. A pesar de haber superado modestamente las expectativas, el sentimiento de los consumidores de la Universidad de Michigan cayó a 95,1, el dato más bajo desde noviembre de 2016, liderado por una caída de las expectativas.

Después de bajar en abril, los inventarios mayoristas rebotaron modestamente en mayo (0,3%). A pesar de esta subida, el PIB del segundo trimestre todavía se vería lastrado, ya que los inventarios mayoristas bajaron un 0,13% entre abril y mayo. Los inventarios minoristas subieron un 0,6%, el mayor avance desde enero.

El índice PMI (índice de gestores de compras) manufacturero oficial en China continúa apuntando a un crecimiento económico sólido, aunque los datos se deben tomar con algo de cautela, dado que el índice diverge de medidas más fiables que sugieren que el impulso ha disminuido. Tras mantenerse estable en mayo, el PMI manufacturero oficial subió de 51,2 a 51,7 este mes, cuando el consenso esperaba una disminución a 51,0. El desglose sugiere que el factor clave fue una mayor demanda externa aunque hay también indicios de una mejora de la demanda interna. El PMI no manufacturero subió de 54,5 a 54,9, apuntando a mejores condiciones tanto en construcción como en servicios.

En Japón, la inflación se mantenía en el 0,4%. Excluidos los alimentos frescos, subió de 0,3% a 0,4%, mientras excluyendo alimentos frescos y energía se mantuvo estable en el 0,0%. El repunte de la inflación subyacente se debió a una mayor inflación de la energía, que subió del 4,6% al 5,1%. La inflación de servicios se mantuvo muy baja en el 0,0%. La producción industrial cayó un 3,3% en mayo, reflejando un ajuste tras la importante subida del 4% en abril. El crecimiento del empleo fue del 1,2% interanual, con la fuerza laboral aumentando un 1,0%, lo que hizo que la tasa de desempleo subiera de 2,8% a 3,1%. Por último, las ventas minoristas cayeron un 1,6% en mayo, frente a la caída esperada por el consenso del -1.0% y tras la subida del 1,4% en abril. La caída en mayo sitúa las ventas por debajo de su promedio de tres meses, pero siguen siendo más fuertes de lo que han sido en los últimos 18 meses.

La caída de junio en la inflación en la zona euro del 1,4% al 1,3% reflejó principalmente los efectos de la energía y fue menor que la caída al 1,2% esperada por el consenso. La inflación subyacente subió de 0,9% a 1,1%.

El aumento del indicador de clima de negocios (IFO) en Alemania, de 114,6 a 115,1, batió el pronóstico de consenso de una pequeña caída a 114,4, y se encuentra en su nivel más alto desde que se inició la encuesta en 1991. El aumento de la tasa de inflación del 1,4% al 1,5%, superó el consenso de una caída al 1,3%, pero sigue aún lejos del máximo de febrero del 2,2%. La inflación de energía cayó del 2,0% al 0,0%, pero fue más que compensada por aumentos en la inflación de alimentos y servicios. La inflación subyacente aumentó del 1,1% en mayo al 1,5%.

Mercados

Los comentarios del presidente del BCE, Mario Draghi, lastraron las bolsas europeas, que cierran la semana con una caída del 2%. Las peor paradas fueron Alemania (-2,6%) y Francia (-2%). La bolsa de Frankfurt también se vio penalizada por el profit warning de Bayer (-3,8%) en dos de sus divisiones.

El S&P 500 también cierra la semana en negativo (-0,4%), penalizado por una nueva caída de los valores tecnológicos (el Nasdaq cae un 1,8%) no compensado por el positivo comportamiento de los bancos tras el resultado del stress test.

Las bolsas emergentes (MSCI Emerging Markets +0,23%) tuvieron un mejor comportamiento, apoyadas en la positiva evolución de las materias primas.

El tema principal durante la semana en el mercado de bonos ha sido la venta continuada de los bonos europeos tras los comentarios de Mario Draghi en Sintra: el Bund alemán (+8,3 pbs el miércoles y +19,7 ayer) alcanzó el nivel de 0,450%, el más alto desde el 21 de marzo; el OAT francés (+8,9 y +19,9) 0,803%, la rentabilidad más alta desde el 24 de mayo; los Gilts británicos (+9,5 y +21,9) a 1,250%, máximos desde el 16 de febrero, y los BTP italianos (+12,1, y +23,3) a 2,145%, la mayor rentabilidad desde el 8 de junio. Los bonos del Tesoro estadounidense también han sido arrastrados por los movimientos en el antiguo continente y han subido +12,4 pbs esta semana (+3,9 pbs ayer) hasta 2,267%, el nivel más alto desde el 23 de mayo. 

Divisas y materias primas

El euro y la libra esterlina, con subidas del 2% frente al dólar estadounidense, fueron los grandes protagonistas de la semana en el mercado de divisas, tras los comentarios de sus banqueros centrales que adelantan una posible retirada de estímulos monetarios.

El precio del crudo (West Texas +5,4%, Brent 4,6%) sube hoy por séptimo día consecutivo, después de que la producción de crudo en EE. UU. tuviera la mayor caída en un año.

El mineral de hierro recupera el tono, subiendo un 14,45% en la semana, y la sequía en Estados Unidos sigue apoyando las materias primas agrícolas. El oro, a pesar del comportamiento negativo de los activos de riesgo, baja un 1,1% en la semana.       

¡Buen fin de semana!           

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política