16 de Junio 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

La Fed subió los tipos de interés 25 pbs., hasta 1,0/1,25%, como estaba previsto. La valoración de la economía doméstica norteamericana sigue siendo positiva, en línea con el anterior comunicado: la economía sigue avanzando a un ritmo moderado. Las previsiones de crecimiento se han revisado marginalmente al alza para 2017 (2,2% vs. 2,1%) y se han mantenido para 2018 (2,1%) y 2019 (1,9%), mientras que las previsiones de inflación se han revisado a la baja para 2017 (1,6% vs. 1,9%), pero se mantienen para 2018 (2,0%) y 2019 (2,0%). También ha mantenido sus previsiones de tipos: una subida adicional este año, hasta 1,25/1,50, y tres subidas también en 2018 y 2019, hasta 2,75/3,0%, Esto implica un ritmo de subidas más rápido de lo que descuenta el mercado (sólo una subida en 2018 y una en 2019).

Lo más importante, no obstante, fue el anuncio de los detalles del plan para normalizar su balance: comenzará este año –se podría anunciar en septiembre para comenzar a fin de año– y la Fed dejará de reinvertir los vencimientos de los bonos comprados bajos los antiguos programas de adquisición de activos de forma gradual, lo que debería limitar su posible impacto al alza sobre los tipos a largo plazo. El Comité no ha fijado un objetivo explícito para el tamaño de su balance; considera que deberá reducirse hasta un nivel apreciablemente menor al actual (4,5 Bn US$), pero mayor que el tamaño previo a la crisis financiera (1 Bn US$ antes de la crisis de 2008 y 2009).  

El Banco de Inglaterra en su reunión de política monetaria también sorprendía con un tono más restrictivo de lo esperado. Sus miembros votaron a favor de mantener la actual política monetaria por un ajustado 5 a 3.

Por su parte, el Banco de Japón mantuvo su política monetaria sin cambios, y se aferra a la promesa de mantener la rentabilidad del bono a 10 años en torno a cero. El objetivo de ¥80trn. en compras de activos también se mantuvo. El BoJ utilizó igualmente su declaración para reiterar que la economía japonesa ha estado aproximándose hacia una expansión moderada.

La política monetaria ha sido la protagonista en Estados Unidos, Inglaterra y Japón, mientras que en Europa la actualidad se ha centrado en las elecciones en Francia e Italia, y la negociación de Grecia acerca de su rescate

En Francia, Emmanuel Macron obtuvo el 32% de los votos en la primera vuelta de las legislativas, superior al 30% que preveían las encuestas. Su victoria sólo fue empañada por la alta abstención, superior al 50%. Le siguieron, con un 22%, la derecha republicana; con un 14%, la extrema derecha del Frente Nacional; con el 12% la extrema izquierda de France Insoumise, y con el 10%, los socialistas. La segunda vuelta se celebra este domingo, 18 de junio, y es muy probable que Macron acabe logrando la mayoría absoluta en la Asamblea, lo que supondría respaldo suficiente para implementar sus reformas. 

También tuvimos elecciones locales en Italia el pasado fin de semana, que supusieron un revés para el Movimiento Cinco Estrellas, que no pudo acceder a la segunda ronda en ninguna de las principales ciudades donde se celebraron. Sin embargo, el diferente sistema de comicios locales no debe llevar a conclusiones sobre el resultado de unas posibles generales.

Grecia habría llegado a un acuerdo con sus acreedores sobre las próximas etapas del rescate tras la reunión de ministros de Finanzas el pasado jueves en Luxemburgo. Un comunicado del Eurogrupo después de la cita señalaba que el acuerdo "abre el camino para la conclusión con éxito de la segunda revisión del programa ECM" y que se espera que se apruebe un desembolso de 8.500 millones de euros, lo que ayudaría a eliminar las preocupaciones en torno al pago de la deuda griega el próximo mes de julio.

Macro

La inflación estadounidense bajó un 0,1% en mayo, situándose en el 1,9% interanual frente al 2,2% anterior. La inflación subyacente caía a un mínimo de dos años y quedaba en el 1,7% interanual a pesar de subir un 0,1% en mayo.  También el dato de ventas al por menor bajó un 0,3% mensual en mayo, el mayor descenso desde enero de 2016.

Después de un notable repunte en abril, la producción manufacturera de Estados Unidos bajó un 0,4% en mayo (la mayor caída desde febrero de 2015), frente a las expectativas de un aumento del 0,1%. La producción industrial también decepcionó al mantenerse sin cambios frente al aumento del 0,2% esperado, el dato más débil desde enero.

En China la inversión en activos fijos creció un 8,6% interanual, ligeramente por debajo del 8,9% de abril. Las ventas al por menor y la producción industrial subieron al mismo ritmo que en abril, un 10,7% y un 6,5% respectivamente.

El aumento del 0,5% de la producción industrial en la zona euro en abril fue en línea con lo esperado y el descenso del 0,1% en marzo fue revisada a un aumento del 0,2%. Las caídas en Francia, España e Italia fueron compensadas por aumentos del 1,0% en Alemania y del 7,7% en Irlanda.

La caída en junio del índice de confianza de los inversores institucionales alemanes ZEW, de 20,6 a 18,6, fue más flojo de lo esperado por el consenson de un aumento hasta el 21,5. El índice se sitúa por debajo de su media a largo plazo y parece coherente con un crecimiento del PIB en torno al ritmo del primer trimestre del 1,7%. Para la zona euro, el índice alcanza su nivel más alto desde agosto de 2015, reflejando mejoras en Francia e Italia, quizás po la disminución del riesgo político. 

Los precios al consumidor en el Reino Unido en el mes de mayo superaron las expectativas, al crecer a un máximo de cuatro años hasta el 2,9% frente al 2,7% esperado, mientras la tasa de desempleo se mantenía en el 4,6%. Por último, las ventas minoristas subieron un 2,3% en abril y superaron la previsión de los economistas de un aumento del 1%, después de una fuerte caída (-1,4%) en marzo, que cerraba el trimestre más débil desde 2010.

Mercados

Las bolsas europeas han cerrado la semana a la baja (Euro Stoxx 50 -1,47%), castigadas por los sectores de materias primas, minoristas, tecnología y bancos. El Ibex 35 (-2,3%) fue el índice con peor comportamiento. Atenas (+2,8%), ante el posible acuerdo entre Grecia y sus acreedores, y Suiza (+1,1%) escapaban de los números rojos.

La bolsa estadounidense cierra una semana de volatilidad, especialmente ligada al sector tecnológico, apenas sin cambios, aunque habiendo marcado máximos históricos. El Nikkkei pierde un 0,33% semanal y los mercados emergentes, un -1,43%, entre los que destaca el descenso de la bolsa rusa (-3%) debido a la caída del crudo.   

En los mercados de renta fija, cabe destacar el movimiento de los bonos del Tesoro estadounidense, que, a pesar del mensaje de la Reserva Federal, cerraba la semana en niveles de 2,16%, rentabilidades no vistas desde las elecciones del pasado mes de noviembre.   

En Europa las rentabilidades aumentaron durante la semana, menos en la periferia, donde vimos mejoras en Grecia, Italia y Portugal.    

De nuevo los bonos high yield se veían afectados por el sector de energía, arrastrado a la baja por la caída del petróleo. 

Divisas y materias primas

La reunión de la Reserva Federal fortaleció el dólar estadounidense frente al resto de monedas, aunque los movimientos fueron limitados. 

Si bien el crudo acaparó los titulares –de nuevo a la baja por la publicación de unos inventarios estadounidenses de gasolina superiores a lo esperado–, el resto de materias primas cierran la semana también a la baja, con la excepción del trigo (+3%), que se sigue beneficiando de unas condiciones climáticas favorables en Estados Unidos.   

¡Buen fin de semana!

 

Foto: Andorra Turisme

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Buenos Días