9 de Junio 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

Theresa May gana las elecciones generales en el Reino Unido, pero pierde la mayoría absoluta. Habiéndose asignado 649 de los 650 escaños del Parlamento, los Conservadores logran 318 escaños (-12), los Laboristas 261 (+31), Nacionalistas Escoceses 35 (-21) y los Liberales 12 (+4). Los conservadores podrían formar un gobierno con el apoyo de los partidos unionistas de Irlanda del Norte. Tampoco se descartan unas nuevas elecciones. Estos resultados obligarán a Theresa May a pactar y formar un gobierno de coalición, y por tanto, dificultarán a la primera ministra gobernar en solitario y tendrá más dificultades para negociar la salida de Reino Unido de la UE.

El testimonio del ex director del FBI James Comey en el Senado se saldó con ambas partes intercambiando golpes y acusándose mutuamente de mentir. Comey trató de dar base a un caso de posible obstrucción a la Justicia, pero el mercado mantuvo la tesis de que no hay suficiente base legal para un posible impeachment. 

El BCE se mostró más confiado sobre el crecimiento pero menos optimista respecto a la inflación. Reconoce que los riesgos sobre el crecimiento están ahora equilibrados y elimina la referencia a que los tipos pueden estar en niveles más bajos ya que considera que no existen riesgos de deflación. Mario Draghi volvió a dejar la puerta abierta a aumentar el QE si las perspectivas macroeconómicas se deterioran y en la conferencia de prensa comentó que todavía puede recortar los tipos de interés, que no se ha discutido el proceso de normalización y que el “BCE estará en el mercado durante mucho tiempo”. El crecimiento esperado del PIB 2017-2019 aumenta en casi 2 décimas, mientras se revisa la inflación a la baja en torno a 2 décimas para el mismo período de tiempo, alejándose el objetivo de alcanzar el 2,0% en 2019.  

En Italia, legisladores del partido gobernante declararon que el impulso para reformar la ley electoral del país estaba "muerto", reduciendo la probabilidad de unas elecciones este otoño.  

Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto han roto relaciones diplomáticas con Qatar y han suspendido los viajes aéreos y marítimos al estado del Golfo. Según Bloomberg, la medida está relacionada con el apoyo de Qatar a la actividad de terrorismo respaldada por Irán en la región. 

No acabaron aquí las tensiones geopolíticas en Oriente Próximo, tras culpar Irán de un ataque terrorista en Teherán a Arabia Saudita, prometiendo vengarse, mientras el gobierno de los EAU advirtió de un posible embargo económico a Qatar. La calificación crediticia de Qatar también fue rebajada un escalón por S&P hasta AA- y puesta en Credit Watch negativo. Aunque estas tensiones no están teniendo impacto en los mercados, sin duda no deben perderse de vista. 

Macro

El Banco Mundial espera que la economía mundial crezca un 2,7% en 2017 impulsada por una recuperación en Estados Unidos, Europa y las economías desarrolladas, seguido por un 2,9% en 2018. Estas previsiones no sufren cambios respecto a las publicadas en enero. 

El ISM (confianza empresarial) no manufacturero estadounidense se publicó en 56,9 en mayo, 6 décimas por debajo del dato de abril y también por debajo de lo esperado por el consenso (57,1). El mismo dato publicado por Markit, también fue revisado en otras seis décimas hasta 53,6. 

Tras cuatro meses consecutivos de mejoras, los pedidos de fábrica disminuyeron un 0,2% en abril, mientras los pedidos de bienes duraderos caían un 0,5%, el peor dato desde febrero de 2016. El dato de pedidos de fábrica sin embargo se ve compensado por  las notables revisiones al alza de marzo (de +0,2% a +1,0%).            

Los precios al consumidor en China subieron un 1,5% el mes pasado, frente al 1,2% de abril, en línea con las expectativas de consenso. La inflación subió debido a una bajada inferior a la esperada de los precios de los alimentos. Sin embargo, la disminución de la inflación no alimentaria y de los precios de producción apuntan a un alivio de las presiones de precios. 

En contraste con la decepcionante lectura del dato del sector manufacturero la pasada semana, el índice de confianza empresarial Caixin del sector servicios en China se incrementó 1,3 puntos hasta 52,8 en mayo, el nivel más alto desde enero. 

Gracias a un aumento del 13% en las importaciones de crudo (mientras las refinerías se preparan para la temporada de mantenimiento), el superávit comercial de China alcanzó su mayor nivel desde enero (aunque cae un -4% interanual). Tanto las importaciones (+14,8%) como las exportaciones (+8,7%) superaron las expectativas dejando un superávit comercial de 40.810 millones de dólares.

El aumento en las reservas de divisas de China sugiere que el Banco Popular (PBOC) fue comprador neto por primera vez en más de un año el mes pasado. Esto refleja una disminución de las salidas de capital, lo que ha permitido al PBOC reducir su apoyo al renminbi. El valor de las reservas de divisas de China ascendió a 3,054 billones de dólares en mayo (3,046 billones esperados), un alza de 24.000 millones de dólares con respecto al mes anterior y la primera vez, desde mediados de 2014, que las reservas han aumentado durante cuatro meses consecutivos. 

En Japón, el dato final del PIB del primer trimestre reveló que el crecimiento en el trimestre fue menor a la primera estimación en +0,3% vs. +0,5%. La inversión aumentó un 0,6% frente al 0,2% publicado inicialmente, sin embargo, el consumo privado se revisó de +0,4% a +0,3%. Pero la principal razón por la que el crecimiento fue menor de lo que inicialmente se estimó fue que la acumulación de inventarios se convirtió en un freno importante. 

Las ventas al por menor en la eurozona subieron un 0,1% en abril, ligeramente por debajo del dato de consenso (0,2%), mientras el aumento de marzo fue revisado desde 0,3% hasta 0,2%. En abril, la tasa de crecimiento interanual se mantuvo sin cambios en el 2,5%.

Mercados

El mercado de acciones de China (+2,6%), apoyado en una mejora de los datos económicos publicados, cierra la semana con fuertes alzas. El índice MSCI mundial pierde un 0,6% en la semana, mientras el MSCI de mercados emergentes sube un 0,4%, aunque éste con comportamientos dispares pues Asia sube un 0,94%, Europa del Este cae un 0,9% y Latinoamérica cierra la semana prácticamente sin cambios.     

Entre los grandes mercados, el S&P 500 apenas registra cambios, el Nikkei pierde un 0,81%, el Euro Stoxx 50 un 0,32% y el índice Suizo, arrastrado a la baja por Roche (-6,3%) cae un 2,4%. 

A pesar de la subida de hoy (+0,75%) tras el resultado electoral en Gran Bretaña, el FTSE pierde un 0,50% en la semana. Mejor evolución han tenido mercados periféricos como Italia (+0,9%) o España (+0,5%), gracias al mensaje más cauto del BCE.

En los mercados de renta fija, también los bonos periféricos tenían un positivo comportamiento, gracias a ese mensaje del BCE que podría retrasar el anuncio de una reducción del QE hasta octubre o incluso diciembre, al igual que los bonos alemanes que veían bajar su rentabilidad. 

Los bonos high yield, lastrados por la caída del precio del crudo, eran los que peor se comportaban en la semana, junto a un bono estadounidense a 10 años que perdía un 0,6% cerrando en 2,22% tras tocar el nivel de 2,14%, mínimos desde noviembre.  

Por último, destacar que el índice de volatilidad estadounidense (VIX) alcanza hoy mínimos históricos en 9,50.  

Divisas y materias primas

Las divisas europeas perdían terreno contra el dólar estadounidense durante la semana, destacando la libra esterlina (-1,2%) tras el resultado electoral. El euro también cedía terreno (-0,9%),  tras la revisión a la baja de las previsiones de inflación por parte del BCE.  Destacar la fuerte subida del peso mejicano (+2,6%), tras un dato de inflación publicado que apunta a que el Banco de México subirá los tipos en le reunión del 22 de junio. También el dólar australiano (+1,06%) se benefició de las mejores noticias económicas en China. 

La caída del mineral de hierro (-5,9%), que pierde cerca de un 37% desde máximos y un 16% en lo que va de año, empieza a no ser noticia. 

De nuevo vimos una fuerte caída del crudo (West Texas -3,8% y Brent -3,7%) tras conocerse el dato de inventarios de crudo en Estados Unidos, que se incrementaron en 3,3 millones de barriles, el mayor incremento desde mediados de marzo.

El oro (0,99%), al igual que el resto de metales preciosos, caía en la semana, mientras el cobre se desmarcaba de la evolución del resto de metales y subía más de un 2%.  Las materias primas agrícolas siguen al alza, gracia a unas condiciones más secas en los Estados Unidos que limitarán las próximas cosechas.  

¡Buen fin de semana!           

 

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política