5 de Mayo 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

Estados Unidos

La Reserva Federal decidió mantener los tipos de interés en una horquilla de entre el 0,75% y el 1%. Su valoración de la economía doméstica sigue siendo positiva: los fundamentales que sustentan el consumo permanecen sólidos, por lo que se considera que la ralentización de la actividad económica en el primer trimestre es transitoria. El PIB podría crecer por encima del 3% anualizado en el segundo trimestre del año y la inflación se sitúa en torno al objetivo del 2% a largo plazo. En las próximas reuniones la Fed podría ir concretando la fecha y la forma en que dejará de reinvertir los vencimientos de los bonos comprados bajos los antiguos programas de adquisición de activos. Lo más probable es que esto no se produzca hasta fin de año y que sea un proceso gradual, limitando su posible impacto al alza sobre los tipos a largo plazo.

Para determinar el momento y la magnitud de futuros ajustes en los tipos de interés se valorarán las condiciones económicas actuales y previstas en relación a los objetivos de máximo empleo e inflación. Esta valoración incluirá un rango amplio de información, junto con medidas de las condiciones del mercado laboral, indicadores de inflación y expectativas de inflación y el contexto internacional y financiero. El mercado descontaba sólo con un 5% de probabilidades que la autoridad monetaria acometiese una nueva subida de los tipos de interés en esta reunión. En cambio, sí se espera como resultado más probable para la reunión de los próximos días 13 y 14 de junio que la Fed lleve los tipos de referencia por encima del 1%. Las probabilidades, según Bloomberg, de una subida de tipos en junio son actualmente del 90% frente al 67% previo a la reunión.

Horas después de la reunión de la Fed, se conocía que el Congreso había aprobado finalmente un proyecto de ley de gasto de 1,17 trillones de dólares por una mayoría de 309 a 118 votos, acercándose un paso más para evitar un cierre del gobierno este sábado. El acuerdo pasará ahora al Senado.

Puerto Rico se declaraba el miércoles oficialmente en quiebra, en lo que parece será la mayor reestructuración de deuda presentada por un gobierno local o estado en EE.UU. Según Bloomberg, el monto total de la deuda es de alrededor de 74.000 millones de dólares.

 Europa

En Francia, el miércoles se celebraba un duro debate televisivo de 90 minutos entre los dos candidatos a la presidencia. Una encuesta realizada posteriormente por Elabe a 1.314 personas daba por ganador a Emmanuel Macron (63%) frente a Marine Le Pen (34%). Tres sondeos previos al debate daban por vencedor a Macron en la segunda vuelta del próximo 7 de mayo, con un 60% de los votos, similar a las encuestas de días previos.

Grecia llegó a un acuerdo con sus acreedores sobre las reformas necesarias para desbloquear el siguiente tramo de  préstamos de emergencia. El acuerdo surgió el martes tras una larga noche de conversaciones donde el país heleno retrocedía en los recortes agresivos de pensiones, disminuía el umbral del impuesto sobre la renta y liberalizaba el comercio dominical entre otras cosas. El primer ministro, Alexis Tsipras, ahora necesitará pasar el acuerdo por el parlamento, mientras que el FMI y la eurozona tendrán ahora que llegar a un acuerdo sobre las medidas de  alivio de la deuda.

En Italia,  el ex primer ministro Matteo Renzi fue reelegido como líder del Partido Democrático en el gobierno, después de conseguir más del 70% de los votos en las primarias. Su reelección era en gran medida esperada; sin embargo el margen de victoria se verá probablemente como un espaldarazo importante de cara a las elecciones a principios del próximo año.

Macro

La semana en términos macro estuvo marcada por la publicación del dato de empleo en los Estados Unidos, pero tuvimos también, entre otras publicaciones, las encuestas de confianza empresarial, que mostraron cierta ralentización en algunas geografías.     

Después de crear 79.000 puestos de trabajo en marzo, las nóminas no agrícolas se recuperaron en abril y aumentaron en 211.000, más de los 190.000 esperados. El dato de empleo en febrero se revisó de 219.000 a 232.000 y el de marzo de 98.000 a 79.000. La tasa de desempleo disminuyó de 4,5% a 4,4%, por debajo del 4,6% esperado y al nivel más bajo desde mayo de 2007, debido a que se redujo la tasa de participación (en abril el número de estadounidenses fuera de la fuerza laboral aumentó en 162.000 a 94,375 millones, el nivel más alto de 2017).

La caída en el índice manufacturero estadounidense ISM  al 54,8 en abril desde el 57,2 anterior, fue superior al pronóstico de consenso (56,5) y motivada por la disminución en los índices de pedidos y empleo. Sin embargo, el dato sigue siendo muy superior a su promedio en los dos últimos años y a un nivel consistente históricamente con un crecimiento del 3% del PIB.

El índice ISM del sector servicios, por el contrario, subió 2,3 puntos, a 57,5, ligeramente inferior a los máximos alcanzados en febrero. El índice PMI del sector también fue revisado 0,6 puntos al alza, hasta 53,1.   

Aunque los pedidos de fábrica aumentaban un 0,2% en marzo (la mitad del 0,4% esperado por el consenso), la caída en los pedidos ex-transporte del 0,3% es la mayor bajada mensual desde febrero de 2016, y la productividad ha disminuido en cuatro de los últimos seis meses, por lo que ha cerrado el primer trimestre con un retroceso del 0,6%.

En China, las últimas lecturas del índice PMI apoyarían la opinión de que el crecimiento parece estar desacelerándose. El PMI manufacturero de Caixin disminuyó de 51,2 en marzo a un mínimo de siete meses en 50,3, por debajo de las previsiones de los economistas encuestados por Bloomberg (51,3), y el índice  no manufacturero disminuyó 1,1 puntos, a 54,0, el más bajo desde octubre del año pasado. El PMI manufacturero oficial, en 51,2 frente al 51,8 del mes anterior, también fue inferior a las expectativas (51,7) y el PMI no manufacturero oficial cayó de 55,1 a un mínimo de seis meses en 54,0. El índice Caixin de actividad en el sector servicios cayó por cuarto mes consecutivo en abril a 51,5, marcando el dato más débil desde mayo del año pasado y bajando 0,7 puntos desde marzo.

La estimación preliminar del PIB de la zona euro respaldó el mensaje de los datos nacionales publicados de que la recuperación mantuvo un ritmo decente en el primer trimestre. El crecimiento económico trimestral fue del 0,5%, el mismo que en el cuarto trimestre, y muy cerca de un promedio ponderado de los datos nacionales previamente publicados, que mostraron un crecimiento sólido en España, Austria y Bélgica, mientras que el crecimiento en Francia se desaceleró ligeramente por factores coyunturales. Alemania no publicará los datos del primer trimestre hasta el 12 de mayo.

El aumento del 0,3% en las ventas al por menor en marzo fue ligeramente más fuerte que la estimación de consenso de una ganancia del 0,1%. La subida mensual disparó la tasa de crecimiento interanual a un máximo de cinco meses del  2,3%. El crecimiento se debió principalmente a ganancias mensuales del 0,6% en Francia y España, mientras que las ventas al por menor alemanas subieron un 0,1%.

En la zona euro también vimos las revisiones finales del PMI manufacturero, una décima a la baja hasta 56,7, que deja el dato 0,5 puntos por encima del dato de marzo y que es el más alto en seis años. En el sector servicios la actividad se aceleró en el inicio del segundo trimestre al ritmo  más  rápido  en  seis  años, según el índice PMI que, en 56,4 en abril, registró su nivel más alto desde abril de 2011.

También se publicó el dato de desempleo en la eurozona, con una pequeña caída (5.000 desempleados menos) que sugiere que, a pesar de la fortaleza de la economía, el aumento de los salarios seguirá siendo moderado y mantendrá la inflación bajo control.

En 55,8 en abril, el índice PMI de actividad en el sector servicios del Reino Unido se mantiene en territorio de expansión por noveno mes consecutivo, siendo la última lectura el mayor repunte desde diciembre de 2016. Por su parte, el índice de actividad manufacturera alcanzó a un máximo de tres años en abril (57,3), desde los mínimos de cuatro meses de marzo (54,2).

En Japón, el crecimiento del sector de servicios se mantuvo durante el mes de abril, con actividad, nuevos negocios y empleo subiendo. Sin embargo, la tasa de expansión (52,2) fue más suave que la vista en marzo (52,9) según el índice Nikkei de actividad. La encuesta de abril (52,7 frente a 52,4 en marzo) en el sector manufacturero indicó también una mejora de la producción, los nuevos pedidos y el empleo. 

Mercados

Los mercados de renta variable europea continuaron al alza (Euro Stoxx 50 +2,6%, FTSE 100 +1%), destacando las bolsas periféricas. La bolsa estadounidense apenas sufre cambios (S&P 500 +0,3%). En los mercados emergentesm comportamientos dispares, entre los que destacan China (-1,66%) y los de mayor exposición a materias primas como Rusia (-1,1%).    

El movimiento más notable en renta fija se produjo en los bonos del Tesoro después de la reunión de la Reserva Federal. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense subieron 8 puntos básicos en la semana hasta 2,36%, el nivel más alto desde el 10 de abril. La caída del crudo pesó en los bonos high yield estadounidenses.

En los mercados de renta fija europeos, los bonos de países periféricos junto a los de high yield fueron los de mejor comportamiento, continuando el movimiento de menor aversión al riesgo. El Bund alemán a 10 años subió 10 puntos básicos y alcanzó el rendimiento más alto en cinco semanas (0,413%), al parecer por las palabras del economista jefe del BCE, Peter Praet, que dejó entrever que junio es la reunión donde el BCE podría cambiar su evaluación del riesgo y sus guías: “Mirando a nuestra próxima reunión en junio, tendremos una información más amplia  que la disponible hoy en día, nuevas proyecciones e incluyendo una evaluación de la distribución de los riesgos en torno a las perspectivas económicas".

Divisas y materias primas

El euro continuó fortaleciéndose frente al dólar estadounidense (+0,9%) hasta situarse en 1,0988, mientras las divisas más expuestas a las materias primas corregían; destacaba el rublo, que perdía un 2,2% en la semana. El yen, que había servido de refugio frente a potenciales riesgos políticos, cedía terreno y perdía un 1% frente al billete verde.   

Fuerte caída del crudo en la semana (WTI -6,8%, Brent -5,5%), llegando el West Texas a caer temporalmente por debajo de 44 $/barril por primera vez desde noviembre del año pasado y perdiendo las ganancias posteriores al acuerdo de reducción de oferta de la OPEP (actualmente se encuentra en el nivel más bajo desde noviembre, a 46 $/barril). Factores que parecen estar contribuyendo: los datos semanales de la EIA (inventarios en EE. UU.), el aumento de la producción de Libia también y el incremento de la producción de shale gas en EE. UU. También parece que la pérdida de niveles técnicos importantes añadía más leña al fuego.

No sólo el petróleo ha tenido una semana complicada. El mineral de hierro cayó un 10%, el níquel un 4,6% y el cobre el 3,6%, tras encuestas empresariales débiles en China y el dato de PIB del primer trimestre publicado en EE. UU. Condiciones más estrictas de liquidez en China también están contribuyendo pues los tipos del mercado monetario están en máximos de dos años. El oro (-3,2%) y la plata (-5,6%) también cayeron.

¡Buen fin de semana!

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política