21 de Abril 2017
¡Por fin es viernes!

Política y bancos centrales

Tras las vacaciones de Semana Santa, la atención se ha centrado en el ámbito político, con la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, el domingo, y el anuncio de elecciones anticipadas en el Reino Unido, para el 8 de junio.

Las encuestas en Francia se encuentran muy apretadas, con los cuatro principales candidatos separados por pocos puntos porcentuales. Las estimaciones de voto están muy ajustadas (Macron 24%, Le Pen 23%, Fillon 19% y Mélenchon 19%) y un tercio de los electores están indecisos, por lo que no se puede descartar ningún resultado.

Emmanuel Macron y Marine Le Pen pasarían a la segunda vuelta (7 de mayo), en la que las encuestas anticipan una victoria de Macron, con un 63% frente al 37% de Le Pen. En el hipotético caso de que se enfrentasen François Fillon y Marine Le Pen, las encuestas también apuntan a una victoria de Fillon, pero mucho más ajustada (57%-43%). El reciente aumento de la estimación de voto del euro-escéptico de extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon (contrario a las medidas de austeridad y partidario de un impago de la deuda) hasta el 19% (respecto al 10% a comienzos de marzo) implica–aunque no es lo más probable– que existe riesgo de que puedan pasar a la segunda vuelta los dos candidatos euro-escépticos (Le Pen y Mélenchon). En ese caso, los mercados tendrían que hacer frente a un mandato de cinco años de inestabilidad en la eurozona. En el caso de que el conservador de centro-derecha Fillon pasara a la segunda vuelta junto con Le Pen, la tensión del mercado posiblemente continuaría elevada, dado que, aunque sea un candidato convencional, Fillon está implicado en casos de corrupción y lo tendría más difícil que Macron.

Si se cumplen los resultados anticipados por las encuestas debería disminuir el riesgo de euroescepticismo, lo que debería ayudar a rebajar las primas de riesgo país, que en el caso de Francia ha repuntado 50 pb desde octubre, hasta máximos de 78 pb a finales de febrero. Desde marzo se ha relajado algo, hasta el entorno de 73 pb, pero sigue en niveles históricamente elevados, por lo que tendría margen de caída (el promedio de 2015 y 2016 es de 32 pb).

Theresa May anunció el martes la convocatoria de elecciones anticipadas en el Reino Unido el 8 de junio, tres años antes de que concluya la actual legislatura (2020). El objetivo es reforzar la mayoría parlamentaria de su partido (el conservador) para negociar con más apoyo la salida de la Unión Europea. Según las encuestas, los conservadores ganarían con holgura las elecciones anticipadas, con un 44% de los votos ante el 23% de los laboristas, lo que permitiría a May ampliar su mayoría parlamentaria. Esto también facilitaría la aprobación en el Parlamento británico del acuerdo de salida de la UE.

El secretario del Tesoro norteamericano, Steve Mnuchin, avanzó que "estamos muy cerca de poder presentar lo que será una reforma tributaria importante sin importar si la reforma de la sanidad se hace o no". Donald Trump dijo por separado en una conferencia de prensa que espera que la cámara vote sobre la reforma sanitaria  de nuevo la próxima semana.

En Turquía, el presidente Tayyip Erdogan obtuvo una victoria en el referéndum celebrado el domingo pasado que le otorga plenos poderes, incluyendo políticas económicas y monetarias. A pesar de un posible recuento posterior, como exigieron los partidos de oposición, la mayor parte de las enmiendas, incluyendo un cambio formal a una presidencia ejecutiva, comenzarán tras las elecciones (parlamentarias y presidenciales), previstas para noviembre de 2019. Los cambios inmediatos posteriores al referéndum son: (i) eliminación de la actual prohibición constitucional de la asociación formal del presidente con un partido político; (ii) la reestructuración del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales, y (iii) la abolición de los tribunales militares. El parlamento tendrá ahora seis meses para realizar enmiendas en las leyes mencionadas, incluida la ley electoral y los estatutos parlamentarios.

Macro

El dato más destacado la pasada semana fue la publicación del IPC estadounidense, muy por debajo del mercado: -0,3% frente al 0,0% esperado. La inflación subyacente también fue inferior a lo esperado (-0,1% frente al +0,2%). El resultado es una caída en las tasas anuales; la inflación general se sitúa en el 2,4% frente al 2,7% anterior, y la subyacente en el 2,0% frente al 2,2% previo.

También se publicaron las cifras de ventas al por menor de marzo, que retrocedieron un -0,2% como se esperaba. Excluyendo autos y gasolina, el gasto fue del +0,1%. La producción industrial aumentó un 0,5% como se esperaba, a la vez que la utilización de la capacidad también subía, cuatro décimas, hasta 76,1%.

El Libro beige de la Fed, que servirá para preparar la próxima reunión de política monetaria (2 y 3 de mayo), puso de manifiesto que la actividad económica siguió creciendo a un ritmo moderado desde mediados de febrero hasta finales de marzo, lo que se ha reflejado en un crecimiento también moderado del mercado laboral, de los salarios y de los precios. Además, las empresas esperan que el alza de los precios continúe en los próximos meses.

Por último, el dato preliminar de confianza empresarial (PMI) de industria y servicios cayó por debajo de los niveles previos a las elecciones de noviembre. El sector servicios experimentó la expansión mensual más débil en siete meses, mientras que el manufacturero mostró signos de desaceleración desde los máximos de dos años observados a principios de año. El dato compuesto (52,7) es el más bajo desde septiembre de 2016 y sugiere que la economía estadounidense perdió impulso al comienzo del segundo trimestre, lo que apunta una tasa de crecimiento del PIB del 1,1% después del 1,7% en el primer trimestre.

En Europa tuvimos la confirmación de las cifras de inflación de marzo, con un crecimiento del 0,8% mensual y del 1,5% interanual, con la subyacente en el 0,7%, una disminución de dos décimas desde febrero.

El aumento de abril en el PMI compuesto (encuesta empresarial sectores servicio y manufacturero) en la zona euro evidencia que la economía está evolucionando bien, y apunta a un crecimiento del PIB de hasta el 0,7% en el  trimestre. El aumento en el índice de producción y servicios de los principales productores, de 56,4 a 56,7, fue más fuerte que el pronóstico de consenso de una caída a 56,3. El índice está en un máximo de seis años y parece coherente con un aumento trimestral del PIB cercano al 0,7%, aunque es aún pronto para sacar conclusiones firmes.

En el Reino Unido las ventas al por menor cayeron en marzo, lo que parece confirmar las dudas sobre la solidez del consumidor tras el Brexit del pasado verano. La caída del 1,8% es superior a las expectativas de una bajada del 0,2%. Aunque los datos mensuales pueden ser volátiles y el descenso de marzo sigue a un alza del 1,7% en febrero, durante los tres primeros meses del año vemos la primera disminución trimestral de volúmenes desde 2013.

La cifra de PIB de China para el primer cuatrimestre fue del 6,9%, una décima superior a las estimaciones del consenso y también mejor que el 6,8% y el 6,7% del cuarto y tercer trimestres de 2016. La producción industrial se situó en un 7,6% interanual (6,0% en febrero), las ventas minoristas se estabilizaron en el 10,9% interanual (frente al 9,7% esperado) y la inversión en activos fijos creció hasta el 9,2% interanual (frente al 8,8% esperado) desde el 8,9%. Es importante señalar que éste último dato se apoyó en el crecimiento de la inversión inmobiliaria frente a la inversión en infraestructuras.

En Japón, las exportaciones cayeron en marzo debido a las distorsiones relacionadas con el Año Nuevo Lunar. Las exportaciones aumentaron del +11,3% anual en febrero al +12,0% en marzo, la mayor subida desde enero de 2015. Sin embargo, la tasa de crecimiento interanual de las importaciones se aceleró mucho, del 1,2% al 15,8%, la mayor ganancia desde marzo de 2014.

El dato preliminar de confianza empresarial (PMI) manufacturera se mantuvo en un nivel alto en abril y sugiere que el sector tuvo un sólido comienzo de trimestre. El dato repuntó desde el 52,4 de febrero al 52,8 en marzo. El subíndice de producción suele ser una buena guía de la evolución de la producción industrial y, pasando de 53,0 a 53, indicaría un incremento de la producción industrial de alrededor del 2%.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, justificó mantener por algún tiempo los estímulos monetarios y que la entidad continuará con una política monetaria muy acomodaticia y con el ritmo actual de QE durante algún tiempo. Señaló que esto refleja una inflación benigna a pesar de una mejora de la economía.

El FMI actualizó sus previsiones económicas. Las previsiones de la eurozona las ha revisado una décima al alza para 2017 (hasta 1,7%) y las ha mantenido para 2018 en 1,6%. Asimismo, las previsiones de crecimiento global prácticamente las ha mantenido: una décima al alza para 2017, hasta 3,5%, y mantenimiento para 2018 en 3,6%.

Mercados

El movimiento de la libra pesó en las acciones del Reino Unido, con el FTSE 100 (-2,9% en la semana) sufriendo su mayor pérdida diaria desde el Brexit. La fortaleza del rand también pesaba en su índice bursátil (-2%). Las bolsas europeas cerraban también con ligeros descensos, a la espera del resultado de las elecciones francesas. 

El Nasdaq Composite (+1,9%) estadounidense marcaba nuevo máximo histórico, mientras la debilidad del yen empujaba al alza la bolsa nipona (1,6%). Los mercados emergentes continúan su buena marcha, si bien esta semana las bolsas asiáticas perdían terreno (-0,6%) lastradas por China.

A pesar del movimiento de risk-off del martes (reflejando las persistentes preocupaciones geopolíticas y las próximas elecciones presidenciales francesas este fin de semana), cuando la rentabilidad del bono a 10 años alemán bajó a 0,156% (el menor rendimiento de este año), la semana se cierra en el 0,229% (-0,6%). Los bonos del Tesoro estadounidense también caían 8,2 puntos básicos el martes a 2,169%, el cierre más bajo desde noviembre, pero se sitúan hoy en 2,236%. Los bonos de países emergentes y periféricos europeos son los de mejor comportamiento semanal, por lo que parece que el mercado no está en exceso preocupado por las elecciones francesas.  

Divisas y materias primas

La noticia de las elecciones impactó inicialmente a la libra, que cerró al alza un +2% frente al dólar ($1,28), el nivel más alto desde el 3 de octubre. Frente al euro sube un 1,3% (0,836).

La lira turca se apreció (1,85%) tras el referéndum y, junto con la libra y el rand sudafricano (+2,1%) lideraron las subidas en la semana. El yen se debilitó un 0,4% después de que el gobernador del Banco de Japón anunciara que continuarán con una política monetaria muy acomodaticia.

Fuerte recorte del crudo: Brent -5,2% y WTI -4,7% (-6% desde los máximos de la semana pasada), tras conocerse que la producción en USA marcó el nivel más alto desde agosto de 2015. Las divisas sensibles al crudo cayeron: corona noruega (-0,8%), dólar canadiense (-1,2%) y peso mexicano (-1,8%). Destacó también la caída del trigo (-5,5%) después de que el departamento de Agricultura de los Estados Unidos dijera que las fuertes lluvias en el sur y centro de EE. UU. habían incrementado el rendimiento de los cultivos. En el otro lado de la moneda el aluminio subía un 2%.

¡Buen fin de semana!

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política