3 de Marzo 2017
¡Por fin es viernes!

La semana se cierra con fuertes ascensos en los mercado bursátiles, mientras los mercados de bonos cambian el sesgo visto recientemente, con subidas de rentabilidad en los activos refugio y bajadas en los de mayor riesgo. 

Política y bancos centrales

El tan esperado discurso de Donald Trump ante el Congreso tenía un sabor familiar, a America First, y mucho eco de su discurso inaugural. Volvió de nuevo al tema de la reconstrucción de infraestructuras y destacó que pedirá al Congreso que apruebe 1 billón de dólares en gasto, financiado mediante capital público y privado. También confirmó que tiene la intención de derogar y reemplazar el sistema sanitario –conocido como Obamacare–, aumentar los gastos de defensa, hacer cumplir las leyes de inmigración y revisar los impuestos incluyendo recortes para la clase media. No hubo mención específica al conocido border tax o a la regulación bancaria.

El mercado en un principio pareció decepcionado por la falta de detalle, pero, una vez consultado con la almohada, pareció centrarse en “las enormes rebajas fiscales que se avecinan para las empresas, las cuales les permitirán competir y prosperar ante cualquiera”, lo que también impulsó a los mercados al alza.    

Aunque el discurso de Trump ante el Congreso era sin duda el evento principal de la semana, comentarios de miembros de la Reserva Federal fueron los que acapararon el protagonismo. El presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, apuntó que el entorno para realizar subidas de tipos es ahora "mucho más convincente" y que "los riesgos del escenario económico son ahora al alza".  Dudley también señaló que, tras las elecciones, no hay duda de que el sentimiento ha mejorado notablemente y que un crecimiento del PIB del 3% al 4% en el medio plazo es posible si se observa una mejora adicional en la productividad. El presidente de la Fed de San Francisco, John Williams, avanzó que se estaba considerando "seriamente" una subida de tipos en marzo dado que la Fed está "muy cerca" de lograr sus objetivos.

En Francia, el candidato independiente Emmanuel Macron vencería a la líder de la extrema derecha Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de mayo, según dos encuestas de opinión publicadas el domingo. El sondeo de Odoxa Dentsu apuntaba a una victoria de Le Pen en la primera vuelta de las presidenciales, con un 27% de los votos frente al 25% de Macron y al 19% de François Fillon. En una segunda ronda, Macron derrotaría a Le Pen, con un 61% de los votos por el 39% de la candidata del Frente Nacional. Por su parte, la encuesta de Kantar Sofres para Le Figaro mostraba una tendencia similar, con Marine Le Pen como ganadora de la primera vuelta con un 27% de los votos frente al 25% del independiente Macron y el 20% del republicano Fillon. En la segunda, en cambio, Emmanuel Macron se impondría con el 58% de los votos.

Los resultados, sin duda, variarán en los próximos días, tras conocerse el miércoles que François Fillon se ha negado a retirarse de la carrera electoral a pesar de que los jueces están preparando su acusación. Varios políticos del partido republicano le han abandonado por estos problemas judiciales. .

Los últimos sondeos de las elecciones holandesas del próximo 15 de marzo muestran la pérdida de impulso del Partido por la Libertad (PVV) del ultraderechista Geert Wilders. Según Peilingwijzer, los liberales obtendrían entre 23 y 27 escaños frente a los 22-26 del PVV. Es la primera vez desde noviembre que los liberales lideran las encuestas.

Por último, en el Reino Unido, la Cámara de los Lores tiró adelante (358 votos a favor y 256 en contra) una enmienda al proyecto de ley del Brexit, con el objetivo de proteger los derechos de los ciudadanos comunitarios que sigan viviendo en el Reino Unido cuando el país deje la Unión Europea. El texto debe ahora regresar a la Cámara de los Comunes.

Macro

El dato del PIB en Estados Unidos confirmó el crecimiento para el conjunto de 2016 del 1,9%, aunque el mercado esperaba ligeras revisiones hasta el 2,1%. La encuesta de confianza manufacturera ISM en febrero se situó en 57,7 puntos, el nivel más alto desde agosto de 2014, y confirmaba el ánimo positivo de los empresarios del sector. 

En la eurozona, la subida de la inflación en febrero al límite del 2% del BCE –máximo de cuatro años– reflejó efectos temporales de energía y alimentos. Con la inflación subyacente contenida en 0,9%, los planes de compra de activos de Mario Draghi parecen aún justificados. Una ligera bajada en el número de personas desempleadas dejó la tasa de paro de la eurozona sin cambios, en el 9,6%, mientras continúan las pocas señales de crecimiento de los salarios.

En China, el índice oficial de confianza empresarial manufacturera subía hasta 51,6 puntos, frente a los 51,2 esperados, mientras el del sector servicios se situaba en 54,2 y confirmaba la positiva evolución reciente de la economía.     

Por último, en Japón la inflación subyacente en enero repuntó un 0,1%. Se trata del primer incremento desde diciembre de 2015. La lectura se compara con un pronóstico promedio del mercado de inflación nula y se produce después del retroceso del 0,2 por ciento visto en diciembre. La producción industrial caía en enero por primera vez en seis meses (-0,8%) y sembraba algunas dudas sobre la sostenibilidad del crecimiento impulsado por las exportaciones en la segunda mitad de 2016.

Mercados

Positiva semana para los mercados de renta variable, especialmente los periféricos europeos, que cerraron la semana con importantes alzas. En cambio, los índices de mercados emergentes se veían lastrados por las expectativas de subidas de tipos de interés en Estados Unidos. El Dow Jones superó la barrera de los 21.000 puntos por primera vez en la historia. 

Entramos en la recta final de la temporada de resultados en EE. UU., pues ya han publicado 460 empresas del S&P 500, con un crecimiento de los beneficios del +5,5%.

En Europa, con el 75% de las compañías del Stoxx 600 publicando resultados, el crecimiento de beneficios es del 12,1% interanual en el cuarto trimestre de 2016, el más alto desde el último trimestre de 2013, apoyado en el sector industrial. Sin embargo, la semana pasada 15 de los 24 sectores del índice vieron rebajadas sus estimaciones de beneficios para 2017.

En un claro movimiento de incremento de riesgo, los activos refugio de renta fija caían (bono gubernamental alemán, bono del Tesoro norteamericano, etc.) mientras que los bonos periféricos europeos y los de high yield cerraban la semana al alza. Al igual que ocurría con las bolsas emergentes, sus bonos también se veían penalizados ante el incremento de probabilidades de una subida de tipos por parte de la Reserva Federal en su reunión de marzo.

Divisas y materias primas

El dólar estadounidense se apreciaba frente al resto de monedas, pues los inversores no descontaban una subida de tipos en marzo, esperando que ésta se produjera en las reuniones de mayo o junio.

Continuamos viendo fortaleza en los metales industriales, muy ligados a la buena evolución de la economía china. Los metales preciosos por su parte corregían las recientes subidas y reflejaban también ese movimiento hacia activos de riesgo. La fortaleza del dólar pesaba en el precio del petróleo, que caía cerca de un 2%.

Si la semana pasada apuntábamos ciertos síntomas de cautela por parte de los inversores, han desaparecido esta semana y la apuesta por los activos de riesgo vuelve a tomar fuerza.

¡Buen fin de semana!

      

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados