23 de Febrero 2017
¡Por fin es viernes!

Las actas de la última reunión de la Reserva de Federal  concentraron la atención de la semana, pues los inversores siguen buscando pistas que indiquen cuándo subirán los tipos de interés en los Estados Unidos.

Los conocidos como “minutos del FOMC” pusieron de manifiesto que muchos participantes en la reunión señalaron que sería apropiado aumentar los tipos de interés “bastante pronto” si los datos sobre el mercado de trabajo y la inflación estaban en línea con las estimaciones de la Fed o si los riesgos de superar los objetivos de empleo e  inflación se incrementaban. Además, se apuntó que la eliminación paulatina de la actual política monetaria, potencialmente en una próxima reunión, permitiría al Comité mayor flexibilidad para responder a los cambios posteriores en las condiciones económicas.

Cierta incertumbre continúa planeando acerca de las posibles decisiones económicas de Donald Trump, tambien en materia fiscal

Esto llevó a algunos agentes del mercado a apostar por un incremento de las posibilidades de una subida de tipos de interés en la reunión de marzo, aunque los inversores no parecían estar tan de acuerdo. De hecho, según Bloomberg, la probabilidad de una subida de la Fed en marzo se situaban, tras la publicación de las actas, en el 34% frente al 36% el día anterior, mientras las de una subida en la reunión de mayo pasaban del 59% al 62%. No parecen grandes movimientos.

En cuanto al recién estrenado mandato de Donald Trump, la mayoría de los participantes siguen viendo una elevada incertidumbre con respecto al tamaño, la composición y el calendario de los posibles cambios en política fiscal y otras posibles decisiones, así como sus efectos netos sobre la economía y la inflación en el medio plazo. También que probablemente se necesitaría algún tiempo para que el panorama fuera más claro. Si bien para la reunión de la Reserva Federal de marzo la administración Trump probablemente habrá presentado el presupuesto 2018, aún puede ser pronto para saber las propuestas son aprobadas en el Congreso.

A la vista de esto podemos concluir que la decisión no es ni mucho menos firme y que los datos económicos junto a las políticas del nuevo gobierno seguirán marcando el devenir de la política monetaria estadounidense.   

Las elecciones en Francia y Alemania, junto con la crisis politica en Italia marcan el pulso en la Unión Europea, que continúa sin haber cerrado el rescate de Grecia

A este lado del Atlántico, la política siguió dando titulares. En Francia, las posibles coaliciones entre candidatos fueron el tema de la semana. Supimos que el candidato socialista francés Benoît Hamon y el aspirante de la extrema izquierda Jean-Luc Melenchon habían hablado sobre una posible candidatura conjunta, y parecería que Hamon también estaba en conversaciones sobre la formación de una alianza con los Verdes. El jueves conocimos que el candidato centrista Francois Bayrou se unirá con el independiente Emmanuel Macron para formar una coalición en las presidenciales deabril y mayo.

Continuando en Francia, la encuesta de OpinionWay reveló que el apoyo a Marine Le Pen en la primera vuelta de las presidenciales subía ligeramente hasta el 27%, mientras que para Macron y Fillon se mantenía en el 20%. Más significativamente, la encuesta de la segunda vuelta reveló que Macron derrotaría a Le Pen con un 58% del voto frente al 42%, un margen más ajustado que el 65% - 35% de la misma encuesta en febrero. El sondeo también reveló que una segunda ronda entre Fillon y Le Pen vería al primero ganar con un 56% de los votos frente a un 44%, comparado con el 61% - 39% de comienzos de mes. En las casas de apuestas las probabilidades de victoria se sitúan en el 37,8% para Macron, 34,2% para Le Pen y 29,5% para Fillon. Las probabilidades de victoria de Marine Le Pen suben desde el 25,5% hace aproximadamente un mes, mientras que las probabilidades de Macron han disminuido desde un máximo de más del 50%.

La política alemana también proporcionó titulares. Una encuesta del Instituto Emnid y publicada en el periódico Bild apuntaba que el Partido Socialdemócrata de centro-izquierda había ampliado su ventaja sobre la CDU de Angela Merkel. El estudio señalaba que el apoyo del SPD aumentó hasta el 33%, mientras la CDU caía hasta el 32%. La encuesta también indicaba que el apoyo del SPD había aumentado un 12% en las últimas cuatro semanas. Esa es la tercera encuesta que aparece con este 1% de ventaja para el SPD. El viernes sin embargo, conocíamos que los conservadores democristianos de la canciller alemana Angela Merkel se habían colocado por delante del Partido Socialdemócrata, en un sondeo elaborado por Ipsos. Parece por tanto que serán unas ajustadas elecciones generales.

En Italia tuvimos la confirmación de que el ex primer ministro Matteo Renzi dimitía como líder del Partido Demócrata, lo que ha desencadenado un congreso para la elección del nuevo  líder del partido que tendrá lugar a finales de abril o en la primera quincena de mayo.

Para cerrar el capítulo político, al que mucho nos tememos seguiremos prestando atención los próximos meses, el Eurogrupo no alcanzó un acuerdo sobre las medidas que deberá llevar a cabo Grecia para que pueda recibir los siguientes tramos de ayuda financiera (deberá afrontar en julio un vencimiento de 7.000Mn€), algo que era previsible teniendo en cuenta que las negociaciones no están aún en una fase avanzada. Las conversaciones continuarán la próxima semana en Atenas, si bien lo más probable es que no se llegue al entendimiento, al menos, hasta la próxima reunión del Eurogrupo, el 20 de marzo, por lo que las negociaciones con el gobierno de Alexis Tsipras podrían avivar los populismos e interferir en las elecciones de Holanda (15 de marzo) y de Francia (abril y mayo), donde una parte relevante de los votantes son reacios a conceder ayudas a los países periféricos.

Los principales datos económicos

Sobre los datos económicos publicados durante la semana, no hubo gran cantidad de referencias y éstas estuvieron centradas en las encuestas de confianza empresarial.

Una de las razones por las que la volatilidad sigue siendo tan baja en los mercados a pesar del riesgo político es que los datos de crecimiento mundial siguen siendo sólidos. Las encuestas de confianza empresarial PMI mantuvieron este tono positivo, especialmente en Europa, que se situaba en los niveles más elevados desde abril de 2011, apoyada en datos muy positivos en Alemania y, sorprendentemente, en Francia.

En Estados Unidos, estas encuestas decepcionaron ligeramente lo esperado por el mercado, aunque se situaron en niveles superiores a los publicados en diez de los últimos doce meses.     

En Japón, el sentimiento empresarial también reflejó tendencias positivas, y alcanzó los niveles más altos desde marzo de 2014. Por contra, las exportaciones crecieron un 1,3%, por debajo del 5,0% esperado, y las exportaciones un 8,5% frente al 4,8% esperado, con lo que se redujo ligeramente el superávit comercial.

En el Reino Unido tuvimos la confirmación del dato de PIB, con un crecimiento en el cuarto trimestre del 0,7% para cerrar 2016 con una subida del 2%.

En una semana donde las bolsas estadounidenses concentraron los titulares, al marcar nuevos máximos históricos, los mercado emergentes han tenido la mejor evolución semanal. En el lado opuesto encontramos a los mercado europeos, especialmente Italia, que,  con la excecpción de Alemania, cierran la semana en terreno negativo. 

Seguimos con la temporada de resultados empresariales. En Estado Unidos han publicado 440 compañías del S&P con un crecimiento de los beneficios del 5,4%, la mayor tasa desde el tercer trimestre de 2014 y rompiendo una racha de cinco trimestres consecutivos a la baja. Sin embargo, las estimaciones de benefcios para el conjunto del año 2017 se han revisado un 1% a la baja.  En Europa el crecimiento de beneficios es del -0,9% con un aumento de los ingresos del 7%, lastrados por los sectores de telecomunicaciones y, especialmente, el financiero (si excluimos sus resultados el crecimiento de beneficos es del 29,7%).         

Los bonos emergentes continuaban con la positiva tendencia iniciada a comienzos de año, apoyados en la buena evolución de la economía mundial y las expectativas de subidas moderadas en los tipos de interés norteamericanos. Estos factores también apoyaban las rentabilidades positivas en activos de riesgo como los bonos high yield. T

Los bonos del tesoro estadounidense y de gobierno en Alemania cerraban la semana en positivo, lo que podría entenderse como una búsqueda de seguridad por parte de los inversores. En el resto de Europa, a pesar del entorno político, veíamos recuperaciones en los bonos franceses, que cerraban por debajo del 1%, así como en los bonos de Grecia cuya rentabilidad se situaba en el 7,1% frente al 7,8% de principios de mes, ante las esperanzas de que las negociaciones con el Eurogrupo lleguen a buen puerto. En el otro lado de la balanza los bonos españoles e italianos, que cierran en rojo la semana. 

En los mercados de divisas, el peso mejicano, en lo que parece un movimiento de alivio tras el fuerte castigo sufrido recientemente, junto a otras divisas emergentes se apreciaban frente al dólar americano. El euro por el contrario perdía terreno frente al billete verde, al reavivarse la preocupación por las elecciones francesas, mientras la libra esterlina y el yen japonés cierran con ganancias. La evolución de la divisa nipona es también un síntoma de cierta búsqueda de refugio. 

El oro y la plata  cierran la semana con avances destacados, en una semana donde el resto de metales cedían terreno. Los precios del petróleo, si bien se mantienen en un rango estrecho de cotización, recuperaban terreno durante la semana después de que la OPEP se mostrase optimista sobre su acuerdo con otros productores para recortar el exceso de oferta.

La semana se cierra con síntomas de prudencia por parte de los inversores, como reflejan las rentabilidades de los bonos estadounidenses y alemanes, el yen, el oro y la plata. Podemos estar ante una pausa, tras el positivo comportamiento visto desde la victoria de Donald Trump, o tal vez empezamos a cuestionarnos si no hemos sido demasiado optimistas...

¡Buen fin de semana!

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Bolsa / Economía / Mercados / Política