6 de Abril 2017
Mensual de mercados Marzo

La complacencia de los mercados se pone a prueba por primera vez

La ley propuesta por Donald Trump para sustituir el sistema sanitario de Barack Obama fue retirada por no contar con el apoyo suficiente dentro del Partido Republicano para ser aprobada en la Cámara Baja. Trump anunció que está preparado para iniciar la reforma fiscal, a pesar de no haber conseguido aprobar la reforma sanitaria, y abrió la puerta a retomar nuevamente este proyecto en los próximos meses. Esto sembró dudas sobre acuerdos futuros de recortes de impuestos, repatriación de capitales, restricciones al comercio, gasto en infraestructuras, etc.

El conocido como efecto Tump –o reflation trade–, basado en el impulso a la economía norteamericana de las medidas prometidas por Trump, ha vivido su primer momento de duda y ha puesto a prueba la complacencia de los inversores que buscaron refugio en los metales preciosos ante un repunte de la volatilidad que se ha demostrado efímero. La capacidad de la nueva administración de conseguir acuerdos en los próximos meses para aprobar las medidas prometidas será determinante.

Los bancos centrales siguen el guión… con matices

La Reserva Federal incrementó en 25 puntos básicos su tipo de referencia, hasta el rango 0,75%-1,00%, por tercera vez en este ciclo y tras haberlo hecho ya en diciembre. El mantenimiento de las previsiones económicas y de tipos, así como dejar entrever que se podría tolerar temporalmente una inflación más elevada, debería llevar a los mercados a limitar sus expectativas de subidas de los tipos de interés. Si no tenemos sorpresas de calado, lo más probable es que veamos dos subidas más de tipos de interés este año en los Estados Unidos.

El BCE mantuvo sin cambios sustanciales su política monetaria, aunque mostró un sesgo más optimista. Mario Draghi señaló que la recuperación económica está ganando momentum y que el balance de riesgos para las perspectivas económicas está mejorando. El BCE puede estar preparando ya a los mercados para retirar, de manera gradual, los estímulos monetarios extraordinarios puestos en marcha en julio de 2012. Vista la fortaleza del entorno económico actual, probablemente sólo eventos políticos o económicos inesperados podrían variar el mensaje a corto plazo.

El Banco de Japón tampoco sorprendía al mercado y mantenía los niveles actuales de tipos de interés, el volumen de compra de activos y la orientación de la rentabilidad del bono a 10 años en torno al 0%. Sí que hubo sorpresas en China, donde el banco central incrementó en 10 puntos básicos los costes del repo a 7, 14 y 28 días. Un movimiento similar al realizado en febrero. El Banco de Inglaterra mantenía los tipos de interés sin cambios aunque uno de sus miembros votaba a favor de una subida de 25 puntos básicos. El mensaje del comunicado era optimista sobre la economía británica y apuntaba que algunos miembros consideraban que una ligera mejoría en crecimiento e inflación podría recomendar cambios en la política monetaria.

Cuando el riesgo político en Europa comienza a diluirse vuelven el Brexit… y el 'Scotexit'

El Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro Mark Rutte ganaba las elecciones parlamentarias en Holanda con un resultado mejor que el que le otorgaban las últimas encuestas. Por su parte, el Partido por la Libertad (PVV) del euroescéptico Geert Wilders obtenía un peor resultado. Con una participación del 81% frente al 74,6% de las últimas elecciones (2012), el VVD consiguió 33 de los 150 escaños del parlamento frente a los 41 de los anteriores comicios. El PVV obtuvo 20, cinco más que en 2012.

En Francia, tras el debate televisado entre los candidatos a las elecciones presidenciales, Emmanuel Macron lidera las encuestas. Se refuerza así la probabilidad de que el aspirante centrista acabe derrotando a Marine Le Pen en la segunda vuelta de los comicios.

Angela Merkel recibió un impulso inesperado con una relativamente cómoda victoria en las elecciones estatales en el Sarre. La CDU obtuvo el 40,7%, el Partido Socialdemócrata, liderado por Martin Schulz, el 29,6% y el partido anti-inmigración Alternativa para Alemania, el 6,2% de los votos.

Nueve meses después de que una mayoría de británicos decidiera en referéndum salir de la Unión Europea, el Reino Unido inicia el trámite para la salida de la UE que da pie a comenzar las negociaciones. En paralelo, el parlamento escocés ha aprobado un nuevo referéndum de independencia, por mayoría de 69 a 59 votos, para permitir que la primera ministra, Nicola Sturgeon, inicie los trámites para un segundo referéndum de independencia en la primavera de 2019. Aunque probablemente sea bloqueado en Westminster, generará ruido las próximas semanas y meses. 

El petróleo vuelve al punto de mira

Según el último informe de la OPEP, la producción de Arabia Saudí había aumentado en febrero por encima de los 10 millones de barriles, lo que revertía alrededor de un tercio de los recortes que había anunciado tras el acuerdo de enero de países productores. El ministro de Energía saudí desmintió esta situación al asegurar su compromiso y determinación para estabilizar los precios del petróleo. La producción en EE. UU. se ha incrementado hasta llegar a situarse en máximos desde febrero de 2016, y según datos de Baker Hughes, el número de perforadores se ha colocado en máximos desde septiembre de 2015. En este sentido, la reunión de la OPEP del 25 de mayo tendrá especial relevancia.

 En macro, sentimiento y realidad no coinciden

En Estados Unidos continuamos viendo la divergencia entre las encuestas de sentimiento empresarial y de confianza del consumidor, que muestran un elevado grado de optimismo sobre la economía, y los datos reales publicados, que muestran a un crecimiento más moderado. Según los datos de sentimiento, el PIB estadounidense estaría creciendo a niveles cercanos al 3% en el primer trimestre, según datos reales por debajo del 1%.

La inflación en la eurozona se redujo desde el 2% hasta el 1,5%, debido principalmente a la caída del precio del crudo en marzo y los precios de los alimentos afectados por el clima. La inflación subyacente también se redujo en dos décimas, hasta el 0,7%, la primera vez que esto ocurre en los últimos siete meses. A la espera de la publicación del PIB del primer trimestre, las encuestas de confianza empresarial apuntarían a que la eurozona estaría creciendo al ritmo más fuerte desde el primer trimestre de 2015.  

 China sigue a lo suyo

El primer ministro de China, Li Keqiang, anunció en la Asamblea Nacional el objetivo de crecimiento económico del país para 2017, que se ha reducido hasta el 6,5% frente al 6,7% de 2016, lo que podría impulsar a las autoridades a llevar a cabo reformas estructurales en el sistema industrial y financiero. Otros objetivos anunciados fueron una inflación del 3% y el crecimiento de la masa monetaria de alrededor del 12%.

¿Qué ocurrió en los mercados?

Marzo cierra con la gran mayoría de índices bursátiles en terreno positivo. Destacan por encima de todos las bolsas de la periferia europea, apoyadas en la positiva evolución de su sector bancario. En el trimestre, tan sólo la bolsa de Moscú, lastrada por la negativa evolución del precio del petróleo, cierra con caídas significativas, mientras el Nikkei japonés pierde cerca de un 1% por la fortaleza de su divisa.

Después de mucho tiempo sin que ocurriese, todos los sectores europeos han tenido una rentabilidad superior a los sectores en Estados Unidos. Donde más claramente se ha visto dicha diferencia ha sido en el sector bancario, ya que en Europa fue el mejor sector con subidas cercanas al 6% y en Estados Unidos fue el peor sector con caídas cercanas al -3%. El mayor peso de este sector en Europa ha hecho que el Eurostoxx 50 se apreciase casi un 5,5% mientras que el S&P 500 ha cerrado el mes totalmente plano. De este modo, Europa ya supera a Estados Unidos en lo que va de año.

Por otro lado, el sector de tecnología continúa muy fuerte y sigue siendo el mejor sector a ambos lados del Atlántico en 2017. Otros sectores cíclicos como consumo discrecional también siguen demostrando muy buen momentum. Mientras que servicios públicos fue el sector que mejor se comportó en marzo de entre los sectores no cíclicos.

Comienza a reflejarse en las valoraciones el incremento de beneficios empresariales. De este modo, vemos cómo en marzo las valoraciones se han reducido en Estados Unidos y en Japón. El P/E del S&P 500 desciende y se sitúa en 18,50x. Por otro lado, el Eurostoxx 50 y el MSCI Emerging Markets, sí que han visto cómo su P/E a doce meses se incrementaba, puesto que ambos índices se han revalorizado de manera importante en el mes de marzo. El Nikkei japonés continúa siendo el único índice que se encuentra por debajo de la media de los últimos 10 años.

En cuanto a beneficios esperados por acción, es importante resaltar que también es el Nikkei el que tiene unas expectativas más altas respecto a la media de los diez últimos años, en parte apoyado por la debilidad del yen.

Unas menores expectativas de subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal estadounidense, apoyaron la evolución de los activos de riesgo en los mercados de renta fija. La buena evolución de la economía europea, junto a las especulaciones de la retirada de estímulos por parte del BCE lastraron la renta fija europea, destacando el comportamiento de los bonos alemanes.

La moderación en el discurso de la Reserva Federal tras su reunión de febrero provocó que el dólar estadounidense tuviese un comportamiento débil frente al resto de divisas. Destaca la evolución del peso mejicano, pues las dificultades del presidente Enrique Peña Nieto de alcanzar un acuerdo para la reforma sanitaria podría dificultar tomar otras medidas más controvertidas en su política comercial y migratoria.  

A pesar de la positiva evolución de los indicadores económicos, ha sido un mes negativo para las materias primas. Las dudas surgidas sobre la consecución de acuerdos en el congreso estadounidense, que limiten o retrasen las promesas para impulsar la economía de Donald Trump, fueron el principal motivo. Los metales refugio como el oro y la plata cierran el trimestre con importantes revalorizaciones.    

Conclusiones

Mientras el riesgo político en la eurozona parecía diluirse, es en los países anglosajones donde ahora parece incrementarse. El Brexit acumulará titulares en próximas fechas, en una negociación que será larga y compleja. En Estados Unidos, las capacidades negociadoras de Donald Trump se pondrán a prueba y habrá que ver si las promesas a sus electores y a los mercados salen adelante.

Las políticas monetarias de los bancos centrales, aunque siguen siendo un apoyo, cada vez lo serán menos y la retirada de estímulos, aunque gradual, parece inexorable.

En el plano económico deberemos estar atentos a las divergencias entre las encuestas de sentimiento y los datos publicados, para ver si los deseos se transforman en realidad.

Los activos de riesgo deberían, si no vemos accidentes políticos o económicos, proseguir con su positiva marcha en el corto plazo, especialmente en mercados como Japón y Europa.

En lo que respecta a los mercados de renta fija, la política monetaria de la Reserva Federal está muy descontada y sin embargo podríamos ver sorpresas por parte del BCE, lo que debería beneficiar a los bonos del Tesoro estadounidense frente a los de la eurozona.        

Estas políticas monetarias deberían mantener el tipo de cambio euro/dólar en niveles similares a los actuales, mientras la libra seguramente sufrirá la volatilidad derivada de las negociaciones de salida de la Unión Europea.

Por último, apuntar el riesgo que más nos preocupa y que no es otro que la complacencia que impera en los mercados. El exceso de optimismo no suele ser un buen compañero de viaje cuando se recorren los mercados.

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Bolsa / Economía / Mercados