10 de Julio 2017
Mensual de mercados - Junio

La Fed mantiene el rumbo de subidas y añade la reducción del balance mientras el BCE y el Banco de Inglaterra podrían levantar el pie del acelerador

La Fed subió los tipos de interés 25 puntos básicos, hasta el 1,0/1,25%, como estaba previsto. La valoración de la economía doméstica norteamericana sigue siendo positiva y ha mantenido sus previsiones de tipos, lo que implica un ritmo de subidas más rápido de lo que descuenta el mercado (solo una subida en 2018 y una en 2019). Lo más importante, no obstante, fue el anuncio de los detalles del plan para normalizar su balance que comenzaría este año (se podría anunciar en septiembre para comenzar a finales de año).

Desde Europa, Mario Draghi declaró que “a medida que la economía continúa recuperándose, el mantenimiento de la política monetaria se convierte en acomodaticia y el Banco Central podrá acompañar la recuperación mediante el ajuste de los parámetros de sus instrumentos de política, no para reforzar la política, sino para mantenerla en general inalterada". Por su parte, el gobernador del Banco de Inglaterra, dijo que “una cierta eliminación del estímulo monetario es probable que sea necesaria si las tendencias que enfrentan al comité continúan disminuyendo y la decisión de política en consecuencia se vuelve más convencional”.

Tras los comentarios de Mario Draghi y Mark Carney, el Bund alemán alcanzó el nivel de 0,450%, el más alto desde el 21 de marzo; el OAT francés, la rentabilidad más alta desde el 24 de mayo; los Gilts británicos, máximos desde el 16 de febrero, y los BTP italianos, la mayor rentabilidad desde el 8 de junio. Los bonos del Tesoro estadounidense también han sido arrastrados por los movimientos en el antiguo continente y han subido hasta el nivel más alto desde el 23 de mayo. 

 ¿Cambian el paso los bancos centrales?

 ¿Nos enfrentamos a unos bancos centrales menos “amigables”? La Fed y el Banco Popular de China (PBoC) ya han estado ajustando la política desde hace algún tiempo (aunque el PBoC no ha sido muy transparente sobre ello). Pero en los últimos días hemos escuchado comentarios del BCE (aunque el banco central retrocedió un poco), el Banco de Canadá y el Banco de Inglaterra.

Tras las recientes declaraciones de gobernadores y otros miembros de los bancos centrales, las expectativas del mercado sobre potenciales subidas de tipos de interés se han incrementado de manera generalizada en las dos últimas semanas del mes de julio, destacando especialmente las probabilidades de cambios de política monetaria en el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo.

La inflación no da excesivos argumentos a los bancos centrales, el entorno económico se mantiene estable… 

La inflación estadounidense bajó un 0,1% en mayo y se situó en el 1,9% (la inflación subyacente cae a un mínimo de dos años en el 1,7%). En la zona euro cae del 1,4% al 1,3%, y en Japón se mantiene en el 0,4%. Sí que sube en China, al 1,5% frente al 1,2% y, sobre todo, en el Reino Unido, donde alcanza un máximo de cuatro años en el 2,9%.

El Banco Mundial espera que la economía global crezca un 2,7 % en 2017, tres décimas más que en 2016. Estima que el aumento del comercio llevará al producto interior bruto de las economías avanzadas a un aumento del 1,9 % este año, mientras que las economías emergentes crecerán un 4,1%, por el repunte de los precios de materias primas.

…Y el nivel de deuda aconseja ser prudente

La deuda global se ha incrementado en el último año en más de medio billón de dólares, tras cerrar el primer trimestre de 2016 en 216,4 billones de dólares (189,4 billones de euros), lo que la eleva un 46% por encima de los 149 billones de dólares (130,5 billones de euros) de hace diez años. Las economías desarrolladas acumulan una deuda total de 160,6 billones de dólares (140,7 billones de euros), un 1,4% menos que un año antes, mientras que la deuda de los países emergentes llega a 56,4 billones de dólares (49,3 billones de euros), un 5,4% más.

El riesgo político en la eurozona sigue reduciéndose, aunque aún queda alguna “pequeña” nube en el horizonte…

Emmanuel Macron obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones a la Asamblea francesa. La Republique en Marche consiguió 300 de los 577 diputados –341 si suma los votos de su aliado MoDem. Sin embargo, el resultado es menos aplastante de lo esperado (341 diputados frente a los 370-420 previstos) y se ve empañado por el 59% de abstención. La oposición será liderada por los conservadores republicanos (135 diputados), los socialistas obtienen 42 escaños, la extrema izquierda de Melenchon 27 y el Frente Nacional solo 8.

Las elecciones locales en Italia supusieron un revés para el Partido Demócrata y el Movimiento Cinco Estrellas y un espaldarazo para los candidatos del centro derecha, incluyendo al ex-primer ministro Silvio Berlusconi y Matteo Salvini (líder de la extrema derecha de la Liga del Norte).

Grecia habría llegado a un acuerdo con sus acreedores sobre las próximas etapas del rescate y se espera que se apruebe un desembolso de 8.500 millones de euros, lo que ayudaría a eliminar las preocupaciones en torno al pago de la deuda griega el próximo mes de julio.

…Mientras se mantiene la tensión en Estados Unidos y se reaviva en el Reino Unido a las puertas del Brexit

El FMI rebajó dos décimas las previsiones de crecimiento económico de EE. UU. para 2017, hasta el 2,1%, y cuatro décimas para 2018, también hasta el 2,1%, debido a la incertidumbre política abierta por Donald Trump, especialmente en materia de consolidación fiscal, inversión en infraestructuras –el gobierno no ha dado detalles sobre su financiación–, la renegociación de los acuerdos comerciales e inmigración. No obstante, el FMI sugiere que la Fed siga subiendo los de tipos de interés, dada la estabilidad de la inflación y el mercado laboral en pleno empleo.

En el Reino Unido, Theresa May ganó las elecciones pero perdió la mayoría absoluta. Los Conservadores lograron 318 escaños (-12), los Laboristas 261 (+31), Nacionalistas Escoceses 35 (-21) y los Liberales 12 (+4). El Partido Conservador habría acordado un pacto con el DUP de Irlanda del Norte que, según informó la BBC, incluiría 1.000 millones de libras esterlinas en fondos para Irlanda del Norte durante los próximos dos años.

El petróleo sigue a la baja aunque encentra un soporte

Una de las principales historias en los mercados ha sido la caída de los precios del petróleo. El Brent (-4,6%) se situó por debajo de los 45 dólares/barril y se unía al West Texas (-4,6%) al caer en un mercado bajista, con un descenso del 21% desde sus máximos de más de 56 dólares en febrero. El WTI ha perdido un 22% desde los máximos de febrero.

Tras publicarse que la producción de crudo en EE. UU. tuvo la mayor caída en un año, ha recuperado terreno desde los mínimos recientes y ha subido durante una semana de manera consecutiva.

¿Qué ocurrió en los mercados?

Las previsiones de crecimiento de la Fed se han revisado marginalmente al alza para 2017 (2,2% vs. 2,1%) y se han mantenido para 2018 (2,1%) y 2019 (1,9%), mientras que las previsiones de inflación se han revisado a la baja para 2017 (1,6% vs. 1,9%), pero se mantienen para 2018 (2,0%) y 2019 (2,0%). También ha mantenido sus previsiones de tipos: una subida adicional este año, hasta el 1,25/1,50, y tres subidas también en 2018 y 2019, hasta el 2,75/3,0%.

Se publica la última revisión del PIB estadounidense del primer trimestre, que aumentó un 1,4%, por encima de la segunda estimación del 1,2%, el doble de la estimación inicial de 0,7% y superior a la estimación del consenso (1,2%), principalmente como resultado de un incremento en el consumo personal, que en términos anualizados aumentó un 1,1%. También se revisaron al alza las exportaciones, que fueron parcialmente compensadas por una revisión a la baja de la inversión.

Los datos económicos apuntan a un sólido crecimiento de la zona euro en el segundo trimestre y a un rebote del crecimiento mundial tras los recientes baches, según apuntó el Banco Central Europeo en su boletín económico. La inflación rondará el nivel actual en los próximos meses y aunque no hay aún un impulso convincente de los precios al consumo, se dan las primeras muestras de presión.

El aumento en las reservas de divisas de China sugiere que el PBoC fue comprador neto por primera vez en más de un año el mes pasado. Esto refleja una disminución de las salidas de capital y es la primera vez, desde mediados de 2014, que las reservas han aumentado durante cuatro meses consecutivos.

Las expectativas de unas políticas monetarias menos laxas pesaron en las bolsas del Viejo Continente durante el mes de junio, con la excepción de Atenas, ante el potencial acuerdo de Grecia con sus acreedores. El repunte de los tipos de interés en EE. UU. no ha afectado a la positiva evolución de sus mercados bursátiles. Sí que hemos visto cierta rotación sectorial hacia sectores más cíclicos y financieros, también beneficiados por la publicación del último test de estrés. El sector tecnológico, por el contrario, ha corregido parte de la subida acumulada en 2017. La inclusión en el índice MSCI Global Index de 222 acciones A (para extranjeros) de compañías chinas se reflejó en una subida cercana al 5%.

La caída del precio del crudo se reflejaba en el negativo comportamiento de los bonos high yield del sector energía. Bonos considerados refugio (EE. UU., Alemania) corregían durante el mes de junio, mientras la búsqueda de rentabilidad apoyaba los bonos emergentes. Las mejores perspectivas económicas en Portugal se reflejaban en el positivo comportamiento de su deuda.

La recuperación de materias primas como el cobre y el mineral de hierro, gracias a una positiva evolución de los datos económicos en China, apoyaba a las divisas más expuestas. En el lado opuesto, nos encontramos las divisas expuestas a la evolución del precio del crudo. El euro se revalorizaba frente al dólar estadounidense, ante las expectativas de una política menos acomodaticia por parte del Banco Central Europeo.

El crudo cedía de nuevo en junio a pesar de los anunciados recortes de los países productores. Solo una menor producción por parte de los productores estadounidenses parece poder acotar la corrección. Las duras condiciones de sequía en EE. UU. apoyaban la buena evolución de las materias primas agrícolas, mientras que los metales industriales se beneficiaban de un entorno económico más estable en China. 

Conclusiones

Los bancos centrales, sin presiones inflacionistas, no deberían ser un obstáculo para los mercados, y en caso de anunciar que empiezan a deshacer estímulos, creemos que lo harán siempre de forma prudente.

El escenario base es que la economía no desacelera y los datos de crecimiento siguen siendo positivos, aunque con matices geográficos. Pese a la algo mayor debilidad de lo previsto en Estados Unidos, emergentes, Europa y China mejoran. Esto al tiempo que la inflación sorprende a la baja.

En EE. UU., a pesar de un inicio de año más débil de lo esperado, se espera una reaceleración en el segundo semestre del año, si bien debemos estar alerta ante la posibilidad de que dicha desaceleración tuviese continuidad.

Septiembre será un mes clave para los mercados, pues es la fecha límite del techo de deuda en EE. UU., y porque parece que durante los meses de verano los bancos centrales no tomarán ningún tipo de medida.

 

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Paises / Política