9 de Mayo 2017
Mensual de mercados Abril

La primera vuelta de las elecciones francesas despeja el panorama político en Europa

El centrista Emmanuel Macron, con el 23,8% de los votos, y la candidata de extrema derecha, Marine Le Pen, con el 21,4%, pasaron a la segunda vuelta de las elecciones francesas, tal y como habían anticipado las encuestas. El conservador François Fillon obtuvo el 19,9% de los sufragios y el candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, el 19,6%. 

Mientras el Brexit acapara titulares

Theresa May anunció la convocatoria de elecciones anticipadas en el Reino Unido el 8 de junio, tres años antes de que concluya la legislatura actual (2020). El objetivo es reforzar la mayoría parlamentaria de su partido (el Conservador) para negociar con más apoyo la salida de la Unión Europea. Según las encuestas, los conservadores ganarían con holgura, con un 44% de los votos ante el 23% de los laboristas, lo que permitiría a May ampliar su mayoría parlamentaria. Esto también facilitaría la aprobación en el Parlamento británico del acuerdo de salida de la UE.

Tras fracasar la reforma sanitaria,  la administración Trump presenta su propuesta fiscal

Donald Trump anunciaba su propuesta de reforma fiscal, calificada por la Casa Blanca como una de las mayores bajadas de impuestos en la historia del país. La iniciativa contempla tres medidas fundamentales: reducir de siete a tres los tramos del IRPF (10%, 25% y 35%, además de rebajar los impuestos a los ciudadanos con mayores ingresos, del 39,5% al 35%), derogar el impuesto de sucesiones y bajar el impuesto de sociedades al 15% desde el 35%. Además se prevé un incentivo a la repatriación, para que las grandes empresas lleven de vuelta a EE. UU. el dinero que tienen en el extranjero.

Decepciona el PIB estadounidense y la inflación se desacelera.

El crecimiento económico de Estados Unidos cayó a sólo el 0,7%, desde el 2,1% del último trimestre y por debajo del 1,0% esperado, el más bajo desde el primer trimestre de 2014. Desglosado por componentes, reflejó aumentos en la inversión empresarial, las exportaciones y la inversión en vivienda, compensado por una desaceleración en el gasto de los consumidores, que subió apenas un 0,23% anualizado, el menor incremento desde 2009.

El IPC estadounidense se publicaba por debajo de lo anticipado por el mercado: -0,3% frente al 0,0% esperado. La inflación subyacente también fue inferior a lo esperado (-0,1% frente al +0,2%). El resultado es una caída en las tasas anuales; la inflación general se sitúa en el 2,4% frente al 2,7% anterior, y la subyacente en el 2,0% frente al 2,2% previo.

El BCE no se inmuta ante el repunte de la inflación en la Eurozona.

En la eurozona, la tasa armonizada de inflación se incrementó del 1,5% al 1,9% en abril, algo por encima de lo esperado por el consenso, de un aumento del 1,8%. El incremento reflejó un repunte de la inflación subyacente (que excluye la energía, la alimentación, el alcohol y el tabaco) del 0,7% al 1,2%, la tasa más alta desde junio de 2013.

El Banco Central Europeo mantuvo sin cambios su política monetaria, tal y como se esperaba. El comunicado emitido mostró  un tono algo más optimista y apunta a que la recuperación económica es cada vez más sólida y a que los riesgos para las perspectivas económicas han disminuido. Sin embargo, la presión sobre la inflación subyacente sigue siendo limitada, por lo que la institución mantendrá su actual política monetaria.

Y el Banco de Japón sigue en sus trece

También el Banco de Japón decidió dejar los ajustes de política monetaria sin cambios, como se esperaba. Las previsiones de crecimiento para este año y el siguiente aumentaron ligeramente. Sin embargo, también redujo su pronóstico de inflación para este año, del 1,5% al 1,4%, y continúa juzgando los riesgos tanto de la actividad económica como de los precios como inclinados a la baja. La autoridad nipona sigue comprometida en continuar ampliando la base monetaria hasta que la inflación esté por encima del objetivo del 2%, y el gobernador, Haruhiko Kuroda, señaló que esto sólo ocurrirá después de 2018, por lo que no apunta a cambios de política monetaria en un futuro próximo.

¿Qué ocurrió en los mercados?

Abril fue un mes eminentemente positivo para los mercados de renta variable, que, con contadas excepciones, cerraban al alza. Tan sólo China (-0,47%) y el FTSE 100 británico, tras la revalorización de la libra provocada por la convocatoria de elecciones anticipadas, cerraban el mes en terreno negativo. Destaca el positivo comportamiento de las plazas europeas y el nuevo máximo histórico del tecnológico Nasdaq.

El sector bancario ha ayudado a que Europa tuviese nuevamente mejores rentabilidades que Estados Unidos en abril. La diferencia de performance en dicho sector a ambos lados del Atlántico se acentuó claramente después del resultado de la primera vuelta de las elecciones francesas, en que el candidato de centro, Emmanuel Macron, obtuvo una clara ventaja. Asimismo, los sectores cíclicos han liderado las subidas de este mes, con industriales y consumo discrecional siendo los mejores, junto a tecnología en Estados Unidos (lo que empieza a ser un clásico). El sector tecnología en Estados Unidos ya se acerca a rentabilidades próximas al 15% en lo que va de año.

Por otro lado, para el sector telecomunicaciones fue el peor del mes, y  el sector energía también cerraba abril en negativo, lastrado por los precios del petróleo, y se sitúa como el peor del año con una clara diferencia respecto al resto.

A pesar de las fuertes subidas de los principales índices, las valoraciones sólo suben ligeramente. A medida que se confirma el crecimiento de beneficios en las publicaciones de resultados empresariales, se favorece que las valoraciones se mantengan contenidas. La grata sorpresa es Japón, que ve cómo disminuyen sus valoraciones de forma significativa. El Nikkei japonés continúa siendo el único índice que se encuentra por debajo de la media de los últimos diez años.

En cuanto a beneficios esperados por acción, este mes cabe destacar que las estimaciones de beneficios en Japón continúan revisándose al alza, a pesar de que el yen se ha apreciado abril. De este modo, el Nikkei es el que tiene unas expectativas más altas respecto a la media de los diez últimos años.

La menor aversión al riesgo se reflejó también en los mercados de deuda, en que la deuda high yield y la renta fija emergente lideraban las ganancias en abril. Destaca la positiva evolución de la deuda del tesoro norteamericana, que avanzaba tras una evolución más débil de lo esperado de la economía estadounidense.

En Europa, las especulaciones sobre la retirada gradual de los estímulos monetarios por parte del BCE tras las presidenciales francesas, reduciendo la compra de activos, impulsaron los tipos a largo plazo al alza. En Estados Unidos veíamos repuntes en el corto plazo mientras que el largo plazo se mantenía estable, reduciendo la pendiente de la curva de rentabilidades.  

El resultado de las elecciones francesas, que ha limitado el riesgo político en la eurozona, impulsaba los activos de riesgo a escala global y se reflejaba también en la deuda high yield  así como en investment grade a ambos lados del Atlántico, cuyas rentabilidades se reducían alcanzando prácticamente los mínimos anuales.    

La convocatoria de elecciones anticipadas en el Reino Unido, con la intención de otorgar a Theresa May una posición de mayor fuerza interna de cara a la negociaciones del Brexit, fortalecía la libra esterlina. La reducción del riesgo político en la eurozona impulsaba al euro frente al dólar estadounidense y a las divisas de la Europa del Este, mientras que la victoria de Tayyip Erdogan en el referéndum turco, que le otorga plenos poderes, fortalecía la lira turca.

A pesar de la positiva evolución de los activos de riesgo, el oro se desmarcaba y cerraba el mes de abril con una revalorización del 1,5%. El mineral de hierro caía con fuerza, cerca de un 15%, debido al exceso de oferta global junto a una desaceleración en el sector automovilístico chino, que ha dado lugar a que las acerías opten por comprar el mineral de hierro más barato que se almacena en los puertos. El crudo baja un 2% en abril.

Conclusiones

Tras la reciente subida de los mercados bursátiles, hemos rebajado nuestra posición en renta variable, con el objetivo de seguir beneficiándonos del buen comportamiento de los mercados bursátiles, pero con una exposición algo menor.

Mantenemos nuestro posicionamiento geográfico y apostamos por Japón, con riesgo divisa cubierto, y Europa. En EE. UU. no vemos excesivo recorrido al alza, debido a su ajustada valoración. Los países emergentes deberían seguir atrayendo flujo inversor,  ya que las subidas del dólar y de los tipos de interés parecen limitados, pero seríamos selectivos.

En renta fija hemos creído oportuno también recoger beneficios en alguno de los activos de riesgo que tenemos en cartera (high yield), por coherencia con el movimiento realizado en renta variable y, sobre todo, porque los spreads se han estrechado en ambos lados del Atlántico hasta situarse prácticamente en mínimos. Mantenemos no obstante exposición pues el carry sigue siendo todavía interesante para poder compensar posibles subidas de tipos. 

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Bolsa / Economía / Mercados / Política