27 de Enero 2021
La luz al final del túnel

A medida que los países del mundo comienzan a vacunar a la población contra la COVID-19, los economistas revisan al alza sus previsiones de crecimiento para 2021, pronostican un fuerte repunte después de la recesión récord de este año, la peor después de la guerra.

En el hemisferio norte, la población más vulnerable se vacunará durante el primer trimestre, lo que debería bastar para restablecer la mayor parte de la actividad económica, y la inmunidad colectiva debería alcanzarse hacia mediados de año, permitiendo la reapertura total de la economía.

El FMI proyecta un crecimiento mundial del 5,2 % en 2021, tras una contracción estimada del -4,4 % en 2020, y se prevé que el nivel del PIB mundial en 2021 sea un modesto 0,6 % superior al de 2019.

La recuperación es desigual entre regiones: a China, por ejemplo, le ha ido mucho mejor, con un PIB ya por encima de los niveles anteriores a la crisis; en los EE. UU. no se llegará hasta 2021, mientras que se espera que Europa alcance el nivel anterior en 2022.

Hay mucha demanda latente, y no sería sorprendente ver que el gasto de los consumidores vuelve rápidamente a la normalidad

Después de un año de restricciones, hay mucha demanda latente, y no sería sorprendente ver que el gasto de los consumidores vuelve rápidamente a la normalidad. Los bancos centrales han sido esenciales para garantizar la flexibilización de las condiciones de financiación mediante sus diversos programas y han expresado reiteradamente su intención de seguir prestando un gran apoyo durante el tiempo que sea necesario para restablecer el crecimiento viable.

La respuesta fiscal es muy diferente a la de la crisis de 2008, cuando se consideró que la austeridad fiscal era el camino correcto, especialmente en Europa. El fondo de recuperación de 750.000 millones de euros permitirá transferencias a los Estados miembros afectados por la pandemia a partir de 2021.

La mayoría de los economistas no prevén inflación a corto plazo debido al gran estancamiento de la economía

En los EE. UU., Trump finalmente firmó el proyecto de ley para liberar el paquete de estímulo COVID-19 de 900.000 millones de dólares y los 2,3 billones de dólares del presupuesto del gobierno federal a finales de diciembre. 

A medida que la economía se reabre, todos estos apoyos deberían ayudar a la fuerte recuperación esperada. Además, la mayoría de los economistas no prevén inflación a corto plazo debido al gran estancamiento de la economía.

Con la pandemia que causa el aumento del desempleo, puede pasar algún tiempo antes de que los trabajadores puedan presionar para obtener aumentos salariales. Incluso una vez que los mercados laborales se recuperen, los adelantos tecnológicos y los cambios demográficos del último decenio que han presionado la inflación a la baja seguirán vigentes.

Por lo tanto, la opinión general predice que la economía entrará en un punto óptimo en el que tendremos un fuerte crecimiento, políticas de estímulo sostenidas y sin inflación. 

La aversión a la vacuna y las posibles mutaciones del virus son también cuestiones clave

Nuestro punto de vista es más moderado, ya que parece bastante ingenuo pensar que todo se desarrollará según lo previsto. Las previsiones de la opinión general dependen en gran medida del éxito del despliegue de la vacuna, que no está exento de desafíos. Las dificultades logísticas y los posibles déficits de producción podrían retrasar el programa de vacunación masiva. La aversión a la vacuna y las posibles mutaciones del virus son también cuestiones clave.

Tanto el plan de recuperación europeo como el paquete de estímulos de los EE. UU. se han retrasado varias veces y su aplicación podría afrontar más traspiés. 

Por último, no se puede descartar un repunte de la inflación y probablemente sea la mayor amenaza para el crecimiento, ya que empujaría los tipos de interés al alza y, por consiguiente, asfixiaría la recuperación.

Mientras tanto, el panorama económico actual no es tan brillante. La economía se contrajo de nuevo en el último trimestre del año debido al nuevo aumento del recuento de virus y la consiguiente imposición de restricciones a la movilidad, que probablemente seguirán pesando durante el primer trimestre de 2021.

Jadwiga Kitovitz, CFA®
Directora Gestión Multiactivo y Clientes Institucionales Crèdit Andorrà Asset Management

ETIQUETAS

Informe de estrategia