20 de Septiembre 2018
La frecuencia cardíaca y los ETF de renta fija

Los ETF de renta fija (o fondos pasivos de bonos) se están volviendo populares entre los inversores. El problema es que en renta fija no es tan fácil replicar a los índices.

Es difícil encontrar una inversión que suene más aburrida que un fondo pasivo sobre bonos. Se podría pensar que no hay nada en esa inversión que nos haga alterar el corazón. ¡Pero nada más lejos de la realidad! Los ETF sobre bonos pueden llegar a acelerar fuertemente su ritmo cardíaco.

De hecho, como concluye un informe reciente del BIS (Bank for International Settlements), los fondos diseñados para replicar un índice de renta fija, como los ETF sobre bonos, pueden ser bastante arriesgados.

Simplemente los bonos no son un activo “fácil” para la inversión pasiva

Debido a que la gran mayoría de los índices de bonos ponderan el peso de cada bono en función de la capitalización, los ETF de renta fija compran automáticamente los valores emitidos por los gobiernos y las empresas más endeudados. Esto les deja más expuestos a cambios desfavorables en la solvencia de los emisores que la exposición que puedan tener los inversores que realizan el bond picking de manera activa, que siempre podrán vender algo que crean que tiene mala pinta.

La cosa empeora para los ETF sobre bonos a medida que estos fondos atraen más activos, ya que los costes de endeudamiento para gobiernos y compañías incluidas en los índices de renta fija bajan cuando son comprados de forma masiva por dichos ETF. Esto, a su vez, incentiva aún más el endeudamiento, un proceso que el BIS describe como un riesgo sistémico.

Media Folder: 

Fuente: Elaboración propia a través de Bloomberg

Tener una idea clara del riesgo de crédito que están asumiendo es casi imposible para los inversores de índices de bonos corporativos. A medida que entran nuevos bonos en el índice de referencia, la solvencia del índice puede cambiar drásticamente. Una rebaja en la calificación crediticia de una empresa grande también puede tener una influencia significativa en el perfil de crédito del índice completo.

Pero la impotencia frente a un cambio repentino en la solvencia de un emisor de dichos bonos no es la única bomba a la que los inversores en ETF se enfrentan. Las subidas de tipos de interés es otra.

Y el riesgo ha ido incrementándose cada vez más…

Por ejemplo, la duración del índice Barclays Global Aggregate, uno de los índices de bonos más utilizados, ha aumentado hasta 7 años desde los 5,4 años que tenía hace una década.

Esto equivale a casi duplicar el riesgo de tipos de interés que hay implícito en los índices de bonos. Algo muy preocupante en un momento en el que los tipos de interés de Estados Unidos y de otras partes del mundo han comenzado a subir.

Hemos visto como la calidad crediticia media de los índices ha ido empeorando en los últimos años. Por ejemplo, lo vemos en el Euro Credit Index, que en los últimos 10 años el porcentaje de bonos de baja calificación BBB se ha más que doblado.

Media Folder: 

Fuente: BofA Merrill Lynch

Los mayores costes de transacción que tienen los bonos también dificultan su indexación. Los índices de bonos normalmente experimentan mucha rotación de un año a otro, mucho más que los índices de renta variable. La rotación en los índices de bonos se sitúa entre el 30% y el 70%, es decir, cambian la mitad de los bonos que conforman el índice de un año para otro. Y para los índices de bonos High Yield la rotación puede llegar a ser de hasta un 90%. Por tanto, replicar un índice de bonos requiere mucho trading, lo que incrementa los costes de inversión. Estos costes hacen que cualquier índice de renta fija tenga un coste mínimo del 0,3% anual. Los costes para índices de deuda corporativa de menor rating o de mercados emergentes pueden ser sustancialmente mayores. Estos costes de implementación rara vez se comentan, sin embargo, son un gran defecto en los ETF de renta fija.

Por último, dado que tanto los índices locales de bonos como los globales pueden incluir hasta 5.000 títulos, la indexación se realiza normalmente mediante un muestreo. En otras palabras, para bajar los costes, los creadores de estos índices a menudo sustituyen bonos de mayor calidad pero de menor rendimiento por otros de mayor riesgo y calidad inferior. Es por esta razón que los ETF a menudo experimentan caídas más pronunciadas que sus índices de referencia en los períodos de turbulencias del mercado.

Como ven, no es nada aburrida la inversión en ETF de renta fija. Si su corazón es de los que se acelera cuando vienen curvas, seguro que en algún momento sube su ritmo cardíaco si invierte en estos ETF.

Miguel Ángel Rico
Portfolio Manager Gesalcalá

ETIQUETAS

Análisis / Cocinando Alpha