19 de Abril 2017
La course est pressée dans l'Elysée

(Se aprieta la carrera hacia el Elíseo)

Cuando pensábamos que tendríamos un proceso sin sobresaltos, o casi sin sobresaltos, las elecciones francesas, a las puertas de la primera vuelta, el próximo domingo, se aprietan según las últimas encuestas. Y ya sabemos lo que han deparado comicios ajustados recientemente…

Emmanuel Macron y Marine Le Pen siguen liderando los sondeos (con un 23,3% y un 22,5% respectivamente, según las últimas tres encuestas), pero su ventaja sobre François Fillon y Jean-Luc Mélenchon (19,6% y 19,2%, respectivamente) está ahora dentro del margen de error estadístico de los estudios de opinión. La mayoría de las encuestas tienen un tamaño de muestra de alrededor de 1.100 entrevistados con un margen de error de ± 3,0% (con una proporción cercana al 30%), y un tercio de los votantes se muestran indecisos… 

Por lo tanto, un duelo entre el candidato de la extrema izquierda Mélenchon y la candidata de extrema derecha Le Pen se ha convertido en una posibilidad real. Los mercados han notado este tensionamiento en las encuestas. Durante las dos últimas semanas, los sondeos de opinión de la primera ronda han mostrado fuertes avances para Mélenchon y modestas mejoras para Fillon, pero retrocesos significativos tanto para Macron como para Le Pen.

Sin duda la gran sorpresa reciente ha sido la tremenda subida de Mélenchon, que pasa del 11% de finales de marzo al 19% actual. Aunque parece que la segunda vuelta la disputarán Macron y Le Pen, el alto número de indecisos, lo ajustado de las encuestas y las sorpresas vividas en el Reino Unido y Estados Unidos han puesto de nuevo a los mercados en guardia.      

Un duelo entre candidatos de la extrema izquierda –Mélenchon– y extrema derecha –Le Pen– se ha convertido en una posibilidad real, y los mercados han notado este tensionamiento

A pesar de liderar las encuestas prácticamente desde el inicio de la campaña, Marine Le Pen parecía tener difícil una victoria en la segunda vuelta. Tanto Macron como Fillon, a pesar de las acusaciones de nepotismo de este último, vencerían en segunda vuelta a la candidata de extrema derecha, lo que limitaría las amenazas del programa electoral del Frente Nacional. Le Pen, además de un mayor intervencionismo en la economía, defiende derogar la reforma laboral, reducir la edad de jubilación (de 62 años a 60), aumentar el gasto público y los impuestos a las grandes empresas, así como posibles nacionalizaciones en la banca francesa. Además, quiere renegociar el tratado de Schengen –libre circulación de personas en la UE– y otros acuerdos con Europa, incluída una posible salida de Francia del euro.  

Inicialmente, las propuestas tanto de Fillon como de Macron –más centradas en la desregulación (reforma laboral y fin de la semana de 35 horas), el cumplimiento de los objetivos de déficit (Fillon propone déficit cero en 2022), recortes de gasto público y fomentar la integración europea (aunque Fillon también aboga por renegociar Schengen e implementar cuotas de inmigración)– y sobre todo los temores a un gobierno populista en Francia parecían augurar un proceso electoral con victoria de un candidato moderado.    

El alto número de indecisos, lo ajustado de las encuestas y las sorpresas vividas en el Reino Unido y Estados Unidos han puesto de nuevo a los mercados en guardia

Sin embargo, la notable subida en intención de voto del líder de la plataforma La France Insoumise (Francia Insumisa) ha vuelto a despertar la amenaza del populismo y la preocupación de los mercados. Las líneas principales del programa de Jean-Luc Mélenchon (ex-miembro del Partido Socialista) se asemejan a las de Le Pen, centradas en incrementar la regulación, derogar la reforma laboral y subir el salario mínimo un 14%, reducir la edad de jubilación a los 60 años, aumentar en 173.000 millones el gasto público, subir los impuestos y renegociar los tratados con la Unión Europea, incluída la posible salida del euro.

Si Emmanuel Macron pasa a la segunda ronda ganaría, según las encuestas, a cualquier contendiente (aunque la menor diferencia es contra Mélenchon). Estas encuestas podrían ayudar en estos días, pues podría declararse el voto útil, para los electores que prefieren no ver a uno de los candidatos populistas elegidos. Fillon sólo ganaría contra Le Pen, mientras que Mélenchon ganaría contra todos los candidatos excepto Macron.

La noticia más negativa para los mercados sería el paso de Le Pen y Mélenchon a una segunda vuelta, dadas las agendas políticas y económicas de ambos candidatos

¿Podríamos ver a Le Pen y Mélenchon en la segunda vuelta de las elecciones? Los últimos precedentes (Brexit, Trump), lo ajustado de las encuestas y el elevado número de indecisos nos impiden descartarlo. Esta sería sin duda la noticia más negativa para los mercados, dadas las agendas políticas y económicas de ambos candidatos. Pero tampoco se puede descartar que Fillon y Macron se vean las caras en esa segunda vuelta, lo que sin duda sería una sorpresa muy positiva.

Recientemente hemos visto un incremento del diferencial de rentabilidad entre el bono alemán a 10 años y el de Francia, así como cierta debilidad del euro. Los mercados de crédito y renta variable apenas han corregido. Parece que los inversores se han protegido y han retirado algo de riesgo en los mercados más líquidos, pero de manera muy tímida.

El mercado parece seguir apostando porque lo más probable sea que veamos a Macron y Le Pen enfrentarse por la presidencia de la República en la segunda vuelta de las elecciones, donde las encuestas pronostican una victoria del líder del movimiento En Marche! con un 64% de intención de voto.

Si se cumplen los resultados anticipados por las encuestas debería disminuir el riesgo de euroescepticismo, lo que debería ayudar a rebajar las primas de riesgo país, que en el caso de Francia ha repuntado 50 puntos básicos desde octubre, hasta máximos de 78 pb a finales de febrero. Desde marzo se ha relajado algo, hasta el entorno de 73 pb, pero sigue en niveles históricamente elevados.

El lunes será el momento de escribir sobre el resultado, las sorpresas si las hubiera y el impacto en los mercados. Si Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon pasan a la segunda vuelta, agárrense que vienen curvas…

Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Paises / Política