28 de Julio 2020
Ganarse el cobre

Chile y Perú representan el 40% de producción total de cobre en el mundo. A medida que se ha expandido el coronavirus, ha pasado a afectar más a los países emergentes y estos dos son ahora mismo de los más afectados.

El confinamiento y paro de producción ha creado una disrupción de la cadena de suministro del cobre (por ahora más en Perú que en Chile). Además, podrían tardar en recuperar la normalidad puesto que se hace difícil cumplir con las medidas sanitarias de seguridad en la producción; no les dejan volver al tajo, no les dejan ganarse el cobre.

China es el mayor demandante de cobre del mundo. En mayo, la demanda de metales de China para construcción e infraestructuras ha excedido incluso a las proyecciones más optimistas, con una demanda de cobre y acero que aumentó un 29% y un 7%, respectivamente, respecto al año anterior. La política de estímulos por parte del gobierno chino ha sido clave para este impulso, están facilitando el crédito, que favorece la adquisición de viviendas y coches, y los datos de mayo han sido muy buenos en ambos mercados.

La combinación de esa mayor demanda con las interrupciones en la cadena de suministro relacionadas con el COVID-19 ha provocado que el mercado del cobre se quede con relativamente poco inventario. De hecho, se estima que durante el año 2020 se produzca un déficit y por tanto el nivel de inventarios seguirá siendo muy bajo.

Desde marzo, los precios del cobre han subido más de un 20%, en parte reflejando la escasez de este material. Si en los próximos meses se produce en Chile un problema en el suministro similar al visto en Perú y otras regiones desarrolladas como Estados Unidos y Europa se unen a la recuperación de la demanda, inevitablemente se debería ver presionado el precio del cobre al alza siguiendo estas mismas dinámicas.

Miguel Ángel Rico
Portfolio Manager Gesalcalá

ETIQUETAS

Análisis / Informe de estrategia / Materias primas / Nuestra visión de los mercados