10 de Marzo 2017
Flash macro y de mercados: reunión del BCE

El BCE apunta al principio del fin… de su política monetaria expansiva

En el clásico lenguaje de los bancos centrales –sí pero no, es posible pero no probable, la situación es buena pero aún hay riesgos…–, el Banco Central Europeo (BCE) dejó entrever en su reunión de ayer que las políticas monetarias expansivas actuales tocan a su fin. De manera gradual, muy lentamente, dependientes del entorno político y económico, pero se acaban.

El BCE mantuvo sin cambios sustanciales su política monetaria, aunque mostró un sesgo más optimista. Mario Draghi señaló que la recuperación económica está ganando moméntum y que el balance de riesgos para las perspectivas económicas está mejorando. Esto ha propiciado que el BCE haya eliminado de su comunicado la afirmación que “usará todos los instrumentos disponibles dentro de su mandato para lograr el objetivo de inflación”, aunque mantendrá su política expansiva.

Como se esperaba, el BCE mantuvo el tipo de interés para las operaciones principales de financiación (0,0%), la facilidad de crédito (0,25%) y de depósito (-0,40%), a la vez que espera que se mantengan en los niveles actuales o inferiores durante un periodo de tiempo prolongado, que superará con creces el horizonte de las compras netas de activos.

En cuanto a las medidas no convencionales, ha confirmado, como anunció en diciembre, que seguirá comprando activos al ritmo actual (80.000 millones de euros al mes) hasta finales de marzo. A partir de abril, extenderá las compras netas de activos durante nueve meses más, hasta diciembre de 2017 o un plazo mayor si fuese necesario, pero a un ritmo de 60.000 millones de euros al mes. Se confirma también que las TLTRO (cuyo objetivo principal es fomentar la concesión de crédito al sector privado) finalizarán el 23 marzo.

La inflación actual

Según la autoridad monetaria, el incremento reciente de la inflación responde al efecto de la recuperación de los precios de la energía; la presión sobre la inflación subyacente sigue siendo muy limitada y las expectativas de inflación, aunque se han incrementado de manera notable, siguen por debajo de los niveles objetivo, por lo que el BCE debe mantener su política monetaria.

La inflación general se encuentra ya en niveles del 2%, pero el presidente Draghi advirtió una vez más que el aumento refleja el incremento en la energía y los productos alimenticios, siendo probable que esta subida fuera "transitoria". Repitió la opinión del Consejo de que tendrían que ver evidencias de que se estaba produciendo un aumento sostenido de la inflación subyacente antes de considerar la normalización de las políticas monetarias. Apuntó también que un aumento de los salarios sería el mejor indicio de que esto se estaba produciendo.  La mayoría de miembros votaron por mantener que el BCE es más proclive a bajar que a subir los tipos de interés, pues no están convencidos de haber hecho lo suficiente para conseguir este incremento sostenido de la inflación y porque la recuperación económica sigue dependiendo de la implementación de la actual política monetaria. 

Previsiones económicas

Las previsiones de crecimiento del PIB se revisan ligeramente al alza para 2017 (+1,8% vs. +1,7% anterior) y 2018 (1,7% vs. 1,6%), mientras que siguen manteniéndose para 2019, en el 1,6%.

En cuanto a las previsiones de inflación, se revisan significativamente al alza para 2017 (hasta +1,7% vs. +1,3% anterior), marginalmente al alza para 2018 (+1,6% vs. 1,5%) y se mantienen para 2019, en el 1,7%.

Por último, el crédito a empresas no financieras crece en enero al mismo ritmo del mes anterior, un 2,3%, y muestra una recuperación gradual desde los mínimos de febrero de 2014 (-3,2%). El crédito a los hogares creció a un 2,2% en enero frente al 2,0% de diciembre.

Reacción del mercado

La rentabilidad del bono de gobierno alemán a 10 años ha subido 7 puntos básicos tras la reunión del Banco Central Europeo, hasta el 0,42%, cerca de los máximos anuales (0,48%), una subida similar (8 puntos básicos) a la experimentada en Francia (1,10%). En los países de la periferia, los tipos a 10 años han subido algo más que en Alemania: 8 puntos básicos en España (1,85%), 10 en Italia (2,34%) y 11 en Portugal (4,04%).

El euro se ha apreciado frente al dólar estadounidense hasta 1,061US$/€ frente a 1,054 antes de la reunión.

El Euro Stoxx 50 se apreció ayer un 0,6%, liderado por el sector bancario, tendencia que continúa hoy con una subida del 0,67% en el momento de escribir esta nota.

Conclusión

El BCE mostró ayer señales de optimismo. Si bien los riesgos para el crecimiento todavía están "sesgados a la baja", se estima que han disminuido. La promesa de "utilizar todos los instrumentos dentro de su mandato" fue eliminada y el hecho de que no hay más operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTRO) sugiere que está menos preocupado por el sector bancario. Además, Mario Draghi destacó que la declaración sobre el mantenimiento de los tipos de interés en niveles mínimos ha sido siempre una expectativa más que una promesa.

Sin embargo todavía parece claro que el BCE no reducirá sus compras de activos ni pensará en incrementar los tipos de interés hasta que esté convencido de que la inflación subyacente ha aumentado de manera sostenida. Por tanto, probablemente las compras de activos continúen en 2017 y que, una vez pasadas las elecciones presidenciales francesas, anuncie la reducción, de manera gradual, de las mismas en 2018. Creemos que hay pocas probabilidades de subidas de los tipos de interés antes de finales de 2018.

El BCE puede estar preparando ya a los mercados para retirar, de manera gradual, los estímulos monetarios extraordinarios puestos en marcha en julio de 2012. Vista la fortaleza del entorno económico actual, probablemente sólo eventos políticos o económicos inesperados podrían variar el mensaje a corto plazo.

Descárgate el documento
Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Bolsa / Economía / Mercados