15 de Junio 2017
Flash macro y de mercados: la Fed sube los tipos y señala el camino para reducir su balance

La Reserva Federal subió los tipos de interés en 25 puntos básicos hasta el 1,00% / 1,25%, como estaba previsto.

La valoración de la economía doméstica sigue siendo positiva, en línea con el anterior comunicado (la economía sigue avanzando a un ritmo “moderado”) y las previsiones de tipos de interés se mantienen, con una subida adicional esperada este año (hasta 1,25/1,50) y tres subidas también en 2018 y 2019 (hasta 2,75/3,0%). Esto implica un ritmo de subidas más rápido de lo que descuenta el mercado (solo una subida en 2018 y una en 2019).

Pero sin duda lo más destacado es el anuncio de los detalles de su plan para normalizar su balance. El comunicado reveló que "el comité actualmente espera comenzar a implementar un programa de normalización del balance este año, siempre que la economía evolucione como se anticipa". El proceso de normalización del balance comenzaría este año (podría anunciarse en septiembre para comenzar a final de año) y dejará de reinvertir los vencimientos de los bonos comprados bajo los antiguos programas de adquisición de activos de forma gradual, lo que debería limitar su posible impacto al alza sobre los tipos a largo plazo.

Para los vencimientos de bonos del Tesoro, el límite será inicialmente de 6.000 millones de dólares al mes y se incrementará a un ritmo de 6.000 millones cada tres meses durante doce meses, hasta que ese límite alcance un máximo de 30.000 millones al mes. Para los vencimientos de deuda de agencias y deuda hipotecaria MBS (Mortgage Backed Securities) el límite será inicialmente de 4.000 millones de dólares al mes y se incrementará a un ritmo de 4.000 millones cada tres meses durante doce meses, hasta que ese límite alcance un máximo de 20.000 millones al mes.

No se ha fijado un objetivo explícito para el tamaño de su balance, aunque consideran que deberá reducirse hasta un nivel apreciablemente menor al actual (4.500 millones de dólares), pero mayor que el tamaño previo a la crisis financiera (mil millones de dólares antes de la crisis de 2008 y 2009). Si la Fed redujera su balance en 2.500 millones de dólares hasta los 2.000 millones (cantidad citada por el presidente de la Fed de San Francisco durante una entrevista el pasado mes de mayo), durante el primer año la Fed reduciría las reinversiones de los vencimientos según ha estipulado (10.000 millones al mes los tres primeros meses, 20.000 millones al mes los tres siguientes, 30.000 los tres posteriores y 40.000 los tres siguientes), y a continuación dejaría de reinvertir de forma constante 50.000 millones al mes (entre bonos del Tesoro y MBS) durante 44 meses (3,67 años). Esto significaría que tardaría 4,67 años en reducir el tamaño de su balance de 2.500 millones hasta los 2.000 millones, y 3,83 años en reducirlo en 2.000 millones hasta los 2.500 millones.

Los límites se mantendrán constantes una vez que alcancen sus niveles máximos respectivos, de forma que las tenencias de activos de la Fed seguirán reduciéndose de forma gradual y predecible hasta que el Comité considere que no es necesario seguir reduciendo sus tenencias de activos (es decir, hasta que considere que no tiene más activos de los que son necesarios para implementar eficientemente la política monetaria).

El mercado se centró en el tono relativamente optimista en la declaración del FOMC, particularmente a la luz de los flojos datos de inflación publicados ayer (la inflación subyacente se situaba en mínimos de dos años), en el tono algo más agresivo de la Presidenta Yellen en la conferencia de prensa y, finalmente, en los detalles publicados sobre el proceso de reducción del balance a finales de este año.

Según el comunicado de la Fed, el mercado laboral ha seguido fortaleciéndose y la actividad económica ha mejorado moderadamente en lo que va de año. La creación media de empleo se ha moderado, pero ha sido sólida desde que comenzó el año y la tasa de paro ha descendido. El gasto de los hogares se ha acelerado en los últimos meses y la inversión empresarial ha seguido fortaleciéndose.

Las estimaciones de crecimiento económico se revisan marginalmente al alza para 2017 (2,2% vs. 2,1% anterior) y se mantienen para 2018 (2,1%) y 2019 (1,9%). A más largo plazo se mantiene también en el 1,8%. En cuanto a la tasa de paro, se revisa a la baja para 2017 (4,3% vs. 4,5% anterior), 2018 (4,2% vs. 4,5%) y 2019 (4,2% vs. 4,5%). A más largo plazo se revisa marginalmente a la baja (4,6% vs. 4,7%).

En lo referente a la inflación, se reconoce que "la inflación a 12 meses vista se espera que se mantenga algo por debajo del 2% en el corto plazo, para estabilizarse en torno al objetivo del 2% a medio plazo”. En la conferencia de prensa, Janet Yellen añadió que "con un mercado de trabajo fuerte y que continúa fortaleciéndose, las condiciones están en vigor para que la inflación suba". Esto se dijo tras la publicación de un dato de inflación en mayo bastante débil, con la inflación general bajando un -0,1% mensual (0,0% esperado) y la subyacente subiendo un 0,1% (0,2% esperado), lo que rebaja las tasas anuales al 1,9% (desde 2,2%) y 1,7% (1,9%) respectivamente. La inflación subyacente es la más baja desde mayo de 2015. La Presidenta Yellen trató de minimizar estos datos en su conferencia de prensa diciendo que es importante "no reaccionar exageradamente a unas pocas lecturas" y también que los datos pueden contener “ruido”, al tiempo que apuntaba que los últimos datos pueden ser el resultado de factores no recurrentes. En resumen, a pesar de tener la oportunidad de hacerlo, no parecía que la Fed estuviera particularmente preocupada por la inflación si bien se revisan a la baja para 2017 sus estimaciones (1,6% vs. 1,9% anterior) y se mantienen las de 2018 (2,0%) y 2019 (2,0%). A más largo plazo se mantienen también en el 2,0%.

El dólar estadounidense tuvo un movimiento de ida y vuelta, llegando a bajar un -0,78% desde sus máximos para cerrar el día sin cambios. La rentabilidad del bono a 10 años del tesoro corrigió 8,5 bps, también influenciada por los datos macros más flojos (inflación y ventas minoristas), y cerró en los niveles más bajos desde noviembre del año pasado (2,126%). El S&P 500 cedió un -0,10%, aunque tras la rueda de prensa de Yellen llegó a caer un -0,5%, mientras que el Dow Jones subió un +0,22% y marcó nuevo máximo histórico.Europa abre hoy a la baja.

Descárgate el documento
Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados