21 de Septiembre 2017
Flash macro y de mercados: La Fed anuncia (al fin) la reducción de su balance

La reunión de ayer de la Reserva Federal pasará a los libros de historia como la reunión en la que la Fed anunció el inicio de la reducción de su balance. Pero con esa decisión ampliamente esperada por el mercado, quizás lo más importante sea la reafirmación de seguir adelante con aumentos adicionales de los tipos de interés durante los próximos 12 a 18 meses, al ritmo anteriormente anticipado, a pesar de la persistente debilidad de la inflación y del ruido relacionado con los huracanes.  

Su Presidenta, Janet Yellen, admitió que no podían explicar por completo la debilidad de la inflación, pero insistió en que probablemente resultaría algo transitorio. Las indicaciones más agresivas de cara a los próximos 12-18 meses fueron parcialmente compensadas por la disminución de las estimaciones de sus miembros de cara a 2019 y los tipos neutrales a largo plazo, que se redujeron del 3% al 2,75%, limitando la subida en los vencimientos más largos de la curva de rentabilidades.  

La Fed mantuvo los tipos en 1-1,25%, como estaba previsto, continúa valorando positivamente la evolución de la economía estadounidense y describió los riesgos como "aproximadamente equilibrados". La declaración también discutió los efectos negativos a corto plazo en el crecimiento de los recientes huracanes, pero el comité no espera que "modifiquen materialmente el curso" del crecimiento a medio plazo. 

Las previsiones de crecimiento se revisaron al alza para 2017 del 2,2% frente al 2,4%, se mantienen para 2018 (2,1%) y se revisan al alza para 2019 (2% frente al 1,9%). Aunque los efectos de los huracanes podrían impulsar la inflación temporalmente, ésta se situará por debajo del 2% en el corto plazo, pero se estabilizará en torno al 2% a medio plazo. Las previsiones se mantienen para 2017 en 1,6%, se revisan marginalmente a la baja para 2018 (1,9% frente al 2,0%) y se mantienen para 2019 (2,0%). Por último, en lo referente a los tipos de interés, se espera una subida adicional este año, hasta 1,25/1,50%, tres subidas en 2018 (2/2,25%) y dos o tres subidas en 2019 frente a tres estimadas en junio (hasta 2,75/3,0%). Esto implicaría un ritmo de subidas más rápido de lo que descuenta el mercado (que asigna una probabilidad del 60% a una subida en diciembre y descuenta una subida en 2018 y una en 2019). 

La Reserva Federal anunció formalmente que el proceso de normalización de su balance comenzará en octubre, como se esperaba ampliamente por el mercado.El plan actual es comenzar con una rebaja en las compras de activos de 10.000 millones de dólares en octubre y un aumento trimestral hasta alcanzar los 50.000 millones de dólares para octubre del próximo año. Teniendo en cuenta que el balance de la Fed es de 4,5 billones de dólares, la Fed prevé un lento proceso de varios años, limitando su posible impacto al alza sobre los tipos a largo plazo.  

Siguiendo en la línea de tratar de no alterar el sentimiento de los mercados, cuando se le preguntó, Yellen mantuvo la puerta abierta tanto a la reducción de los tipos de interés como a frenar la reducción de compra de activos si las condiciones del mercado empeoran. De hecho, los mercados aún asignan un 36% de probabilidades a que la Fed no subirá los tipos de interés en diciembre. Si los mercados reaccionan negativamente, como lo hicieron cuando Bernanke insinuó que reducirían sus compras en 2013, los inversores tienen razones para esperar que la Fed actúe.  

El mensaje de corto plazo de la Reserva Federal puede ser más agresivo de lo esperado, con 12 de sus 16 miembros anticipando una tercera subida de tipos en 2017, mejorando las estimaciones de crecimiento así como las previsiones de empleo, y continuando el escepticismo de la Presidenta Yellen sobre una inflación subyacente más débil de lo esperado.  

Por el contrario, las proyecciones de tipos de interés a más largo plazo (2019 y posteriores) sorprendieron en el lado conservador. Esto tuvo menos impacto en el mercado de bonos, probablemente porque 2019 está aún lejos en el horizonte y los cambios en lo miembros del Comité hasta entonces serán importantes.  

La Fed sigue su camino, pero parece que tiene menos distancia que recorrer. 

El anuncio de que la reducción del balance comenzará en octubre no fue una sorpresa, y se llevará a cabo de manera gradual. Pasará un año antes de que la Fed alcance el ritmo de reducción de 50 mil millones de dólares al mes, y en este primer año probablemente el flujo neto se verá compensado sustancialmente por las compras en curso de otros bancos centrales.  

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años subió alrededor de 6 puntos básicos inmediatamente después del anuncio de la Fed, y retrocedió posteriormente alrededor de 2 puntos básicos (2,266%).  

El dólar sí se recuperó, tras tocar el euro 1,2033 antes del anuncio, y cayó hasta 1,1850-1,1900 en el cierre (1,1907 actual).

Las bolsas no variaron sustancialmente, pero el S&P 500 marcó su cuarto máximo histórico consecutivo (séptimo en ocho sesiones) subiendo un 0,1% hasta los 2.508 puntos y recuperando un +0,5% tras la reunión de la Fed. El Dow Jones marcó su séptimo máximo consecutivo y subió 0,19% hasta los 22.412,59 puntos, mientras que el NASDAQ cayó un -0,1% y el Russell 2000 subió 0,35%, quedándose a sólo un 0,4% de su máximo histórico. El índice de volatilidad VIX cerró por debajo de 10 (9,78) por primera vez desde el 9 de agosto.

 

Descárgate el documento
Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Paises