23 de Octubre 2017
Flash macro y de mercados: elecciones en Japón

En las elecciones celebradas ayer, el conservador Partido Liberal Demócrata (PLD) del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y su socio de gobierno, el Partido Komeito, han logrado revalidar su amplia mayoría, superior a los dos tercios de la cámara baja del Parlamento. Este resultado apunta a que Abe, con gran probabilidad, será reelegido para un tercer mandato en las elecciones del PLD en septiembre de 2018, lo que podría extender el liderazgo de la administración Abe hasta septiembre de 2021, lo que le convirtiría en el primer ministro de más larga trayectoria en la historia moderna de Japón. Ahora se convocará una sesión especial de la Dieta en los 30 días tras las elecciones para elegir al primer ministro que posteriormente formará su gabinete.

Los dos partidos en el gobierno (LDP y Komeito) consiguieron alrededor del 70% de los escaños (312 de los 465 totales), una mayoría significativa similar a la existente antes de las elecciones y como predijeron las encuestas. Entre las fuerzas de la oposición, el Partido de la Esperanza perdió 8 escaños, en un giro sorprendente en el impulso de esta formación encabezada por la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, mientras que el Partido Democrático Constitucional de Japón (CDP) aumentó notablemente su representación (39 escaños) para emerger como el principal partido de oposición.

El principal objetivo político del primer ministro Abe es reformar la Constitución para establecer específicamente la existencia de Fuerzas de Autodefensa en su artículo 9, en el cual Japón renuncia a la guerra. Esta reforma requiere la aprobación de al menos dos tercios de ambas cámaras del parlamento, y el resultado electoral es dar prácticamente luz verde a la misma.

En el plano económico, salvo sorpresa, el PLD tiene la intención de aumentar el impuesto al consumo al 10% (desde el 8% actual) en octubre de 2019, y tiene ya destinados 2 billones de yenes (de los algo más de 5 billones que debería generar este aumento de impuestos) para iniciativas tales como hacer que la educación de la primera infancia sea gratuita. También ha señalado la intención de elaborar antes de fin de año un programa de inversión destinado a aumentar la productividad, aunque los detalles siguen siendo limitados. Algo que vigilar con respecto a la política fiscal es un posible cambio hacia un incremento en los gastos de defensa, en respuesta a la situación en Corea del Norte.

La política monetaria del Banco de Japón debería permanecer intacta y el único interés del mercado debería centrarse en quién será el sucesor del gobernador Haruhiko Kuroda, cuyo mandato termina en abril de 2018. Lo más probable es que quien sea nombrado mantenga el rumbo actual marcado por Kuroda, cuya reelección es también una posibilidad real. En una entrevista al Nikkei el pasado 13 de septiembre, el propio primer ministro Abe señaló que mantiene el objetivo de alcanzar una inflación del 2%.

Descárgate el documento
Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Economía / Paises / Política