3 de Noviembre 2017
Flash macro y de mercados: el Banco de Inglaterra sube tipos… por primera vez desde julio de 2007

Como se esperaba ampliamente, el comité de política monetaria (MPC por sus siglas en inglés) del Banco de Inglaterra votó 7-2 subir los tipos de interés, por primera vez en más de una década, en 25 puntos básicos hasta el 0,50%. Los vicegobernadores Cunliffe y Ramsden votaron por mantener los tipos sin cambios.

El comunicado del Banco de Inglaterra retiró la frase que advertía que los tipos tendrían que subir más rápido de lo que esperaba el mercado, y proyectó que, condicionada a la trayectoria de los tipos, la inflación retrocedería para "acercarse al objetivo del 2% para final del año del período estimado”. Acordó unánimemente que "cualquier otro aumento en la tasa del Banco de Inglaterra se espera que sea a un ritmo gradual y en una medida limitada".

El MPC reiteró, en una visión acordada por todos los miembros del Comité, que "cualquier aumento futuro en las tasas del Banco de Inglaterra se espera que sea a un ritmo gradual y en una medida limitada". Cabe destacar que el comité eliminó la referencia a que futuras alzas de tipos deberían ser superiores a las implícitas en las expectativas del mercado, dado que los mercados recientemente adelantaban un alza de tipos adicional en 2020 (en comparación con agosto y septiembre). 

En sus estimaciones actualizadas el Banco de Inglaterra ha realizado pocos cambios en sus perspectivas de crecimiento del PIB y la inflación, aunque las previsiones ahora supondrían un aumento adicional de los tipos en comparación con agosto. Los pronósticos de crecimiento del PIB en 2017 y 2018 se han revisado ligeramente a la baja, 0,2 puntos básicos a 1,7% y en 0,1 puntos básicos a 1,6% para este año y el próximo, respectivamente. Continúa enfatizando que el "límite de velocidad" del crecimiento del Reino Unido se ha debilitado durante la última década, hasta alrededor del 1,5% anual. Las previsiones económicas siguen suponiendo que las negociaciones del Brexit conducen a una serie de acuerdos comerciales posibles, mientras el Reino Unido y la UE-27 acuerdan un acuerdo transitorio en virtud del Brexit.

En cuanto a la inflación, el Banco de Inglaterra sigue esperando niveles por encima del objetivo del 2,0% en los próximos tres años, debido principalmente al efecto tipo de cambio. Se espera que la inflación alcance un máximo de 3,0% en el último trimestre de este año y que disminuya abruptamente en 2018 y 2019. En dos y tres años, se espera que la inflación sea del 2,21% y del 2,15% respectivamente, ligeramente inferior a la esperada en agosto.

Estas previsiones están condicionadas a una senda para los tipos de interés con dos aumentos adicionales de 25 puntos básicos (además del alza de hoy) para finales de 2020, y un alza adicional en comparación con agosto. Tres subidas harían a la inflación acercarse a su objetivo y cerrar la brecha con el objetivo dentro de tres años. En la conferencia de prensa, el gobernador Mark Carney señaló que la economía "necesitaba" esos dos aumentos futuros de tipos para lograr la meta de la inflación. Añadió que aún existía un exceso de inflación en ese horizonte e indicó que existían "diferencias de opinión" (es decir, entre los miembros del comité) sobre la adecuación de la trayectoria de los tipos de interés. Las estimaciones y la comunicación del Banco de Inglaterra parecen respaldar las perspectivas de dos nuevas alzas de 25 puntos básicos en los próximos tres años.

El comité siguió haciendo hincapié que la política monetaria no puede "evitar el ajuste real necesario a medida que el Reino Unido avanza hacia sus nuevos acuerdos comerciales internacionales o el menor crecimiento de los ingresos reales que probablemente acompañará este ajuste en los próximos años". En sus comentarios, el gobernador Carney también llamó la atención sobre el hecho de que la política monetaria no era el factor clave de los ingresos reales de los hogares, que son más dependientes de las negociaciones del Brexit.

El Banco de Inglaterra sigue apuntando hacia una nueva subida de tipos el año próximo. Sigue lidiando con el dilema presentado por la "marcada desaceleración" en la tasa de crecimiento potencial de la economía y los débiles datos recientes junto con los "considerables riesgos" asociados con el Brexit. Quizás podría haber proporcionado una señal más clara sobre los tipos si hubiera habido un gran avance en un acuerdo de transición del Brexit que respaldara las perspectivas de exportaciones e inversión en los próximos años, pero tal avance no se ha materializado y la dinámica de negociaciones sigue siendo compleja. 

Descárgate el documento
Alfredo Álvarez-Pickman
Economista jefe Banco Alcalá

ETIQUETAS

Bancos centrales / Economía / Política monetaria