16 de Agosto 2021
El Senado de EE. UU. toma medidas para aprobar un gasto billonario

La semana pasada se registraron nuevos récords, ya que tanto el Dow Jones como el S&P 500 alcanzaron nuevos máximos.  El Nasdaq y el Russell 2000 tuvieron un rendimiento inferior, ya que ambos índices bajaron durante la semana.  Los valores cíclicos registraron un comportamiento positivo, favorecidos por los avances del Senado en la aprobación de la ley de infraestructuras (de la que hablaremos más adelante), pero esto se vio contrarrestado por un informe sobre la confianza de los consumidores bastante decepcionante.  La Encuesta de Sentimiento de la Universidad de Michigan para el mes de agosto cayó hasta el 70,2 en comparación a los anteriores 81,2, alcanzando el nivel más bajo desde 2011. 

10 de los 11 sectores del S&P 500 contribuyeron al avance de la semana pasada.  El sector de materiales ganó un 2,7%, ayudado por el proyecto de ley de infraestructuras y una rotación general hacia los cíclicos.  La energía fue el único sector en rojo, ya que la AIE advirtió que la demanda cayó en julio debido a la propagación de la variante delta de la COVID-19.  Mientras que el sector tecnológico consiguió ganar en cierta medida, el grupo de semiconductores cayó más de un 2%, afectado por los informes que anticipan una caída de los precios de las memorias DRAM. 

El Senado de EE. UU. votó por 69 a 30 a favor de un proyecto de ley de infraestructuras de 1 billón de dólares que contó con apoyo bipartidista.  El proyecto de ley incluye 550.000 millones de dólares en nuevos fondos para carreteras, puentes, ferrocarriles, transporte público, sistemas de agua, redes eléctricas y banda ancha. 

Sin embargo, este es solo el primer paso del plan de la administración Biden para reconstruir la «infraestructura» de Estados Unidos, ya que solo aborda la definición tradicional de infraestructura. El segundo paso es invertir en la infraestructura social de Estados Unidos.  Para lograrlo, los demócratas han propuesto un gasto de 3,5 billones de dólares para ampliar la elegibilidad de Medicare, establecer un jardín de infancia universal, una universidad comunitaria gratuita, iniciativas ecológicas y ampliar los créditos fiscales para los hogares aprobados durante la pandemia. 

Para poner en marcha el proceso, el Senado votó a favor de una resolución presupuestaria que permite a los demócratas aprobar el proyecto de ley sin ningún apoyo de los republicanos.  El Senado se encuentra ahora en el proceso de elaboración de los detalles del proyecto de ley y tendrá que volver a votar sobre la versión final, lo que requiere que todos los senadores demócratas voten a favor.  Un par de senadores demócratas más moderados ya han expresado su preocupación por el tamaño del proyecto de ley y es probable que sean necesarias extensas negociaciones. 

Mientras que el camino parece relativamente claro en el Senado, la situación en la Cámara de Representantes es confusa.  La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, ha declarado que no someterá a votación el proyecto de ley de infraestructuras de 1 billón de dólares a menos que el Senado apruebe también el gran proyecto de ley de 3,5 billones de dólares.   Sin embargo, Pelosi se enfrenta a disensiones dentro de su partido, ya que varios demócratas moderados le exigen que someta primero a votación el paquete de 1 billón de dólares. 

Descargar el PDF (ESP / ENG)
Charles Castillo
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Boletín semanal