10 de Febrero 2020
El deprimente espectáculo de los demócratas tranquiliza los mercados

El mercado bursátil alcanzó nuevas cotas durante la semana pasada, en parte porque el miedo por el coronavirus se ha desvanecido y también gracias al desastre en las primarias del Partido Demócrata. El Nasdaq Composite lideró las subidas con un aumento del 4,0%, seguido por el S&P 500 (+3,2%), el Dow Jones Industrial Average (+3,0%) y el Russell 2000 (+2,7%).

Diez de los once sectores del S&P contribuyeron a este crecimiento, con un rendimiento sobresaliente de los sectores tecnológico (+4,5%) y sanitario (+3,9%). El sector de servicios fue el único que cayó a lo largo de la semana (–0,6%).

El proceso de primarias del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2020 no comenzó con buen pie el pasado lunes. En la primera convocatoria de la campaña, celebrada en el estado de Iowa, los demócratas no pudieron anunciar el ganador hasta casi 24 horas más tarde por dificultades técnicas, e incluso entonces se publicaron unos resultados incompletos. En vez de dinamizar la campaña con un claro ganador, el Partido Demócrata sirvió una victoria en bandeja de plata a Donald Trump. Así, el ganador tras la espera fue, por un margen muy estrecho y de manera esperada, el casi desconocido Pete Buttigieg, de perfil moderado. El candidato de izquierdas Bernie Sanders finalizó en segundo lugar y el exvicepresidente Joe Biden quedó en un decepcionante cuarto lugar. El mercado claramente disfrutó del caos de los demócratas y de la victoria de uno de los candidatos más moderados. La siguiente parada son las primarias de New Hampshire, que tendrán lugar el martes por la noche.

Aunque la euforia generada en los mercados debido a estas elecciones oscureció la amenaza del coronavirus durante gran parte de la semana, debemos estar atentos al posible impacto que puede tener la epidemia en la economía mundial. Empresas como Apple (AAPL), Starbucks (SBUX), Walt Disney (DIS) y Nike (NKE) han tenido que cerrar varios establecimientos y parques temáticos en China. Del mismo modo, muchas aerolíneas estadounidenses han dejado de ofrecer vuelos y Royal Caribbean Cruises no permite el embarque a pasajeros con pasaportes chinos. Hay margen para el optimismo, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado sobre un descenso en el número de nuevos casos en el país asiático. Aun así, el director general de la OMS afirma que todavía es demasiado pronto para celebrar la buena noticia.

Tesla (TSLA) fue probablemente el protagonista de la semana, con un aumento de sus acciones del 48,9% en apenas un par de días tras sacar a la venta todos sus títulos en un margen muy estrecho de tiempo. Este incremento puntual se convirtió en un crecimiento más moderado del 15,0% al final de la semana. 

Los bonos del Tesoro estadounidense descendieron durante la semana a medida que los inversores volvían a confiar en los activos de riesgo. Esto estimuló su rentabilidad en toda la curva. El bono a 2 años subió 7 puntos básicos, hasta el 1,39%, y el bono a 10 años, lo hizo 6 puntos básicos, hasta el 1,58%. El índice del dólar estadounidense escaló un 1,3%, hasta alcanzar los 98,69 puntos. Por otra parte, el barril de crudo WTI cayó un 2,4%, hasta los 50,35 dólares. La OPEP, que se reunió durante la semana, no logró llegar a una decisión sobre los recortes de producción adicionales.

Download Spanish and English version
Charles Castillo
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Análisis / Bolsa / Economía / Macro