21 de Octubre 2021
¿El crecimiento mundial ha tocado techo?

Los PMI de septiembre cayeron y no estuvieron a la altura de las expectativas para las economías desarrolladas y emergentes, lo cual indica que podríamos haber llegado al pico de actividad. La economía china ya se estaba desacelerando debido a la pequeña ola de casos de COVID en verano, que dio lugar a restricciones de movilidad generalizadas –aunque temporales–.

Pequín también protagoniza los titulares por su empeño en orquestar un crecimiento más sostenible, abordar la desigualdad social y controlar los riesgos financieros y sociales. Este nuevo planteamiento normativo ha tenido su impacto, especialmente en el sector inmobiliario, un motor clave del crecimiento de la economía china.

La construcción se ha ralentizado, en parte como resultado de políticas que buscan limitar el apalancamiento entre los promotores, frenar las compras especulativas de vivienda y contener la inflación de los precios de la propiedad. Veremos si el Banco Popular de China adopta más medidas de relajación, pero, en cualquier caso, una economía china desacelerándose no es una buena noticia para el resto del mundo.

Una economía china desacelerándose no es una buena noticia para el resto del mundo

La inflación está alcanzando nuevos máximos, pero los bancos centrales y la mayoría de los inversores todavía creen que se trata de una situación transitoria. Sin embargo, admiten que probablemente continuará siendo elevada durante largo tiempo y están siguiendo de cerca su evolución. De hecho, en los últimos meses hemos visto más ejemplos de interrupciones en la cadena de suministro y la reciente subida de la electricidad, el gas natural y el carbón han aumentado la presión. Sin olvidar el crudo, que sigue subiendo tras su gran ascenso en el primer semestre del año.

El pronunciado aumento de los precios de la energía se ha visto impulsado por una combinación de factores: una mayor demanda a medida que se reabren las economías, un impulso hacia la reducción de las emisiones de carbono, menos viento en Europa y una sequía en Brasil, junto con el cierre de los grifos de gas por Rusia. Hay que tener en cuenta que esto sucede antes de que el hemisferio norte entre en el invierno, de demanda máxima.

A medida que el mundo transita hacia una energía más limpia, se vuelve más dependiente del clima, y ello probablemente sugiere unos costes de energía más volátiles y más altos en el futuro. Veremos qué impacto tiene en la demanda la multiplicación por dos o por tres de las facturas de consumo de combustible durante los próximos meses.

Todavía no se han presentado los presupuestos públicos para 2022, pero debemos esperar alguna forma de consolidación fiscal el próximo año, a medida que los países vayan retirando las medidas de apoyo pandémico y traten de controlar sus crecientes deudas.

Los bancos centrales tendrán que encontrar el equilibrio entre inflación bajo control y no ahogar la recuperación

Creemos que los estados han aprendido la lección y que no deberíamos ver una repetición de la recesión en la eurozona de 2011-2012 causada por un exceso de austeridad fiscal, pero eso no contradice el hecho de que el estímulo fiscal se vaya a restar del crecimiento de la demanda agregada para el próximo año.

Además, los principales bancos centrales ya han anunciado su intención de empezar a reducir las compras de activos a finales de año o durante el próximo. Aunque esto no significa que ya no inyectarán liquidez en el sistema, sí quiere decir que lo harán a un ritmo más lento.

Es de esperar que los gobiernos y las autoridades monetarias puedan gestionar la futura retirada de estímulos para el bienestar de todas las partes. Los bancos centrales deberán hacer un gran esfuerzo para tratar de encontrar un equilibrio entre mantener la inflación bajo control y no ahogar la recuperación económica.

Por lo tanto, seguimos esperando un crecimiento sólido a medida que los consumidores recuperen una vida más normal, pero creemos que estamos en la última parte del ciclo.

Jadwiga Kitovitz, CFA®
Directora Gestión Multiactivo y Clientes Institucionales de Crèdit Andorrà Asset Management

ETIQUETAS

Informe trimestral