5 de Mayo 2021
¿Cuándo se descontará una subida de impuestos?

El S&P500 ha marcado un nuevo máximo histórico al superar los 4.000 puntos. El mercado parece empeñado en valorar el beneficio económico del estímulo fiscal, pero ¿qué pasa con la subida de impuestos?

Para contrarrestar el impacto de la pandemia de COVID-19, el gobierno estadounidense ha intentado reactivar la economía con billones de estímulos fiscales. Los resultados han sido, en general, positivos, con una amplia recuperación económica que ha llevado a un crecimiento estimado del 6,5% del PIB para 2021.

El gobierno estadounidense prepara ahora un estímulo adicional de 2,25 billones de dólares en forma de ley de infraestructuras. Esto podría exprimir aún más la economía, con repercusiones a largo plazo. Sin embargo, esto no será tan meramente añadido para la economía como lo fueron las series de estímulo financiadas por la deuda. 

Los impuestos son lo que pagamos por una sociedad civilizada

La administración Biden ha propuesto un ambicioso plan para reconstruir la infraestructura física y social del país. A diferencia de los proyectos de estímulo relacionados con la COVID, la administración no quiere financiar esto únicamente con deuda. Su idea es financiar la mayor parte de este gasto con una subida del impuesto de sociedades.

Biden ha propuesto revertir parcialmente los recortes de impuestos de la era Trump que llevaron la tasa corporativa del 35% hasta el 21%. El nuevo tipo propuesto es del 28%, pero eso no es todo, ya que la administración también quiere subir los impuestos sobre los ingresos obtenidos fuera de Estados Unidos.

Quieren imponer un impuesto mínimo global a las empresas multinacionales y garantizar que paguen un tipo impositivo de al menos el 21% en cualquier país en el que operen. Además, se disuadirá a las empresas de domiciliar sus actividades en paraísos fiscales y de anular los gastos relacionados con la deslocalización.

Suponiendo que estos cambios entren en vigor en 2022, podrían reducir los beneficios del S&P 500 en un 9%. Si echamos la vista atrás a los recortes fiscales de Trump de 2017, podríamos aplicar algunas de esas lecciones a la situación actual. Trump hizo campaña en 2016 con la promesa de rebajar el impuesto de sociedades y, una vez en el cargo, se iniciaron las negociaciones.

Se disuadirá a las empresas de domiciliar sus actividades en paraísos fiscales

A lo largo de meses de exhaustivas negociaciones, el mercado no empezó a descontar los tipos más bajos. Solo cuando la aprobación del proyecto de ley parecía inevitable, comenzó el cambio hacia los valores que se beneficiaban de la reforma fiscal, y este cambio continuó durante varios meses.

Teniendo en cuenta que no es probable que la subida de impuestos se apruebe hasta finales del verano o posiblemente en otoño y, suponiendo que la historia se repita, es posible que el mercado no valore este cambio hasta dentro de 3 meses o más. Los sectores que pueden verse más perjudicados por el aumento propuesto del tipo legal son los que son contribuyentes de pleno derecho, entre los que se encuentran muchas empresas financieras, industrias y productos de consumo.

Además, entre las empresas que probablemente se verán más afectadas por un impuesto mínimo internacional se encuentran la mayoría de las empresas de gran capitalización de tecnológicos y servicios de comunicaciones, los semiconductores y las principales empresas farmacéuticas. Aunque es imposible predecir el mercado con certeza, es difícil imaginar que no empiece a descontar el impacto de unos tipos más altos cuando la aprobación del proyecto de ley parece inevitable.

Charles Castillo
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Renta variable