19 de Junio 2017
Brasil: Temer para no temer

La clase política brasileña es partidaria de dejar al actual (por ahora) presidente Michel Temer que termine con la indispensable reforma de las pensiones. Es una forma de que no tengan que temer (sentir miedo) al próximo gobierno y que este hombre hoy desprestigiado termine el trabajo de las reformas.

El gobierno intentará la próxima semana la negociación para una votación sobre la reforma de las pensiones. Se reunirán con los líderes y otras personalidades de los partidos aliados. La estrategia es buscar la plena adhesión de los principales partidos políticos del Congreso, empezando por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Como la legislación es una enmienda constitucional, el gobierno necesitará al menos 308 votos para su aprobación. Los líderes de la Cámara de Diputados estimaron que inicialmente el gobierno contaba con el apoyo de al menos 250 congresistas, pero eso fue antes de las acusaciones y audios de los empresarios Batista y otros ejecutivos de JBS que podrían tener información comprometedora sobre el gobierno de Temer y otros 1.890 políticos. Los funcionarios gubernamentales, por su parte, creen que la aprobación de la reforma podría depender en gran medida del apoyo del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB), que ha expresado algunas reservas sobre la posibilidad de apoyar al gobierno a raíz de los recientes escándalos.

Actualmente, el gasto total en pensiones de Brasil (incluidos los regímenes de empleados de los sectores privado y público) es de los más altos del mundo: aproximadamente un 11,3% del PIB en 2016, una cifra especialmente elevada para un país con la estructura demográfica de Brasil. Las tasas esperadas son del 14% del PIB para 2021, del 19% para 2030 y del 28% para 2050. Dado el gran tamaño del gasto en seguridad social y su proyectado aumento continuo, la reforma es esencial y urgente. La proyección de la relación deuda / producto interior bruto sin la reforma, que a día de hoy es del 78%, llegaría al 92% en el 2021 y al 100% en el 2025. Es importante para los inversores la credibilidad del país en el control de las cuentas fiscales.

¿Por qué creció tanto el gasto en pensiones de Brasil, en especial en los últimos 15 años?

El envejecimiento de la población contribuyó al aumento de la relación gasto en pensiones/PIB, como en otros países. En la práctica, este factor se ve acentuado por la posibilidad de jubilarse a edades relativamente tempranas (muchas personas pueden jubilarse poco después de los 50 años de edad, dependiendo del tiempo que hayan efectuado contribuciones o de la categoría de sus empleos). Resulta importante destacar que el aumento de las tasas de reemplazo promedio (en este caso definidas como la relación entre la prestación media que reciben los jubilados y pensionados y el salario medio de los trabajadores activos) también han elevado el gasto en pensiones desde el 2000. La principal modificación fue establecer una edad mínima mayor para la jubilación, ya que hasta ahora los brasileños podían dejar de trabajar entre los 55 y los 60 años y la forma en la cual se indexaran los haberes.

Raul Ponte
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Economía / Paises / Política