19 de Diciembre 2019
Bolsas: ‘don’t retreat, reload!’

“Don’t retreat, reload!” Este mensaje tan sugerente que Sarah Palin (candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano acompañando a John McCain en las elecciones de 2008) puso de moda y que terminó con la tragedia del tiroteo de Tucson hace ya casi diez años, parece ser el que están utilizando los distintos estrategas de renta variable para dar sus recomendaciones sobre qué hacer con las bolsas en 2020.

Cada año, antes de Navidad, todas las casas de análisis nos obsequian con sus outlooks para el año siguiente. Aunque normalmente no aciertan, sí que nos gusta hacer la comparación con ejercicios anteriores para comprobar si predomina el optimismo o pesimismo o si hay similitudes con el pasado.

Para las previsiones sobre 2020 se observa mucho más optimismo entre los analistas que en 2019. Sobre todo, después de que empiece a vislumbrarse algo de rebote macro tras los últimos datos. Aceptan que no hay mucha posibilidad de que las valoraciones se expandan, pero creen que las bolsas subirán en línea con los beneficios por acción, es decir, un 10% tanto en Estados Unidos como en Europa.

Punto de partida para 2020, sensación de vértigo

Cuando una persona se encuentra en la cima de una montaña o en una situación de altura, por lo general, se dice que se suele tener sensación de vértigo. Cerramos este año con la bolsa americana haciendo nuevos máximos históricos, y también la europea (si nos fijamos en el índice Stoxx 600 que recoge las 600 principales compañías). Asimismo, se encuentran muy cerca de máximos de valoración de los últimos 10 años; no son máximos históricos porque en la burbuja de las puntocom se alcanzaron niveles insospechados.

Finalmente, venimos de un 2019 que ha sido, para la bolsa mundial, el segundo que mayor expansión de múltiplo ha experimentado desde 1987 (24%, tras el +39% de 2009). De este modo, tiene sentido decir que los estrategas, con sus previsiones para 2020, están en modo don’t retreat, reload!.

Pero hay ciertos datos que conviene mostrar también, y que son clave para hacer desaparecer la sensación de vértigo. En este caso, sobre la bolsa norteamericana, la más importante del mundo:

  • El 7% de los días de cotización se tocan máximos históricos.
  • El 40% de los días de cotización se mueven a una distancia de no más del 5% respecto a los máximos históricos.
  • En un 90% de ocasiones, después de subir un año más del 20%, al año siguiente volvió a subir (véase como ejemplo el mencionado 2009, que fue el año con mayor expansión de múltiplo y que en 2010 se produjeron subidas por encima de doble dígito).

Además, también es importante recordar que normalmente las bolsas son muy dependientes del crecimiento de los beneficios por acción de las compañías que las componen. A modo ilustrativo, con números aproximados y dependiendo del día que se coja de cierre:

  • En los últimos 10 años los beneficios por acción en Estados Unidos han subido un +149% y el S&P 500 lo ha hecho un +150%.
  • En los últimos 10 años los beneficios por acción en Europa han subido un +47% y el Eurostoxx 50, un +50%.

Aunque no se muevan exactamente al mismo tiempo beneficios por acción e índices, ahí está la clave: si se conseguirá un crecimiento de los beneficios por acción como el que estiman los analistas para 2020. Si es así, no habría porqué preocuparse demasiado.

¿Qué está pasando este último trimestre para que los mercados no tengan ningún tipo de vértigo? Básicamente, es lo que se conoce como capitulación. En este caso, capitulación de los cortos o bajistas.

En los mercados financieros, la capitulación se produce cuando alguien que ha mantenido durante mucho tiempo una posición se rinde y deshace esa posición. ¿Y cómo podemos corroborar que se está produciendo una capitulación de los bajistas?

Como ejemplo, mostramos la imagen de las posiciones bajistas que mantenían los Hedge Fund europeos. Se observa claramente una reversión en el último trimestre:

 

Media Folder: 

Fuente: Morgan Stanley

Otra forma de poder comprobar que se está produciendo una capitulación de los inversores con posicionamiento bajista es a través del Open Interest de los derivados sobre índices. Es decir, midiendo la cantidad de posiciones especulativas de derivados apostando que los índices caerán.

Con este segundo método, también se observa que muchos inversores con posiciones bajistas están empezando a deshacerlas. La buena noticia es que, mirándolo de una manera o de otra, todavía hay mucho espacio para que esta tendencia continúe.

Es otro argumento más para el don’t retreat, reload!, al menos a corto plazo. Una vez estén todos cargados, entonces veremos qué pasa.

¡Que tengan felices fiestas!

 

Miguel Ángel Rico
Portfolio Manager Gesalcalá

ETIQUETAS

Análisis / Bolsa / Cocinando Alpha