23 de Marzo 2017
American Health Care Act: no se vayan, aún falta lo mejor

Durante la campaña presidencial de Estados Unidos, Donald Trump se distanció de la corrección política aceptada y se ganó numerosos enfrentamientos con los líderes de su propio partido hasta llegar a llamar "líder débil" a Paul Ryan –autor de la American Health Care Act.

Actualmente, el mercado asume que todas las medidas prometidas por Trump (reforma de impuestos, gasto de infraestructura, menos regulaciones) serán implementadas y que todo ocurrirá en 2017. Muchas de estas medidas necesitan pasar por el Congreso y aunque los Republicanos tengan mayoría, no todos están de acuerdo con el presidente Trump.

Con el fin de aprobar los recortes de impuestos y el presupuesto del gobierno, los Republicanos deben primero resolver el tema de la atención sanitaria (también conocida como Obamacare). El Obamacare no es un modelo de verdadera asistencia sanitaria pública, sino una intervención significativa del gobierno en los servicios privados. El Partido Republicano está tratando de mantener algunas de las disposiciones más populares del Obamacare a la vez que elimina los castigos (cargos), pero el propio partido está dividido en varias cuestiones, con el lado más conservador –representado por el Comité de la Libertad de la Cámara de Representantes– en contra de la continua expansión de financiamiento federal para Medicaid (seguro de salud emitido por el gobierno para los pobres) y créditos tributarios para cobertura del seguro.

El Comité de la Libertad de la Cámara de Representantes está tratando de extraer algunas concesiones importantes, incluida la derogación del mandato del Obamacare que asegura incluir ciertos beneficios tales como tratamientos de adicción a las drogas, cuidado de maternidad y atención de salud mental a fin de estar de acuerdo con el resto de la ley. El presidente Trump se encuentra con los miembros del Caucus de la Cámara de Representantes hoy en un esfuerzo por sellar el trato y aparecer como el héroe.

Hay que tener en cuenta que incluso el propio Trump reconoce que la Ley de atención de salud es sólo el "paso 1" de la reforma de la salud, ya que realmente no aborda algunas de sus promesas de campaña, tales como menores costes a través de una mayor competencia entre los aseguradores de salud. El problema es que tal reforma requeriría 60 votos en el Senado para ser aprobada –es decir, 8 demócratas votando a favor de la ley.

El proyecto de ley en su forma actual elimina los subsidios directos, que son clave para la creación de pólizas de seguro de salud de bajo costo (para personas de bajos ingresos) y los reemplaza con créditos tributarios que serán determinados por la edad del contribuyente. Esta es una salida masiva de Obamacare que se basó en el nivel de ingresos de un ciudadano para determinar la cantidad de subsidio que recibiría. Además, el proyecto de ley permite a las compañías de seguros cobrar a los ancianos hasta 5 veces más que a una persona más joven que está en la tapa de Obamacare de 3x. El proyecto de ley también elimina el mandato individual, una de las secciones más controvertidas de la legislación del expresidente Obama, que obliga a los estadounidenses a pagar una multa anual si no contratan una cobertura médica. Sin embargo, el proyecto de ley mantiene dos de los pilares del Obamacare, la garantía de que las aseguradoras admitan cobertura médica a las personas con enfermedades preexistentes y la cláusula que permite a los niños (jóvenes) permanecer en las pólizas de sus padres hasta los 26 años.

Las medidas que afectan negativamente a los ancianos y a las personas de ingresos más bajos prácticamente asegurarán que ningún demócrata vote por este proyecto de ley y enfatiza la necesidad de que los republicanos se mantengan unidos y mantengan su escaso margen de voto. Los republicanos sólo pueden darse el lujo de perder 21 votos en la Cámara (hay un total de 435 congresistas) para aprobar la ley, y según informes de los medios de comunicación hay 24 republicanos de la Cámara que se dice que están en contra del texto. Incluso si los republicanos pasan la ley en la cámara de representantes (proporcionarán un cierto alivio transitorio en los mercados) todavía se enfrentarán a una batalla aún más dura en el senado, donde no pueden perder más de dos senadores republicanos para pasar la ley. Ya hay al menos dos senadores republicanos que están en contra el proyecto de ley. 

Por ahora, la administración de Trump se enfrenta a una gran prueba que podría poner en riesgo (al menos en el corto plazo) con el auge del mercado.

Download (english version)
Charles Castillo
Senior Portfolio Manager Beta Capital Wealth Management

ETIQUETAS

Economía / Mercados / Política